EL PAIS › EL INFORME DE INTELIGENCIA QUE
MOTIVO LA ACUSACION A FIRMENICH, PERDIA Y VACA NARVAJA

El Batallón 601 resurgió ahora a la contraofensiva

Página/12 publica el informe del Batallón 601, que motivó la acusación del juez Claudio Bonadío contra los tres sobrevivientes de la dirección montonera. Es un balance de la inteligencia militar sobre la acción guerrillera entre 1978 y 1980.

Este documento secreto que publica Página/12 fue elaborado por el Batallón de Inteligencia 601 del Ejército en junio de 1980 y tiene un exhaustivo informe sobre la situación de la organización Montoneros y el desarrollo de la llamada contraofensiva. Se trata de uno de los tres cuerpos de pruebas considerados por el juez Claudio Bonadío para encarcelar a los tres sobrevivientes de la conducción nacional de esa agrupación guerrillera. Página/12 publica la introducción del documento y el desarrollo político que hace el servicio de inteligencia militar. Las 93 carillas incluyen también un largo listado de los contactos mantenidos con dirigentes políticos, sindicales e inclusive de la Iglesia Católica por lo menos hasta el año 1979 y se señalan los nombres de quienes estaban a cargo de mantener esas relaciones. Asimismo tiene un apéndice con la estructura de la organización, con nombres y responsabilidades, tanto en el interior del país como en el extranjero. En general da la impresión de que las fuerzas represivas tenían una clara idea de las actividades de Montoneros, su modalidad de discusión, planteos políticos y sus formas de movimiento. Cuando describe las estructuras de la organización no hay más de 60 nombres, lo que da también una idea del tamaño de los Montoneros. En general, la información, que en algunos casos es muy detallada, es la que cualquiera supone que es posible reunir en una mesa de tortura. Son datos que hacen al funcionamiento y la estructura pero que no involucran por sí solas la entrega de otros militantes. Aunque, en conjunto, dan un panorama muy claro del “modus operandi”.
No hay una descripción de operativos ni se mencionan las posibles fuentes de esa información. No se aclara si las “bajas” que mencionan murieron en enfrentamientos o fueron detenidos. Lo cierto es que ninguno de los que figuran en esa categoría sobrevivieron. En ese sentido, llama la atención que quienes elaboraron el documento tuvieron el cuidado de no incluir menciones sobre operativos, detenciones, interrogatorios, ejecuciones o cautiverio que pudieran servir como prueba contra ellos. Lo cual deja la sensación de que fue revisado y expurgado con ese fin, antes de enviarlo al juzgado de Bonadío o que incluso haya sido elaborado posteriormente con información obtenida en aquella fecha.
Antecedentes
“En el IIE (Informe) del 15 de octubre 79, se decía que la BDT (Banda de delincuentes terroristas) “Montoneros” se encontraba en una situación de crisis interna causada por la decisión de la CN (Conducción Nacional) de lanzar la “maniobra de la contraofensiva” en el país, lo que se sumaba a la falta de una clara definición política por parte de ésta. Un conjunto de intelectuales del “MPM” (Movimiento Peronista Montonero) se hallaba elaborando una propuesta política llamada “proyecto nacional revolucionario”, que se encontraba en borrador. Este proyecto había sido presentado a personalidades extranjeras, con modificaciones en su fondo político, de acuerdo con la ideología de la persona a la que era entregado. En general, tendía hacia los postulados de la socialdemocracia europea, por considerar que era lo más potable para Europa, Estados Unidos y países socialistas.
Durante la “contraofensiva” se estimaba lograr la captación de masas, especialmente en el sector sindical y político, utilizando los aspectos de la conducción económica que inciden negativamente sobre ciertos sectores, para volcar sobre ésta su centro de gravedad en el accionar propagandístico, agitativo y armado. Para el desarrollo de la “contraofensiva” ingresaron al país militantes adiestrados como TEA (Tropas especiales de agitación) y TEI (Tropas especiales de infantería), con misiones bien diferenciadas e independientes entre sí; otros militantes de nivel y con cierto renombre ingresaron con cometidosespecíficos en el ambiente político, el sindical y de solidaridad con familiares de desaparecidos y detenidos sin causa judicial.
