EL PAIS › MANIFESTACION DE ESTUDIANTES PARA RECLAMAR POR LAS BECAS

Una multitud contra el recorte

Unos 1500 secundarios, junto a docentes, madres y padres de unas treinta escuelas porteñas, marcharon hacia la Jefatura de Gobierno y el Ministerio de Educación con la consigna “Contra el ajuste de Macri. Becas para el que las necesite”.

“La educación del pueblo no se vende, se defiende” cantaban unos 1500 estudiantes de treinta escuelas secundarias de la ciudad de Buenos Aires mientras marchaban ayer a la tarde hacia el Ministerio de Educación para reclamar por el recorte de casi el 50 por ciento en la cantidad de becas que año a año el gobierno otorga en concepto de ayuda escolar. Allí, luego de que la policía les negara el ingreso al edificio, improvisaron una mesa para demostrar que “hay una disposición al diálogo”, explicó Agustín, representante de la escuela Carlos Pellegrini. Sin embargo, ninguna autoridad porteña se acercó. “Pusimos de nuevo a (el jefe de Gobierno, Mauricio) Macri contra la pared. Y de nuevo volvió a huir”, sostuvo –desde la puerta del ministerio– Pocho, de la escuela María Claudia Falcone. Además de evaluar el resultado de la movilización, los chicos resolvieron levantar la toma de la mayoría de los colegios que permanecían bajo la medida –sigue en esa condición la Escuela de Cerámica– y acudir al Congreso de la Coordinadora de Escuelas Secundarias (CES), hoy a las 14, para definir los pasos a seguir.

La cita era a las 13 en la Plaza Congreso. Llegaron de a poco y prácticamente se confundían con los miles de personas que pasan por allí. De un instante a otro, el clima silencioso se convirtió en un bullicio ensordecedor, con la llegada de los alumnos de los colegios María Claudia Falcone, Fernando Fader y Nicolás Avellaneda.

Cerca de las 14, los grupos comenzaron a acomodarse en la línea de largada: la esquina de Hipólito Yrigoyen y Entre Ríos. Al frente de los casi 1500 cuerpos se posicionaron representantes de cada colegio sosteniendo una bandera que rezaba el mensaje de la protesta: “Contra el ajuste de Macri. Becas para el que las necesite”. A su lado se ubicó el grupo representante de madres y padres –a los que se sumaron las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora– con su propia bandera. “Estamos acá para acompañar la lucha de los estudiantes, nuestros hijos –remarcó Guillermo, papá de una alumna de la Escuela de Cerámica–. Nos preocupa que la política del Estado frente al reclamo sea no hacerse cargo y mirar para otro lado.”

El resto de los padres y madres se mezcló entre la masa de adolescentes, como también lo hicieron los profesores que acudieron a la movilización. Para Cecilia, docente de Economía, el recorte “forma parte de el proyecto privatista del gobierno actual, que busca desmantelar la escuela pública y favorecer la privada, algo totalmente coherente con el modelo de país que los dirigentes que están a cargo persiguen”. Se mantuvo al lado de sus alumnos hasta el final de la caminata y cantó con ellos sin preocuparse por las sanciones que podría llegar a recibir cuando el conflicto finalice. “Es ridículo que se apliquen sanciones por querer estudiar y por querer enseñar”, opinó.

Partieron a las 14.30. Marcharon a ritmo sostenido, al compás de su propia música y amparados por banderas que reflejaban a cada uno de los 30 colegios que participaron. A los que fueron protagonistas de la protesta durante la última semana se sumaron otros, como las Técnica Nº 1 (Otto Krause), 8 y 27; la escuela Homero Manzi, de Pompeya; el comercial Nº 26, las normales Nº 4, 5, 6, 7, 8 y 10, y los profesorados del Mariano Acosta, Joaquín V. González y el Nº 4, entre otros. Atrás asomaron las telas de la Fuba y del Frente Estudiantil Revolucionario.

El trazo de los aerosoles que plasmaron el reclamo de Becas ¡Ya! se convirtió en la estela que dejó la marcha a su paso y que no sólo tiñó las calles y veredas, sino también las paredes frontales de la Jefatura de Gobierno, donde hicieron la primera parada. Allí, las voces levantaron el tono. Como lo tenían previsto, enfilaron hacia el Ministerio de Educación. Algunos chicos que intentaron ingresar en el edificio –mientras las personas que habitualmente trabajan allí lo abandonaban– protagonizaron un forcejeo con la policía. Por un momento, los ánimos se crisparon, pero la calma volvió rápido. Mientras dos madres y representantes de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora ingresaron a negociar una reunión, los chicos volvieron al debate sobre “los pasos a seguir”.

“Queremos mostrar que no tienen disposición para el diálogo”, sostuvo Agustín. En uno de los bordes se ubicaron representantes de los treinta colegios presentes en la marcha, de cara al lugar destinado al ministro de Educación de la ciudad, Mariano Narodowski, lugar que quedó vacío durante toda la jornada. No hubo respuesta por parte de las autoridades, aunque para los chicos el resultado de la movilización fue “positivo”. En las calles de la ciudad escribieron otra consigna: “Los lápices siguen combatiendo”.

Informe: Ailín Bullentini.

Compartir: 

Twitter
 

Luego de la toma de trece escuelas llegó la movilización.
Imagen: Alejandro Elías
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.