PARA VERTE MEJOR
Se presenta Cine en pijamas, un recorrido personalísimo de Maia Debowicz por las transformaciones de la mirada y las mutaciones del cine desde las salas hasta la tele frente al sillón de casa. Ilustrado por la autora, trae un capítulo dedicado a la producción queer.

Con camisón veraniego desde la cama deshecha, en corpiño a la madrugada o abandonando la ropa en alguna playa nudista pero con celular en mano, Cine en Pijamas (Paidós), el nuevo libro de Maia Debowicz, constituye una epopeya imprescindible para quienes desean profundizar el vertiginoso camino que recorrieron y recorren películas de Hollywood y series para cooptar espectadores y ofrecer contenidos en los más diversos formatos, géneros y soportes. Desde los primeros ensayos pre-cinematográficos hasta los dispositivos que llevamos en nuestros bolsillos, viejas, nuevas y mutantes formas de reproducir historias se vienen nutriendo hasta hoy de contenidos lgbtiq, incluidos con frecuencia creciente en festivales, salas y sitios de películas y series online, tanto con intenciones artivistas genuinas como por razones comerciales, modas o pink washing.

Exquisitamente acompañado de ilustraciones realizadas por la misma autora junto a su familia animal que supera la decena de conejos y con el rollo lgbtiq en el carrete, Cine en pijamas explora tanto últimas novedades como películas olvidadas que vuelven al presente junto con el viejo formato hogareño del VHS, como la clásica comedia Mannequin, una extrañeza pop de fines de los ochenta cuyo protagonista se enamoraba de un maniquí y era asesorado por su amigo afroamericano queer que, como copiloto, hacía estallar la comedia entre musicales bizarros. O, por el contrario, informando sobre novedosos métodos de filmación como el Iphone utilizado para Tangerine, el film que dejó a millones de espectadores deslumbrados con la historia de dos prostitutas trans y la cercanía inmediata que se experimenta por medio de una pequeñísima pantalla atiborrada de sonrisas que las protagonistas, a pesar de la dureza y las adversidades que sufrían a diario, le regalaron al público casi a la misma distancia que una selfie, promoviendo a su vez la filosofía del “hágalo usted mismo” con su modo innovador filmar historias complejas con un dispositivo mucho más accesible que la cámara tradicional. También series como Mad Men a través de la denuncia de la misoginia y el racismo de muchos ámbitos sociales y comerciales de los años 60 retratan tópicos como la masturbación, la lucha por la conquista de derechos de las mujeres en Estados Unidos y las voces de las minorías, Games of Thrones y sus guerreras matriarcales que atentan contra la épica clásica de la doncella virginal a la espera de su príncipe encantador o la clásica y televisiva Batman, protagonizada por Adam West y marcada a fuego por los elementos más camp de la década, sus referencias constantes al LSD, al BDSM y los fetiches por el latex, las máscaras y los bultos. Además de películas y series, el libro también recorre el fenómeno masivo del stand up junto a uno de los programas más exitosos de la plataforma Netflix: Louis C. K., que pone sobre las tablas temas como el aborto legal o el terrorismo. 

“Sobre gustos no hay nada escrito” es el rezo pagano del capítulo que, más allá de las referencias en todo el libro, se focaliza sobre las particularidades del cine, series, formatos y modos de recepción de contenidos lgbtiq en el ámbito mainstream: desde los fenómenos iniciales de Queer as Folk y The L Word, hasta producciones más actuales como el reality de RuPaul, las aventuras tras los muros de la prisión de mujeres en Orange Is the New Black, la exitosa Transparent -ya por su cuarta temporada- o la aclamadísima Please Like Me, que recorre desde la lejana Australia las desventuras de un veinteañero y su salida del clóset, sin olvidar, entre otras, la epopeya multiétnica de ciencia ficción queer Sense8, de las hermanas Wachowski, todas ellas sumando públicos tanto lgbtiq como hétero. Cine en pijamas abre ventanas, puertas y discusiones entre sus páginas teniendo en cuenta las demandas de los espectadores y los tiempos que corren y nos corren en materia de comunicación, creación e industria audiovisual, porque tal como lo señala Maia Debowicz, “amar el cine como arte, como disciplina, no puede ser nunca amar una sola forma de percibirlo”. Cine en Pijamas es un pasaje sin retorno hacia esos múltiples horizontes amatorios.


Cine en Pijamas se presenta el miércoles 13 a las 18.30 en el Hall del Teatro San Martín, Av. Corrientes 1530.