EL MUNDO › ARRESTARON A LA ESPOSA Y AL HIJO MENOR DEL EX DICTADOR POR COMPLICES DE FRAUDE

La ropa sucia de la familia Pinochet

Lucía Hiriart y Marco Antonio Pinochet, esposa e hijo menor de Pinochet, fueron arrestados ayer en el Hospital Militar de Santiago y en una cárcel para delincuentes económicos respectivamente. Es por el caso Riggs.

De simple “dueña de casa” (según la calificó su abogado) a cómplice de una estafa fiscal millonaria. Esta fue la evolución de Lucía Hiriart, la esposa del ex dictador Augusto Pinochet, que ayer quedó procesada y detenida junto con su hijo menor, Marco Antonio Pinochet, pocas horas después, por complicidad del fraude tributario que investiga el juez chileno Sergio Muñoz dentro de la investigación de las millonarias cuentas secretas que la familia y algunos allegados tenían en el banco Riggs de Estados Unidos. Muñoz había accedido, ayer a la tarde, a que ambos quedasen en libertad provisional, pagando una fianza de 3670 dólares. Esta decisión todavía debía ser confirmada o revocada por la Corte de Apelaciones de Santiago.
“Esperamos que los tribunales rectifiquen esta decisión que consideramos persecutoria”, declaró el abogado Pablo Rodríguez, criticando la detención ya que, según él, su clienta “no tuvo participación” en el delito imputado. El abogado del hijo menor del ex dictador, Luis Pacull también hizo declaraciones públicas asegurando que su defendido “es inocente” y, repitiendo la fórmula de Rodríguez, afirmó: “Demostraremos en el curso del proceso que a él no le cabe ninguna participación como cómplice del delito de evasión tributaria”. El presidente chileno, Ricardo Lagos, también habló e intentó calmar los nerviosismos. Pidió que “nadie saque conclusiones apresuradas” porque, “en este como en otros casos”, sólo se trata del inicio de un proceso y no de una condena. Finalmente, para no despegarse del todo de su discurso, aseguró: “Todos los ciudadanos somos iguales, nadie está por sobre la ley”.
El principio de la jornada de ayer estuvo cargada de dramatismo. Poco antes de su encarcelamiento, Marco Antonio había comparado el procesamiento y detención de su madre en el Hospital Militar con “un disparo en la cabeza”. El hijo menor de Pinochet había denunciado: “Me la van a matar, eso es lo que van a hacer. Es una mujer que tiene un problema cardíaco de años, un montón de enfermedades”. Esta estrategia –que se parece mucho a la que vienen utilizando la defensa de su esposo cada vez que se acerca un fallo decisivo de la Justicia– ya había sido aprovechada en abril pasado por el abogado de Hiriart, cuando afirmó que “sería una persecución incalificable imputarle la comisión de un delito a una dueña de casa, a una madre, a una persona que se ha dedicado exclusivamente al servicio social”.
Pero es este “servicio social” el que ahora se está poniendo en dudas. Una de sus obras sociales más conocidas fue la Fundación de Centros de Madres (Cema-Chile). La institución, cuyo trabajo en los últimos años es desconocido, tiene un patrimonio de unos seis millones de dólares, aportados en su mayoría por la Polla Chilena de Beneficencia (un sistema de juegos de azar), según una denuncia que realizó el pasado 27 de julio el diputado oficialista Alejandro Navarro. “Los orígenes del presupuesto de Cema Chile no quedan claros. Cema Chile ha incrementado su patrimonio desde 1994 en más de 100 por ciento, aunque en los hechos es una institución fantasma”, señaló Navarro. La investigación del juez Muñoz vincula a esta fundación con el manejo de las millonarias cuentas secretas que tenía la familia del ex dictador chileno en el exterior.
El juez Muñoz intensificó en las últimas semanas las diligencias del caso, con pedidos de informes a 14 países sobre más cuentas bancarias secretas, y el 25 de julio interrogó bajo estricta reserva a la esposa de Pinochet y también a sus hijos. Muñoz, quien inició hace un año la investigación, tras el descubrimiento de millonarias cuentas secretas de Pinochet en Estados Unidos y otros países, inculpó a Lucía Hiriart como cómplice de un fraude tributario por 8,92 millones de dólares y ordenó su detención preventiva. En atención a su edad, 82 años, y su estado de salud, el juez ha autorizado que Hiriart cumpla el arresto en el Hospital Militar de Santiago, donde ya gozó ayer de la visita de su esposo. Por el mismo delito y en el mismo grado que su madre, fue procesado horas después con prisión preventiva Marco Antonio Pinochet. El hijo menor del ex presidente de facto fue recluido en el Anexo Capuchinos, una cárcel especial para delincuentes económicos, situada en el centro de Santiago.
En esta causa, Augusto Pinochet fue desaforado el 7 de junio pasado por la Corte de Apelaciones de Santiago, por existir “sospechas fundadas” de su responsabilidad en cuatro delitos: fraude al fisco, uso de pasaportes falsos, falsa declaración jurada de bienes y por eludir medidas cautelares sobre sus bienes. La defensa del ex dictador apeló la resolución ante la Corte Suprema, que se cree que fallará en los próximos días. Con anterioridad, el juez había procesado, también en calidad de cómplices, a Oscar Aitken, ex albacea de Pinochet, y a la secretaria del octogenario militar, Mónica Ananías.

Compartir: 

Twitter
 

Marco Antonio Pinochet llega ayer al Anexo Capuchinos, en el centro de Santiago.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.