Bignone murió con diez sentencias en su contra
Las condenas del genocida que soñó con la impunidad
Antes de dejar el poder, Reynaldo Bignone intentó sellar la impunidad para los crímenes de la dictadura a través de una ley de autoamnistía, que finalmente fue derogada en democracia. Tras la derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, el último dictador recibió 10 condenas por delitos de lesa humanidad, tres de ellas a prisión perpetua.
Imagen: AFP

Reynaldo Bignone falleció hoy a sus 90 años con tres condenas a prisión perpetua por violaciones de los derechos humanos y otras siete que superan los 15 años de reclusión. Algunos de los casos de lesa humanidad de los que fue encontrado culpable incluyen secuestros y asesinatos en el centro clandestino de detención Campo de Mayo, en el Hospital Posadas y en el Colegio Militar. También se probó su participación en la apropiación sistemática de bebés y en el Plan Cóndor.

A pesar de haber presidido la última junta militar, el dictador Bignone escuchó su primera sentencia por crímenes de lesa humanidad recién en 2010 en la causa Campo de Mayo II y no en el Juicio de las Juntas, a veintisiete años de colocarle la banda presidencial a Raúl Alfonsín. La ley 25779, que anuló las leyes de Punto Final y Obediencia Debida fue la que posibilitó su juzgamiento porque la última junta militar del proceso había sido excluida del juicio, dejando impune a Bignone, Augusto Hughes y Rubén Franco. 

Las condenas

  1. En 2010, a 25 años de prisión: El 20 de abril de 2010 Bignone fue encontrado culpable por el Tribunal Oral Federal 1 por crímenes cometidos en el centro clandestino de detención y tortura que funcionó en la guarnición militar de Campo de Mayo. El último presidente de facto de la dictadura fue condenado a 25 años de prisión, al igual que el ex jefe del Departamento de Inteligencia de Campo de Mayo, Exequiel Verplaetsen, y el ex jefe del Comando de Institutos Militares de esa guarnición militar, Santiago Omar Riveros. "Que fue una guerra nadie puede ponerlo en duda", dijo Bignone en su alegato para justificar su accionar. 
  2. En 2011, a perpetua: En el marco de la causa Campo de Mayo III, fue condenado a prisión perpetua por los secuestros, aplicación de tormentos y asesinatos de Gastón Gonçalves y Diego Muniz Barreto; el secuestro, aplicación de tormentos y tentativa de homicidio de Juan Fernández, las desapariciones de Carlos Souto y Luis y Guillermo D’Amico y la detención ilegal de Osvaldo Arriosti.
  3. En 2011, a 15 años de prisión: En este caso, fue encontrado culpable de la privación ilegal de la libertad de quince trabajadores del Hospital Posadas, donde funcionó el centro clandestino conocido como El Chalet. En esa causa también fueron condenados Luis Abelardo Patti y otros tres represores. 
  4. En 2012, a 15 años de prisión: En el marco de la causa por el plan sistemático de apropiación de menores, por el que fue condenado por 35 sustracciones y robos de identidad de niños nacidos en cautiverio, los cuales fueron apropiados o dados en adopción luego de ser secuestrados con sus padres. De los 35 niños, 26 recuperaron la identidad. De ellos, 20 declararon durante el juicio. La denuncia había sido presentada por Abuelas de Plaza de Mayo dieciséis años atrás. Por este histórico juicio también fueron imputados Jorge Rafael Videla como Comandante del Ejército hasta el 31 de julio de 1978; Santiago Omar Riveros como Comandante de Institutos Militares, con intervención sobre de Campo de Mayo; Antonio Vañek y Jorge Eduardo Acosta por los nacimientos ocurridos en la ESMA y Rubén Oscar Franco. 
  5. En 2013, a perpetua: Junto con el ex comandante de Institutos Militares Santiago Omar Riveros y otros nueve represores, Bignone fue condenado a prisión perpetua por los crímenes de lesa humanidad cometidos contra 23 víctimas, entre ellas siete mujeres embarazadas que dieron a luz en maternidades clandestinas. Recibió perpetuas por allanamiento ilegal, robo agravado, privación ilegal de la libertad, tormentos y por los homicidios de Kitty Villagra y Domingo García, el esposo de Beatriz Recchia. 
  6. En 2013, a 23 años: De nuevo con Riveros, fue condenado por el secuestro y la desaparición del militante montonero Roberto Quieto, además de las apropiaciones ilegales de Martín Amarilla Molfino y Gabriel Matías Cevasco, nietos recuperados por Abuelas de Plaza de Mayo. Quieto fue secuestrado por una patota militar en la tarde del 28 de diciembre de 1975 en una playa de Martínez, norte del Gran Buenos Aires. Fue visto en el centro clandestino El Campito, en Campo de Mayo, la mayor guarnición militar del país. 
  7. En 2014, a 23 años: El Tribunal Oral Federal 1 de San Martín impuso penas de 23 años de cárcel para Reynaldo Bignone por los delitos de lesa humanidad cometidos contra 33 trabajadores de la Zona Norte del Gran Buenos Aires durante la última dictadura. La sentencia tomó en cuenta los delitos de privación ilegal de libertad, homicidio, tormentos, allanamiento ilegal y robo, en todos los casos agravados, de lesa humanidad y por tanto imprescriptibles contra las 33 víctimas, en su gran mayoría trabajadores navales y ceramistas, que actuaban como delegados de base o activistas sindicales
  8. En 2014, a 16 años: El Tribunal Oral Federal Nº 6 condenó a Bignone, junto con Riveros, el médico Norberto Bianco y la obstetra Luisa Arroche por el robo de bebés nacidos en el Hospital Militar de esa guarnición del Ejército y el secuestro y las torturas de sus madres durante la última dictadura. A Bignone lo hallaron coautor de la sustracción, retención y ocultamiento de los hijos de Susana Stritzler y Valeria Beláustegui Herrera. También por su aporte a mantener incierto el estado civil de los niños. 
  9. En 2016, a 20 años: En el marco del Plan Cóndor, se probó su participación en la coordinación con las cúpulas militares de las dictaduras del Cono Sur. El último presidente de facto del país fue condenado a 20 años como autor "penalmente responsable de integrar una asociación ilícita en el marco del denominado Plan Cóndor"  por el Tribunal Oral Federal 1. 
  10. En 2017, a perpetua: El 15 de marzo de 2017 fue condenado en el marco del juicio al Colegio Militar, por seis colimbas secuestrados en ese lugar, tres de ellos desaparecidos, cuyos crímenes se produjeron bajo la dirección de Reynaldo Benito Bignone, en agosto de 1976 y uno en febrero de 1977. 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