EL PAIS

La Cámara de Casación confirmó la condena contra el Turco Julián

El represor había recibido 25 años por la desaparición del matrimonio Poblete. Fue la primera sentencia luego de la anulación de las leyes de impunidad. El fallo quedó firme.

 Por Victoria Ginzberg

La Cámara de Casación confirmó la sentencia a 25 años de prisión contra el ex suboficial de la Policía Federal Julio Simón, alias el Turco Julián. El represor fue considerado responsable de los secuestros de José Poblete y Gertrudis Hlaczik, las torturas a las que fueron sometidos y el ocultamiento de su hija, Claudia Victoria. Con esta resolución queda firme la primera condena por secuestros y torturas durante la última dictadura dictada luego de la anulación de las leyes de punto final y obediencia debida.

El fallo de Casación, firmado el martes pasado, rechaza el planteo que hizo la defensa del represor, quien había reclamado que se aplicara la prescripción y la obediencia debida. Además, había pedido que se bajara el monto de la pena. La Sala I de la Cámara de Casación –integrada esta vez por Raúl Madueño, Liliana Elena Catucci y Amelia Berraz de Vidal– negó todos los recursos de Simón y ratificó por unanimidad la sentencia dictada por el Tribunal Oral Federal 5 en agosto del año pasado.

En el escrito, los jueces hicieron mención al fallo de la Corte Suprema que en este mismo caso convalidó la anulación de las leyes de punto final y obediencia debida y que confirmó la imprescriptibilidad de los delitos de lesa humanidad en el caso del ex agente pinochetista Arancibia Clavel. Así, reconocieron que la desaparición del matrimonio Poblete es crimen de ese tipo.

José Poblete, Gertrudis Hlaczik y su beba Claudia Victoria Poblete fueron secuestrados el 28 de noviembre de 1978 y llevados al centro clandestino de detención El Olimpo, en Floresta. El año pasado, el Turco Julián fue condenado a 25 años de prisión por este hecho. Fue la primera sentencia después de la anulación de las leyes de punto final y obediencia debida. El tribunal consideró que el hecho había sido “doblemente agravado” porque el represor había sido funcionario público y porque el secuestro duró más de un mes. También culpó a Simón por “imposición de tormentos agravados por ejecutarse en perjuicio de perseguidos políticos” y por el “ocultamiento” de Claudia Victoria, la hija del matrimonio Poblete, aunque no por su secuestro. Además, le impusieron una inhabilitación absoluta y perpetua. Todo esto fue ratificado por Madueño, Catucci y Berraz de Vidal. “El juicio seguido a Simón fue contundente, de manera que la Sala I debía seguir el camino trazado por la Corte Suprema en el histórico pronunciamiento de 2005”, señaló Gastón Chillier, director ejecutivo del CELS, organismo que fue querellante en el proceso a través de la abogada Carolina Varsky. La familia Poblete estuvo representada por Alcira Ríos.

Berraz de Vidal, una de las juezas que firma el fallo, ya presentó su renuncia, que se hará efectiva desde el 1º de junio. La magistrada dio un paso al costado “para jubilarse” luego de los cuestionamientos a la Cámara de Casación por demorar las causas contra los represores de la última dictadura. Berraz de Vidal no estaba directamente mencionada en la denuncia que 61 familiares de desaparecidos y sobrevivientes hicieron al Consejo de la Magistratura porque se apartó de las causas de derechos humanos por su amistad con un militar acusado. Aun así, firmó esta resolución.

Compartir: 

Twitter
 

El represor Julio Simón, conocido como el Turco Julián, estuvo, entre otros centros, en El Olimpo.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.