Declaró un perito en el juicio a Los Monos
Las armas en su poder
El policía que analizó el arsenal que tenían los imputados describió su poder de fuego. En tanto, Vilches pidió ver un DNI que le endilgaban, pero no estaba en el expediente.
Leandro Vilches pidió la palabra en la audiencia de ayer.Leandro Vilches pidió la palabra en la audiencia de ayer.Leandro Vilches pidió la palabra en la audiencia de ayer.Leandro Vilches pidió la palabra en la audiencia de ayer.Leandro Vilches pidió la palabra en la audiencia de ayer.
Leandro Vilches pidió la palabra en la audiencia de ayer. 
Imagen: Sebastián Granata

Gustavo Colombo, quien peritó las armas de fuego secuestradas a imputados en la causa contra la banda de Los Monos, dio cuenta ayer del alto poder de fuego que tenía el clan. Se trata del policía idóneo que analizó más de una veintena de armas secuestradas a los diferentes acusados del clan juzgado por asociación ilícita y por tres hechos de homicidio. "Todas funcionaban y tenían aptitud para el disparo", dijo el policía. También detalló que había dos armas que disparaban "en ráfaga"; es decir, "hasta 600 disparos por minuto", dijo por la ametralladora FMK3 que pertenecía a la Policía cordobesa y por un fusil FAL, que es de uso exclusivo para las fuerzas de seguridad. Hasta Celestina Contreras, la madre de los hermanos Cantero, tenía una Bersa con la numeración limada en su casa. En tanto, el imputado Leandro Vilches pidió la palabra cuando se mencionó por segunda vez que en un domicilio que no es suyo secuestraron su DNI y pidió que se lo muestren, pero no estaba en el expediente.

Hace 30 años que Colombo es policía y durante 25 años tuvo a cargo la pericia de armas de fuego. Cuando estuvo a cargo de esa repartición (hasta 2015), se peritaban unas 1500 armas al año. Ayer describió ante los jueces Ismael Manfrín, Marisol Usandizaga y María Isabel Mas Varela las pericias que realizó en el marco de la investigación, en 2013.

Según enumeró, más de una veintena de armas pasaron por sus manos: diez armas 9 milímetros de diferentes marcas; tres, calibre 38; una 11.25; una, 380; un revólver calibre 22; una escopeta calibre 16; una réplica. Pero las que más llamaron la atención son cuatro armas de gran poder de fuego: una FMK3, que dispara "600 balas por minuto"; un fusil FAL; una pistola metralleta 4 y medio y un subfusil Halcón, secuestrada en un domicilio donde fue encontrado el Documento Nacional de Identidad de Leandro Vilches. Esa mención generó su pedido de declarar y la constatación de que el DNI no está incorporado a la causa. "Escuché que se me nombró en un allanamiento donde dicen que supuestamente hay un documento mío. Yo quisiera que me lo muestren para ver que es mi documento", pidió al Tribunal. Desde secretaría respondieron: "No se encuentra secuestrado. No hay registros por secretaría". Yrure hizo la aclaración: "En el allanamiento en Pasaje Villegas al 6300 surge que se secuestró un DNI ilegible, a nombre de Vilches, pero ése no es su domicilio. Ahora dicen que no está a disposición de la secretaría, pero sí figura en el acta de allanamiento", manifestó.

En tanto, además de las armas, entre los elementos secuestrados hay un handy -que al parecer la banda usaba para hablar con la policía- que fue hallado en la vivienda de una mujer que -según los datos policiales- sería pareja de "El Viejo", Máximo Cantero, a quien además le secuestraron tres armas de fuego. Un policía que trabajaba en las TOE, en 2013, mencionó que uno de los lugares allanados fue donde aparentemente se "aguantaba" Cantero padre, y confirmó que cuando se allanó el lugar "había huellas de Cantero y comida todavía caliente".

Otro de los testigos de la jornada de ayer, mencionó un secuestro en la vivienda de Bustos (también condenado en la causa). Allí se encontraron una bolsa de dinero en efectivo con billetes de 2, 5 y 10 pesos, que suman unos 25 mil pesos; y otra bolsa con municiones de arma de fuego. Al parecer, hay escuchas en las que Ramón "Monchi" Machuca menciona esa cuestión.

Por otro lado, las partes ya entregaron el pliego de preguntas para la ex secretaria del juez Juan Carlos Vienna, Mariana Martínez, que estaba citada como testigo pero se amparó en que actualmente es jueza del fuero Civil y tiene facultad para declarar por escrito. Sus dichos serán incorporados por lectura al juicio.