SOCIEDAD › LAS MáXIMAS ACTUALES, DIEZ GRADOS MENORES AL PROMEDIO PARA ESTA éPOCA

El invierno de nunca acabar

En el área metropolitana hubo 9,6 grados de máxima, mientras que en varias zonas del país se registraron marcas por debajo de cero. En la costa atlántica un temporal provocó destrozos. Pronostican que hoy el clima empezará a mejorar y ascenderán las temperaturas.

Camperas, gorros, bufandas, guantes, ponchos... en septiembre. Cualquier abrigo vino bien ayer en buena parte del país para protegerse de las bajas temperaturas que se registraron. En el área metropolitana los termómetros marcaron 9,6 grados de máxima mientras que en la zona oeste del país se registraron marcas por debajo de los cero grados y en la región central, las máximas apenas alcanzaron los 12 grados. En la costa atlántica un temporal provocó en varias ciudades caída de árboles, carteles, cortes de luz y la suspensión de las clases en las escuelas. En Capital también hubo árboles y postes caídos por el viento.

Ignacio López Amorín, del Servicio Meteorológico Nacional, explicó que “las temperaturas máximas del área metropolitana de los últimos días son muy bajas para lo que es habitual para este mes” ya que “el promedio de temperatura máxima para el mes de septiembre es de 19,3 grados, es decir que actualmente las marcas térmicas tienen una desviación de casi 10 grados de lo habitual”.

El registro del lunes, de 9,6 grados de temperatura máxima, se convirtió en el duodécimo día con la máxima más baja de septiembre de toda la historia. El récord lo ostenta el 14 de septiembre de 1981, día en que se alcanzaron los 7°.

López Amorín explicó que “el desencadenante de este frío es la formación de un centro de baja presión en la República Oriental del Uruguay que está provocando lluvias, chaparrones y vientos intensos del sudoeste con ráfagas de hasta 70 kilómetros por hora en el Río de La Plata. La intensidad de estos vientos combinada con las bajas temperaturas provocan sensaciones térmicas muy bajas y despegadas de la temperatura absoluta”.

Durante el día de ayer, la costa atlántica, desde Mar del Plata hasta Mar del Tuyú, se vio azotada por un fuerte temporal de lluvia y viento. Las autoridades del Consejo Escolar del Partido de la Costa suspendieron todas las actividades escolares, en todos los niveles, en las ciudades del municipio.

En Mar del Plata hubo zonas anegadas, árboles caídos y algunas zonas con cortes de luz. En Villa Gesell, el vendaval derribó el cartel de bienvenida al municipio que está sobre la ruta y también derribó varios árboles.

En tanto, en Pinamar la lluvia y los vientos de 70 Kilómetros provocaron la caída de cables de alumbrado público y cortes de luz, voladuras de techos y caída de árboles. El jefe de bomberos, Luis María Barbieri, explicó que unas cien personas trabajaron para resguardar a los vecinos y prevenirlos de las posibles nuevas caídas de árboles y carteles.

Mientras, en la Puna jujeña los automovilistas debían circular con precaución por la presencia de hielo en las rutas, muchas casas amanecieron ayer con el agua de las cañerías congelada. Los termómetros marcaban -2º en La Quiaca y en Abra Pampa, en tanto que en Oratorio bajó hasta -5º.

En San Juan las bajas temperaturas que se produjeron durante la noche sumada a una “helada” durante la mañana produjeron inconvenientes en los cultivos de uvas y frutales. También se informó que en las zonas más altas del interior provincial hubo nevadas.

Otro tanto ocurrió en Mendoza, donde los productores mendocinos advirtieron daños en cultivos, especialmente las ciruelas y duraznos.

En la localidad de San Carlos, centro de Mendoza, la temperatura descendió a los -6,6 grados.

El meteorólogo López Amorín pronosticó que “estas condiciones ventosas y de inestabilidad en el sur de Entre Ríos, noreste de Buenos Aires y la región central van a empezar a mejorar en las primeras horas cuando este centro de baja presión se desplace hacia el Mar Argentino y permita disminuir la intensidad de los vientos y mejorar las condiciones climáticas”. Y mañana comenzará a instalarse un “sistema de alta presión que dominará el centro y norte del país provocando cielo poco nuboso en todo el área de cobertura, con vientos leves del sector norte y noroeste y un marcado ascenso en las temperaturas”. Para el viernes, se anuncian unos 23 grados de máxima para el área metropolitana.

Compartir: 

Twitter
 

Un árbol caído sobre un auto en Guardia Vieja y Medrano, en el barrio de Almagro.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.