La información disponible indica que los réditos fueron escasos ante el rechazo de las personas entrevistadas durante 1979 en los sectores mencionados, tanto por lo equivocado de la metodología empleada para lograr las entrevistas como por lo subjetiva que era la información que sobre la situación interna del país se traía desde el exterior, la que, en consecuencia, era poco veraz.
A pesar de la intensa actividad en ICM y los atentados cometidos, la BDT no logró los frutos esperados y quedó de manifiesto la escasa y casi nula capacidad para movilizar a las masas en pos de las propuestas. No obstante, sigue adjudicándose el liderazgo de los movimientos de fuerza ocurridos en el país, por diversas causas, durante el año pasado.
Al conocerse la planificación de la CN para el lanzamiento de la “contraofensiva”, el DT (NL-Nombre legal) Rodolfo Galimberti, con un grupo de adherentes, se escinde de la BDT y públicamente critica la concepción “militarista” de la misma y el “elitismo” consecuente ante la creciente falta de “democracia interna.”
Esta actitud obliga a la CN a modificar sus planes sobre la marcha de los acontecimientos y el “comando táctico” previsto se ve incrementado en cuanto a la cantidad y calidad de sus integrantes; otros miembros de nivel se ven obligados a ingresar al país para cubrir los claros dejados por el grupo disidente liderado por el DT Galimberti.
Es así que entre las bajas producidas durante 1979 se encuentran los DDTT (NG-Nombre de guerra) “Hernán”, (NG) “Willy”, (NG) “Juliot”, (NG) “Rolo”, (NG) “La Chancha” y (NG) “Gordo Julio”, lo que resiente seriamente a la BDT. Entre las TEA se producen ese mismo año veintiún bajas y entre las TEI, cinco; se secuestra abundante material de ICM y armamento. Todo esto representa un duro golpe, difícil de asimilar, a las estructuras de la BDT. Aproximadamente en noviembre del ‘79, los militantes prófugos se repliegan al exterior. El material salvado de la acción de las FFLL (Fuerzas Legales) es depositado en empresas guardamuebles previendo su retiro, para continuar la actividad, entre febrero/marzo del ‘80; esto, en gran parte es desbaratado al efectuarse procedimientos sobre dichas empresas y secuestrarse la casi totalidad del material de CIM, Com (Comunicaciones), Arm (Armamentos) y Expl (Explosivos) en ellas depositadas.
Las inspecciones a dichas empresas se efectúan en todo el territorio con resultados positivos en Rosario, Santa Fe, Capital Federal y Gran Buenos Aires. Entre el material secuestrado hay gran cantidad de partes de granadas SFM G-5 y G-40 que fueron fabricadas antes del éxodo de los militantes integrantes de la logística de la BDT al exterior (1977).
Se determina que lo más importante de la logística de la BDT –diseño, producción y distribución de armas y explosivos– se encuentra funcionando en el exterior. En nuestro país se efectuaron compras de equipos de Com: HT, transceptores de unidades móviles (VHF); automotores usados y alquiler de inmuebles, recurriendo a falsas identidades para actuar “legalmente” en las transacciones, sin recurrir a las llamadas “recuperaciones” (robos) y no alertar tempranamente a las FFLL sobre su presencia.
También mediante falsos documentos de identidad ingresaron, normalmente desde países limítrofes como Chile, Bolivia y Brasil mediante el empleo de personas no encuadradas en la BDT, transportando “embutidos” en casas rodantes o trailers, especialmente desde Chile, o en cajones que decían contener elementos de “camping” o herramientas, mediante el empleo de empresas de transporte. El país utilizado como base para esta actividad fue Perú, al cual el material llegaba por modo aéreo o marítimo y desde ahí por modo terrestre, hacia nuestro país por Chile.
Se sabe que el J Cdo Tac (Jefe de Comando Táctico) DT (NL) Raúl Clemente Yaguer (NG) “Roque” presenció, por lo menos, uno de los atentadosrealizados por las TEI: El cometido con el Sr. Soldatti; al dar cuenta de él, pone de manifiesto ante el DT (NL) Firmenich, su escepticismo en cuanto a la eficacia de las TEI instruidas en Medio Oriente, pues le dice a éste que “los cursos Pitman, no van...”. En la misma oportunidad le expresa que está reuniendo información para ejecutar el blanco seleccionado para diciembre 79; se estima que se trataba del presidente de la Nación, Tte. Gral. Videla.
