El sindicato de Peajes denunció el fin de servicios viales en rutas bonaerenses
Rutas más inseguras
El cierre por parte de Vialidad Nacional de la estación de peajes en Saladillo no solo dejará a 50 trabajadores en la calle sino que además implica la municipalización del control y el mantenimiento de un tramo de la ruta 205.
Imagen: Alberto Gentilcore

El Sindicato Único de Trabajadores de Peajes (Sutpa) advirtió que Vialidad Nacional cerrará una estación de peajes en ruta 205, a la altura de la localidad de Saladillo, y alertó que esa medida no solo dejará sin empleo a 50 trabajadores del sector sino que también municipalizará el control y mantenimiento de esa vía. Según el gremio, la decisión hará que en esa zona, que también conecta con la localidad de Azul, haya “rutas más inseguras”.

El cierre de esa estación de peajes fue confirmada por autoridades del ente estatal responsable del control de las rutas nacionales durante una audiencia pública en la que se discutió el destino de las concesiones de corredores viales nacionales, afirmó el sindicato a través de un comunicado. En ese encuentro se informó que las cabinas de Saladillo -responsable del buen estado de esa ruta, del servicio de asistencia en accidentes y de atención mecánica- “se levantaría definitivamente” este año ante la falta de renovación del contrato con la concesionaria.

Esta medida anunciada por el organismo que depende el Ministerio de Transporte “supone dejar en la calle a 50 trabajadores”, denunció el Sutpa que, para rechazar esta posibilidad, dejó claro que “los trabajadores no somos responsables del incumplimiento de las empresas y la falta de control de los organismos estatales”.

El sindicato denunció también la “complicidad de los intendentes” locales en esta situación. Es que, según su interpretación, la falta del servicio de peajes (que excede la cobranza) hará que las comunas deban hacerse cargo de la seguridad vial sin que el Estado nacional les “garantice nuevos recursos” para hacerlo. Esto podría derivar en una tercerización de la prestación.

De ocurrir esto, prosiguió el comunicado, los jefes comunales “tendrán que destinar móviles y efectivos que dejarán de patrullar sus municipios, sólo para beneficiar a las empresas privadas”. 

El texto firmado por el secretario general del gremio, Sergio Julián Sánchez, advirtió que este cambio fue decidido en momentos en que la Argentina mantiene “índices de siniestralidad vial alarmantes”. “Más que ruta segura, los usuarios y sus familias transitarán por rutas cada vez más inseguras”, subrayó.

Por otra parte, el Sutpa expresó su “preocupación” por el incumplimiento por parte del gobierno nacional de los acuerdos arribados con los equipos técnicos de los gremios del sector. “Se logra un consenso a base de diálogo en esas mesas interdisciplinarias (que) luego no se plasma en los pliegos”, aseguraron.

De hecho, continuaron, el cierre de las cabinas en Saladillo no habría sido tratada “en ninguna de las reuniones mantenidas” entre las autoridades gubernamentales y gremiales. “Estamos siempre dispuestos al diálogo” pero resulta difícil confiar” en el Gobierno, concluyó el comunicado titulado "Rutas más inseguras".

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