Desestiman la denuncia contra Zaffaroni
El delito que nunca existió
La fiscalía solicitó que se rechace la acusación por intimidación y apología del crimen contra el ex juez de la Corte.
Para el fiscal, las críticas de Zaffaroni al Gobierno son parte de la libertad de expresión.Para el fiscal, las críticas de Zaffaroni al Gobierno son parte de la libertad de expresión.Para el fiscal, las críticas de Zaffaroni al Gobierno son parte de la libertad de expresión.Para el fiscal, las críticas de Zaffaroni al Gobierno son parte de la libertad de expresión.Para el fiscal, las críticas de Zaffaroni al Gobierno son parte de la libertad de expresión.
Para el fiscal, las críticas de Zaffaroni al Gobierno son parte de la libertad de expresión. 
Imagen: Sandra Cartasso

El fiscal Ramiro González desestimó la denuncia por intimidación pública y apología del crimen contra el juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos Raúl Zaffaroni, al considerar que “es claro que no se ha incitado a la violencia” en las declaraciones que el ex integrante de la Corte Suprema dio a Radio Caput a mediados de enero. González transcribió en su fallo varios fragmentos de la entrevista de la que sólo se destacó la frase en la que Zaffaroni señalaba su deseo de que el presidente Mauricio Macri “se fuera lo antes posible” para precisar que no se incurrió en ninguno de los dos delitos y resaltó que las “expresiones se dan dentro del derecho a expresar nuestras opiniones contenido en el bloque constitucional”. Ahora el juez Ariel Lijo decidirá si cierra el expediente. 

La denuncia había sido radicada el 13 de febrero por al abogado Santiago Dupuy –un declarado “militante” del PRO, con reiteradas presentaciones en los tribunales de Comodoro Py– luego de la entrevista que Zaffaroni ofreció a Radio Caput, en la que criticó duramente la gestión de Cambiemos, sobre todo la política económica y la toma de deuda, y dejó la frase que abrió la polémica: “Yo quisiera que se fueran lo antes posible, para que hagan menos daño, pero eso es un deseo personal. Lo decisivo va a ser la crisis del programa económico inviable. Por otra cosa, no se van a ir”.

La frase fue transcrita en el dictamen del fiscal González junto a otros extensos fragmentos para evidenciar que “el contenido de las expresiones vertidas por el Dr. Zaffaroni en la entrevista en cuestión, es claro que no se ha incitado a la violencia contra un grupo de personas o instituciones”, por lo que descartó la denuncia por intimidación pública. “Es notorio que estamos ante una visión subjetiva, política de la realidad argentina que se puede compartir o no, pero de ninguna manera que pueda ser considerada incursa dentro de la conducta que tipifica el art. 212 del Código Penal de la Nación”, precisó el fiscal. 

A pesar de que desde el Gobierno calificaron de “golpista” la frase de Zaffaroni y pidieron públicamente que el ex juez de la Corte Suprema abandone su silla en la Corte Interamericana, el fiscal descartó también que los dichos hayan incurrido en una “apología del crimen”, sino que los enmarcó dentro del derecho a la libertad de expresión. “Realiza afirmaciones sobre situaciones políticas cotidianas y que como tales, constituyen una visión propia de la realidad en donde está inmerso. Es claro que estas expresiones se dan dentro del derecho a expresar nuestras opiniones contenido en el bloque constitucional y que como tal goza de completa protección”, resaltó el fiscal en su elevación al juez Lijo, quien ahora deberá decidir si cierra el expediente.  

En la misma línea que el dictamen de la fiscalía, la Asociación Americana de Juristas se pronunció la semana pasada en defensa de Zaffaroni al sostener que la declaración utilizada por el Gobierno para tildarlo de “golpista” es parte de un párrafo “sacado de contexto” y recordaron que “la independencia e imparcialidad de los jueces y las juezas no implica que carezcan de opinión política”. 

La denuncia de Dupuy no es la primera que realiza para causar impacto mediático. Entre algunas de ellas dirigidas a funcionarios kirchneristas o figuras contrarias a la línea PRO, el letrado cuenta con una presentación contra  Alejandra Gils Carbó por la designación de fiscales, otra contra el ex canciller Héctor Timerman por el Memorándum con Irán bajo la figura de traición a la patria –figura que fue desestimada a fin de año por la Cámara Federal en una causa impulsada por el juez Claudio Bonadio–. Otra causa con la firma de Dupuy fue contra el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido por un supuesto desvío de subsidios a empresas de colectivos, causa en la que la Cámara Federal revocó el procesamiento del ex funcionario hace dos semanas.