EL MUNDO › EL ENCUENTRO MUNDIAL EN SENEGAL APUESTA A SUPERAR SUS DIFERENCIAS

Arrancó el Foro Social en Dakar

Una marcha llena de referencias a Túnez y Egipto dio inicio a la cita bajo el lema “Resistencia y Lucha de los Pueblos de Africa”. Como en otras ocasiones, los movimientos sociales critican a las grandes ONG.

 Por Benoît Cros

Desde Dakar

El Foro Social Mundial comenzó ayer en Dakar con una marcha inaugural llena de referencias a las revueltas de Túnez y Egipto, bajo el lema de “Resistencia y Lucha de los Pueblos de Africa”. Muchos participantes esperan que estas luchas vuelvan a dar fuerza al movimiento altermundialista que atraviesa por una situación difícil tras diez años de existencia. “Luchen, luchemos, esto es lo que nos dicen los pueblos de Egipto y Túnez”, declaró Taoufik Ben Abdallah, miembro del Foro Social Africano.

El presidente boliviano Evo Morales, quien fue muy aplaudido, consideró por su parte que las revueltas árabes constituyen “una rebelión contra el imperialismo norteamericano”. El dirigente andino señaló que “esta lucha de pueblos va a ser imparable”. Morales se declaró “alumno” de este tipo de encuentros y afirmó que consiguió llegar a la presidencia gracias a lo que aprendió en los foros.

El Foro Social Mundial nació en 2001 en la ciudad brasileña de Porto Alegre como contrapeso al Foro Económico Mundial, que reúne cada año a líderes políticos y económicos en Davos (Suiza). “Otro mundo es posible”, exclamaban entonces los participantes, declarándose herederos del movimiento zapatista y de las protestas contra la Organización Mundial del Comercio de 1999 en Seattle. Diez años después, el sueño de los altermundialistas todavía no se ha concretado y para muchos es hora de hacer un balance crítico. Las críticas contra las grandes ONG internacionales son recurrentes por parte de los movimientos sociales, ya que están acusadas de ser demasiado moderadas y de no orientar su acción hacia la lucha política.

El encuentro altermundialista tuvo una crisis severa durante la edición del 2007 en Nairobi (Kenia). La organización había firmado un acuerdo con la multinacional Celtel para otorgarle el monopolio de las telecomunicaciones durante el evento, dándole así un verdadero estatus de patrocinador. La polémica sobre la presencia de multinacionales está lejos de extinguirse. Delante de la biblioteca de la Universidad Cheikh Anta Diop, sede del evento, se encuentra una carpa grande financiada por Petrobras, en la que la empresa brasileña defiende su obra social y medioambiental.

Por otra parte, los analistas consideran que la diversidad del movimiento puede resultar contraproducente. “La heterogeneidad del Foro Social Mundial es una de sus debilidades”, explicó el economista egipcio Samir Amin, quien también admitió que se trata de movimientos demasiado “defensivos”. “El gran desafío es transformarlos en una alternativa positiva”, concluyó.

El sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos, habituado a estas manifestaciones, apuesta por superar estas diferencias y propone transformar el Foro en una verdadera fuerza intelectual al servicio del cambio social. “El Foro social mundial tiene el capital técnico para elaborar informes alternativos y podría hacer propuestas concretas, por ejemplo, a favor de un nuevo modelo de las Naciones Unidas”.

Santos quiere defender también un balance positivo de estos diez años, ya que, en su opinión, “no se puede entender la emergencia de gobiernos progresistas sin los foros sociales mundiales”.

La principal atracción será justamente la participación del ex presidente brasileño Lula, que efectuará hoy su primera aparición internacional desde que fue sustituido por Dilma Rousseff. La presencia de Lula se enmarca en la jornada dedicada a Africa y a su diáspora, que responde a la decisión de los organizadores de priorizar este año los temas relacionados con este continente. La mayoría de participantes consideraba ayer acertada esta apuesta. “El mundo tiene los ojos puestos en América latina, pero ahí no se acaba”, opinó Dolores Sales, sindicalista guatemalteca de la organización Vía Campesina. “Queremos dar fuerza a las luchas de Africa”, añadió.

Los activistas africanos, algunos vestidos con ropa tradicional, fueron los más numerosos en la marcha de ayer, con el objetivo de aprovechar su primera participación en el Foro Social Mundial para dar a conocer sus luchas locales. La cuestión medioambiental será también uno de los principales ejes de debate en Dakar.”Hay que luchar para evitar el cambio climático y salvar el planeta”, declaró Evo Morales.

Compartir: 

Twitter
 

“Las revueltas son una rebelión contra el imperialismo”, dijo Morales.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared