Las ventas minoristas cayeron 1 por ciento en 2017
Otro año de consumo estancado
La baja de consumo más relevante se dio en el rubro de joyería y relojería, con un retroceso de 3,4 por ciento. En la lista siguieron las caídas de marroquinería (2,9 por ciento), neumáticos (2,5 por ciento) y calzados (2,5 por ciento).
En diciembre las ventas se recuperaron 1,1 por ciento, pero en comparación con una base muy baja.En diciembre las ventas se recuperaron 1,1 por ciento, pero en comparación con una base muy baja.En diciembre las ventas se recuperaron 1,1 por ciento, pero en comparación con una base muy baja.En diciembre las ventas se recuperaron 1,1 por ciento, pero en comparación con una base muy baja.En diciembre las ventas se recuperaron 1,1 por ciento, pero en comparación con una base muy baja.
En diciembre las ventas se recuperaron 1,1 por ciento, pero en comparación con una base muy baja. 
Imagen: EFE

Las ventas minoristas registraron una caída del 1,0 por ciento en 2017 respecto del mismo mes del año pasado. Así lo informó ayer el relevamiento de CAME. La baja de consumo más relevante se dio en el rubro de joyería y relojería, con un retroceso de 3,4 por ciento. En la lista siguieron las caídas de marroquinería (2,9 por ciento), neumáticos (2,5 por ciento) y calzados (2,5). Otros retroceso importantes fueron los del 1,6 por ciento en la nafta, del 1,8 por ciento en muebles, de 1,7 por ciento en electrodomésticos y electrónicos y del 0,3 por ciento en alimentos. 

En diciembre, mientras tanto, el consumo anotó una suba del 1,1 por ciento interanual, que no alcanzó para compensar la floja performance del resto del año. “Es el tercer mes consecutivo que se registra suba, aunque esa recuperación tardía no alcanzó para terminar el año en alza y 2017 cierra con una caída del 1 por ciento en las ventas de los comercios Pymes”, detallaron en el informe de CAME. La suba de diciembre se dio contra una base de comparación muy baja. “Hay que tener en cuenta que se está comparando contra diciembre de 2016 cuando las ventas habían caído casi 7 por ciento, con lo cual el incremento de los últimos meses del año ayudó pero todavía no alcanzó para recomponer al comercio”, agregó. 

Desde CAME plantearon que en 2017 hubo “mucha fuga de consumo”, es decir que muchos argentinos prefirieron hacer compras en países limítrofes para aprovechar los mejores precios en dólares. “En algunas ciudades limítrofes con Paraguay, Chile y Bolivia, la fuga de compras fue inevitable por las diferencias de precios. Las cuotas sin interés todos los días y todos los rubros y los mayores controles aduaneros ayudaron a mitigar en parte el impacto”, plantearon. Este fenómeno de compras en el exterior se agravará en los primeros 3 meses de 2018, cuando se concentran las salidas de turistas argentinos al extranjero para sus vacaciones. En países como Chile esperan otro año de turismo record desde la Argentina. El año pasado las colas de vehículos fueron de varios kilómetros en migraciones para cruzar la cordillera.