Finocchiaro justificó el DNU
La defensa oficial
Imagen: Twitter

El ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, sostuvo que la paritaria nacional docente “nunca existió” y admitió que el decreto del Poder Ejecutivo que deroga esa discusión salarial le quita a los sindicatos su facultad legal de negociar aumentos. “Tenemos que poner las cosas en su lugar y con los gremios hablar de cuestiones estrictamente gremiales”, dijo y limitó el diálogo a temas como la capacitación y el régimen de vacantes, entre otros.

Durante una entrevista radial, el funcionario salió a defender el decreto que no solo deroga la discusión salarial establecida en la Ley de Financiamiento Educativo (26.075), sancionada en 2005, sino que también recorta la participación de los sindicatos que se sientan a la mesa de negociaciones. “No puede haberse acabado algo que nunca existió”, afirmó el ministro sobre la paritaria y agregó que “lo que hace este decreto es ordenar normativamente una serie de confusiones” en el texto de la Ley de Financiamiento.

La “confusión” del funcionario estaría en el artículo 10 que define claramente que “el Ministerio de Educación con el Consejo Federal de Cultura y Educación y las entidades gremiales docentes con representación nacional, acordarán un convenio marco que incluirá pautas generales referidas a: a) condiciones laborales, b) calendario educativo, c) salario mínimo docente y d) carrera docente”.

Sin embargo, para Finocchiaro, ese punteo “es sumamente confuso”. Entonces, lo que el decreto firmado por él y Mauricio Macri hace es establecer que “lo que se va a tratar con los gremios son cuestiones atinentes a carrera docente, promoción, capacitación, régimen de vacantes, reincorporaciones, jornada de trabajo, derechos sociales y previsionales. Todo lo que es de incumbencia propia de los gremios”, argumentó.

Según el titular del Palacio Sarmiento, “si los que dictaron la Ley de Financiamiento hubiesen querido que hubiera paritaria nacional, hubieran dictado una ley de paritaria nacional”. Y para reforzar su postura utilizó una particular metáfora: “Dos personas negociando cualquier cuestión salarial no constituye una paritaria, de la misma manera que diez personas jugando al fútbol en un potrero no hacen un torneo de la AFA”.

El funcionario también defendió la eliminación del criterio de proporcionalidad en la participación de las entidades sindicales en la mesa de negociación, en claro perjuicio del gremio mayoritario Ctera que tenía cuatro representantes más que UDA, AMET y Sadop. Dijo que también “era una cuestión confusa” y que si era así “había una mayoría automática” que decidía sobre el resto.