EL MUNDO › LOS CANCILLERES DEL ALBA SE REUNIERON EN GUAYAQUIL PARA APOYAR A ECUADOR ANTE LA PRESIóN BRITáNICA

Apoyo bolivariano por el asilo para Assange

A horas de que Assange hable en público por primera vez desde que Ecuador le otorgara asilo diplomático, los cancilleres del ALBA preparaban un documento en respaldo de Quito. Para hoy se espera el pronunciamiento de la Unasur.

Los cancilleres de los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) se reunieron ayer para analizar el asilo político otorgado por Ecuador al fundador de Wikileaks, Julian Assange.

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se reúne hoy, día elegido por Assange para hacer una declaración pública.

El encuentro se llevó a cabo en la ciudad costera de Guayaquil, Ecuador, con la presencia del presidente de este país, Rafael Correa. Los cancilleres del ALBA –una alianza subregional de países conformada por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Ecuador, San Vicente y las Granadinas, y Antigua y Barbuda– sólo tenían en la agenda el tratamiento del conflicto derivado entre Ecuador y el Reino Unido a raíz del otorgamiento por parte de Quito del asilo al fundador de Wikileaks, que permanece refugiado en la sede diplomática ecuatoriana en Londres y es reclamado por la policía inglesa para ser deportado a Suecia por un caso de abuso sexual. El temor del periodista australiano pasa por una posible deportación desde el país escandinavo a Estados Unidos, donde podrían condenarlo incluso a pena de muerte por los secretos de Estado difundidos a través de Wikileaks. “Esto debe merecer una respuesta contundente, unánime de todos los países que defendemos los principios del derecho internacional”, dijo Correa. Además, expresó que esa “inaudita amenaza” es “un precedente nefasto para el resto de países porque lo que ha ocurrido es extremadamente grave no sólo para Ecuador sino para América latina, para la Patria Grande y para el planeta entero”. El canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, en nombre de los países de este bloque regional, expresó ayer que el conflicto de Ecuador con Gran Bretaña no es bilateral. “Precisamente estamos en una batalla que no le corresponde darla sólo al Ecuador”, dijo. “Ecuador es nuestro hermano y cuando un hermano es amenazado lo que cabe es juntarnos y hacer valer en términos prácticos la palabra solidaridad”, señaló. Al cierre de esta edición, los cancilleres iniciaron la reunión en presencia de medios de comunicación. Luego, deliberarán a puertas cerradas para definir una declaración conjunta.

Hoy será el turno de la Unasur, compuesta por la Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela. A petición de Ecuador, y en una sesión extraordinaria de cancilleres, este bloque debatirá el tema. La situación de Assange es seguida de cerca también por la Organización de Estados Americanos (OEA) que aprobó el viernes la propuesta de Ecuador de convocar a sus cancilleres a una reunión de urgencia en Washington para discutir la crisis entre Quito y Londres. La resolución para celebrar el encuentro, que se realizará el viernes en Washington, fue aprobada por 23 votos a favor y tres en contra: Estados Unidos, Canadá y Trinidad y Tobago.

En declaraciones realizadas ayer, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, calificó como “inaceptable, intolerable, grosero y desconsiderado”, que Londres evalúe la posibilidad de ingresar por la fuerza a la embajada ecuatoriana para detener a Julian Assange, quien se encuentra como asilado diplomático. “En Ecuador hay un gobierno soberano que no se arrodilla ante nadie”, afirmó el mandatario. “No se enteraron que América es libre y soberana y que no aceptaremos injerencias ni colonialismos de ninguna especie”, señaló. En tanto, el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, defendió la independencia del sistema judicial de su país, después de que Ecuador concediera el jueves el asilo político a Assange, reclamado por la Justicia sueca. Sin embargo, el coordinador de la defensa de Assange, el ex juez español Baltasar Garzón, teme que si es extraditado a Suecia pueda ser entregado a Estados Unidos, donde se lo requiere por presunto espionaje tras la publicación de documentos secretos del Pentágono y el Departamento de Estado, por lo cual cree que puede ser condenado a cadena perpetua o pena de muerte. En Londres, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores británico declaró que Gran Bretaña está decidida “a trabajar con los ecuatorianos para resolver este caso amistosamente”.

Pese a que fue advertido de que sería detenido apenas ponga un pie fuera de la embajada de Ecuador, Assange confirmó que hoy hará una declaración pública “delante de la embajada”, sin especificar si lo hará desde un balcón o desde el marco de la puerta de la representación. “Estamos al corriente de esta posibilidad (de que Assange salga del edificio). Actuaremos de manera apropiada en función de lo que ocurra”, declaró un portavoz de la policía londinense, que tiene a varios agentes frente a la legación. La embajada ecuatoriana está situada en uno de los apartamentos de un edificio del elegante barrio londinense de Knighstbridge, donde hay otras dependencias, entre ellas la embajada de Colombia. Assange podría optar por hablar en las escaleras, aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores británico indicó que las partes comunes del edificio, incluyendo el vestíbulo, están consideradas como territorio británico, por lo que el australiano podría ser detenido. Otra posibilidad sería salir al balcón o incluso que Assange apareciera en una televisión que retransmitiría su mensaje en directo desde el interior de la embajada, como informó ayer el tabloide inglés Daily Mail.

Compartir: 

Twitter
 

Simpatizantes de Assange se manifiestan frente a la Embajada de Ecuador en Londres.
Imagen: Télam
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.