No obstante, la totalidad de los militantes se repliegan al exterior sin cumplir el último objetivo de la actividad armada. También se sabe que de los blancos determinados no se ejecutaron los dos principales y más importantes: el ya mencionado y el ministro de Economía, Dr. Martínez de Hoz. Respecto de la actividad armada, cabe mencionar que la repercusión en la opinión pública, lejos de serle favorable, fue en la mayoría repudiada por la extrema crueldad puesta de manifiesto, el desprecio por la vida de aquellos que, como vecinos, transeúntes, familiares, no eran el objetivo a lograr y que, accidental o deliberadamente resultaron afectados.
A pesar de lo expresado, la CN evalúa como positivo el accionar durante la “contraofensiva” desarrollada en 1979; que el alto costo de vidas y material está justificado por los réditos obtenidos. Otro antecedente de interés es el reclutamiento efectuado durante 1979. La responsabilidad de esta tarea la tenía el Dpto. Europa de la SRE; al efecto, este Dpto. convocó a sus integrantes a varios plenarios para determinar las pautas y modos de acción para concretar el reclutamiento de militantes en el exterior (especialmente Europa). Otro centro importante de reclutamiento se encontraba en México y funcionaba allí en la llamada “Casa del MPM”.
Posteriormente los militantes convocados para realizar cursos en el Líbano realizaban un curso completo (de dos meses de duración) de adoctrinamiento político, en base del “manual Roque” en Madrid y luego viajan para realizar la instrucción militar en Medio Oriente.
Los cursos TEA se realizaron en México. La instrucción militar que brinda Al Fatah a la BDT obedece a convenios firmados en 1979 por el DT (NL) Horacio Alberto Mendizábal (NG) “Hernán” y el responsable militar de Al Fatah, Abou Jimad. En estos convenios constan los compromisos, por parte de ésta, de prestar ayuda en cuanto a la instrucción militar y compra de armamento y, por la BDT, de instalar una planta de elaboración de explosivo plástico (hexógeno), disponibilidad de personal técnico para ello, mantenimiento y producción.
Estructura de la BDT en el exterior
Luego de dada por finalizada la “contraofensiva”, desarrollada en nuestro país durante 1979, lo que le significaría a la BDT un alto costo en efectivos y material, como se expresara en A., la organización y estructura de la misma han sufrido modificaciones sustanciales; en consecuencia al Anexo 1 al IIE de fecha 15 octubre de 79 ha perdido vigencia. La reorganización actual está más acorde con la realidad que vive la BDT; se ha dejado de lado la ampulosidad que la caracterizaba; influye en esta nueva organización la falta de cuadros partidarios que reemplacen las bajas producidas, las deserciones y a las figuras que, en franca disidencia con la CN, han abandonado sus filas para generar nuevas organizaciones que si bien no divergen en lo ideológico, no comparten los puntos de vista de la CN en cuanto a la apreciación de situación y metodología a emplear para el accionar –”militarismo”–; otra causa de las disidencias y escisiones la constituyen la falta de “democracia interna” y “elitismo” reinante en el seno de la banda.
Objetivos
El objetivo final, como ya se dijo, es la toma de poder; el medio para ello, el desarrollo de una guerra integral en la que todas las formas de lucha son viables, desde el accionar armado hasta el político en forma legal.En el marco interno, para el logro de éste, se fijan los siguientes:
Políticos
a) Lograr el estallido de un conflicto social que, por su envergadura, obligue a los oficiales superiores de las FF.AA. cuestionar el proyecto económico en desarrollo por la JM y PEN. la BDT estima que esto produciría una crisis en el seno de las FF.AA. que afectaría al PEN y desembocaría en una apertura política.
b) Dada esta situación, expandir sus fuerzas en el ámbito político y sindical mediante:
(1) Promover la organización de movilizaciones sindicales en oposición al plan económico del gobierno; lograr los contactos necesarios; reivindicar para la BDT todas las movilizaciones sociales que en este sentido se provocan.
