AumentaN el bondi, el taxi, el subte.
En el fondo hay lugar

@humoristarudy

¿Cómo le va, lector, cómo anda? ¿Cómo empezó el año? ¿Empezó el año? Y en caso afirmativo, ¿qué año empezó?

Le resultará rara esta pregunta, pero si usted suele leer esta columna  (no digo esta misma, sino la columna de los sábados de Sátira), sabrá que frecuentemente nos preguntamos sobre los tiempos que corren, caminan, o viajan cada vez mas caro en colectivo.  

Sabe que creemos que no todos ni todas estamos viviendo en el mismo tiempo, aunque compartamos el mismo espacio. También, que nos llamó la atención este “Túnel del tiempo sin Tony ni Douglas.” En el que nos metió el gobierno, desde que por la boca de Mariu prometió convertir el futuro en pasado, o viceversa.

Tiene usted claro que para algunas personas aun no terminó el 2016, y están esperando que llegue el segundo semestre, que otros se creen en el 55, y mientras dicen que “No hay ni vencedores ni vencidos” se ponen el uniforme de “ni vencedores”, y le tiran balas de goma a los ni vencidos”.

Están los que van mas allá, mucho más allá, digamos que a Edad de Piedra, o más bien al mesozoico, y proponen “en caso de violación, relájate y goza” sin entender de que salvo los/las masoquistas, nadie goza con el dolor, y el caso de los masoquistas, serán ellos o ellas mismos/as quien elegirán momento, lugar y compañía.  

El problema parecer que, en el 2018, nuestros queridos mauricios de cabecera creen que los argentinos y las argentinas somos básicamente masoquistas, que disfrutamos del sufrimiento propio. Quizás el resultado electoral del pasado octubre los ayude un poco a pensar de esa manera, pero podrían igualmente tener una lectura mas profunda.

No, claro, no podrían. Disculpen, queridos autoritarios.

Claro, como creen que nos gusta sufrir, entonces no hacen otra cosa que satisfacer al electorado ¡Reprimen, suben las tarifas, cierran fuentes de trabajo, eliminan recursos culturales… 

Todo lo hacen para que disfrutemos, para que celebremos nuestro masoquismo nacional! 

¡Por eso no entienden cuando la gente protesta! “¿¡Qué les pasa,  si ustedes votaron esto!? ¿Por qué ahora no les gusta? ¡ah, que les gusta, pero les parece poco? ¡Pero que insaciables son, pueblo argentino…! Bueno, okey, vamos a hacer el esfuerzo, y vamos a darles otro tarifazo, sacarles los medicamentos a los jubilados u proponer créditos a 40 años para que el que se meta a comprar un monoambiente termine debiendo tres palacios!” “¿Siguen protestando, tampoco les alcanza?! Bueno, bueno, entendemos, lo que piden es mas corporal, sentir el masoquismo en el propio cuerpo! ¡Okey, también los podemos ayudar, para eso nos votaron! ¡Patricia…..!”

Es así, Roberto Navarro dice que nos toman por boludos. Yo creo que nos toman por masoquistas. Porque mal que mal, el boludo pone la mano en el fuego, pero si se quema y le duele, se corre. El masoquista en cambio, la vuelve a poner, y además llama al rabino Bergman para que le de aliento al incendio.

En este sentido, el esfuerzo que está realizando este gobierno para satisfacer los deseos masoquistas de los argentinos, son realmente diugnas del mejor equipo de los últimos 50 años. Ya hay quien se anima a habla de “mau-soquismo”.

Hagamos un raconto histórico

* Los militares dictadores se interesaron poco y nada en el masoquismo nacional. Ellos solo querían satisfacer sus propios deseos sádicos.

* El alfonsinismo, intentó imponer el lema “Con democracia se goza”, pero, al mejor estilo radical “no pudieron, no quisieron, no supieron” analizar la neurosis nacional

* El menemismo impuso su psiconvertibilidad “un síntoma, un dólar”, y los argentinos alucinábamos que estábamos en el Primer Mundo, si tenías trabajo, y ene. último, si no lo tenías

* El delarruismo fue un buen tiempo para el masoquismo nacional, pero mas o menos, porque se sufría tupido, pero son placer

* Duhalde empezó bien, con esa frase “estamos condenados al éxito”. A cualquier masoquista, si le decís que “está condenado”, se le hace agua la boca, antes de saber a qué

* El kirchnerismo“ se robó todo el masoquismo”! Les hizo creer a los argentinos, durante 12 años, que no tenían derecho a sufrir todo lo que querían. ¡ así les fue!

¿Se da cuenta, lector, se da cuenta de la pesada herencia que recibió este gobierno? ¡Tener que devolverles a los argentinos el derecho al sufrimiento! Y después de todo lo que se robó el gobierno anterior, hay que reconocer que sufrimiento… no hay para todos. Y que hay casos más urgentes que otros.  

Por eso les pidió a los que más tienen, a los ricos y poderosos, que esperen un poco. Que ya les va a tocar, pero por ahora no. Es más, se les exigió que  donaran parte de sus penurias a quienes menos tienen y más las necesitan.  

Seguramente los funcionarios, que también lo fueron en los 90, se acordaban de ese lema “para los niños ricos que tienen tristeza” y habrán dicho “¡esos niños ricos ya son grandes, seguramente ya tuvieron suficiente tristeza y no la vana  extrañar si les sacamos un poco, en cambio a los pobres, un poco de tristeza les puede alegrar la vida!

Por eso es que “nos convienen” la reforma previsional, el tarifazo, y todo eso. Además, la filosofía de hoy dice que “si sucede, conviene” . Uno podria preguntarse “’ Y a mi en que me conviene que me aumente el  boleto del bondi?” ¡Pero que egoísta narcisista  se nos ha puesto, lector! ¡Siempre yo, yo, a mi, yo…! ¡ nadie dijo que “si sucede conviene” quiere decir “si sucede, a mi me conviene”. ¡no le conviene a usted, pero le conviene a Edetruch! ¡Sea solidario con los pobres CEOs que viven y se desviven por satisfacer su masoquismo, hombre!

De todo esto trata este suplemento.

Hasta el sábado que viene.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