cash

Domingo, 25 de noviembre de 2007

DISPAR EVOLUCION DE LOS DEPOSITOS A PLAZO EN DOLARES Y EN PESOS

El temor es el consejero

Las colocaciones en dólares aumentaron cuando la crisis internacional era más fuerte y antes de las elecciones. Ahora, con un escenario un poco más tranquilo, crecen los depósitos en moneda doméstica.

 Por Claudio Zlotnik

En las últimas dos semanas algunas variables financieras locales se fueron normalizando. Bajaron las tasas de interés, se recompuso la liquidez de los bancos, en la Bolsa mejoraron las acciones empresarias y el Banco Central volvió a registrar un nivel record de sus reservas. Desapareció el temor a una escapada del dólar. Excepto los títulos de la deuda pública, que son la oveja negra. Esos papeles continúan desvalorizados por la aversión al riesgo de los operadores y por la crisis en el Indec. Y hay otra variable financiera que estaba planchada, y que recién en las últimas semanas mostró una incipiente recuperación: los depósitos a plazo fijo en pesos del sector privado.

Las colocaciones a plazo habían tocado un máximo de 52.700 millones de pesos hacia fines de julio último, cuando explotó la crisis en los mercados. Desde ese momento se notó una fuga de depósitos, a pesar de que los bancos intentaron retener ahorristas subiendo los rendimientos. A partir de entonces hubo un salto en la demanda de dólares, tanto por parte de empresas y bancos como de público minorista.

Los plazos fijos alcanzaron un máximo de 52.700 millones de pesos en julio. Todavía no se recuperaron: hoy suman 51.400 millones. Foto: Guadalupe Lombardo.

El peor momento tuvo lugar durante octubre, cuando el stock de plazos fijos del sector privado bajó a 50.400 millones de pesos. La caída total había alcanzado a 2300 millones. Los banqueros aprovecharon esta situación para ajustar los costos de sus créditos. Argumentaron que como los créditos crecían a un ritmo muy fuerte mientras que los depósitos retrocedían no tenían otra opción que elevar las tasas de interés.

Distinto era el panorama con las colocaciones dolarizadas. Dejaron la estabilidad de los últimos años y comenzaron a crecer a un ritmo mayor. Cuando estalló la crisis, los plazos fijos en moneda dura se encontraban en 3170 millones de dólares. Dos meses después ya se situaban en 3700 millones. En las últimas semanas, la expansión se moderó. En el último mes hubo un salto de 250 millones de dólares y ahora rondan los 3900 millones. En cuatro meses, las colocaciones en billetes verdes subieron un 23 por ciento (730 millones de dólares).

La caída de los depósitos en pesos coincide con la expansión de los ahorros dolarizados. La recuperación de los plazos fijos en moneda local es incipiente. El mes pasado se estabilizó el stock de depósitos. La mejora se reinició a comienzos de noviembre. En dos semanas (últimos datos del Banco Central), la suba alcanzó a unos 862 millones de pesos. Ya están en 51.577 millones de pesos.

De todas maneras, será difícil que se iguale la performance de la primera parte del año. Un informe que acaba de publicar el Departamento de Investigaciones del IAEF dio cuenta de que la expansión de depósitos del primer semestre resultó del 12,7 por ciento. El objetivo de los banqueros es que 2007 termine con un nivel algo superior al que mostraba antes de la crisis, que era de 52.700 millones. De no mediar una profundización de la crisis en los mercados, continuará la recuperación de los depósitos. Y a los banqueros se les acabará la excusa para mantener altas las tasas de sus créditos.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.