(2) Liderar el conjunto de los sectores que se oponen a la acción del gobierno; al PRN, plan económico, diálogo político, por ejemplo, para ello incrementarían los contactos ya realizados fortaleciéndolos, en sectores políticos (dentro y fuera del peronismo), sindicales, religiosos y de solidaridad.
(3) Concretar un “frente amplio de oposición” consecuente de lo precedente, tendiente a lograr:
- Elecciones libres.
- Libertad de los presos políticos.
- Garantías para el retorno de los exiliados.
- Libre sindicalización.
- Destino de los desaparecidos.
Militares
El accionar armado de la BDT continúa con centro de gravedad en el equipo económico y personalidades del quehacer financiero y agropecuario (“oligarquía terrateniente”). Para ello se habían determinado los siguientes blancos para el año en curso:
- Miembros del equipo económico.
- Dr. Nicklelson (antes de finalizar el primer semestre).
- Dr. Cantilo.
- Sr. Pirán, presidente de la SRA.
Contactos efectuados
Como medio para lograr sus objetivos políticos antes enunciados, la BDT ha efectuado contactos con personalidades vinculadas al espectro político (dentro del peronismo y fuera de él), sindical, eclesiástico, empresarial y demás ámbitos del quehacer nacional.
3) Debe llegarse a un acuerdo a alto nivel con las figuras de mayor prestigio de todos los sectores, para lograr un “definitivo despegue y probabilidades ciertas de una Argentina potencia”.
4) Consecuente con lo anterior, en su contenido debe dejar explicitado planes de gobierno que profundicen en cuanto a lo económico, político, militar y social, de manera que logre el apoyo necesario para el acceso al poder de la BDT en dos supuestos:
a) Como minoría: en este caso cedería posiciones negociando.
b) Como mayoría: liderando un frente hegemónico; sin dar lugar a negociaciones, se expropiarían todos los bienes de la “oligarquía agroindustrial” y de sectores financieros ligados a ésta.
Crisis interna
La actual crisis interna por la que pasa la BDT data de antiguo en lo referente a la disidencia del DT (NL) Rodolfo Galimberti (NG) “Benja” o “Loco Alejandro”. Este DT, mientras tenía el aval del Gral. Perón, es aprovechado por la CN, dada su representatividad política para mantener el contacto y es quien propone a éste la creación de los “grupos especiales”, llamados “formaciones especiales” por Perón. Es a través de Galimberti que la BDT inicia la ruptura con aquél. Por manifestaciones de DDTT se sabe que Galimberti había tomado conciencia de que fue utilizado para sus propios fines por ambas partes (BDT-Perón), lo que le restó representatividad.
Especialmente en 1975, cuando acentúa sus críticas a la CN, cuestiona sobre todo la falta de una definición política clara y la orientación “militarista” que se le imprime a la BDT la que, por otra parte, no ha contado con estructuras como para que se desenvuelva efectivamente el DT Galimberti.
Esa definición “por lo militar” antepuesta a lo político, hizo que tratara siempre de “manejarse por su cuenta” y que otros disconformes se alejaran, como ocurriera en 1977 con los DDTT (NL) Pedro Ismael Rivas (NG) “Pancho” y (NL) José Raúl Melchor Magarios (NG) “Gordo Kuki”.
Con respecto al “Movimiento Montonero 17 de Octubre” (MM-17), no existen antecedentes de tan larga data. Lo de Galimberti es el fin de un largo proceso, lleno de frustraciones y resentimientos. En cambio, el “MM-17” sería el resultado de un disconformismo de militantes, que comienza a evidenciarse a partir del último trimestre de 1978. Este estado de crisis se agudiza en los primeros meses del año en curso a raíz de los resultados de la “contraofensiva”: pérdidas sufridas, falta de información veraz sobre las mismas y una evaluación incorrecta de la situación por parte de la CN.”

Compartir: 

Twitter
 

Mario Eduardo Firmenich y Fernando Vaca Narvaja con el líder de la OLP, Yasser Arafat.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.