cash

Domingo, 1 de septiembre de 2002

POLéMICA

“Modernizar la estructura tributaria”

Por Maximiliano Fernandez * y Pablo San Martin **
* CEO Red Alternativa.
** Socio del Estudio San Martín Suárez & Asoc.

La venta de Pérez Companc a Petrobras ha despertado un debate acerca de la necesidad o no de impedir la operación. Una sensación compartida por gran parte de la comunidad es la de estar perdiendo algo valioso. Es interesante mencionar que si esta venta fuese de una compañía similar en EE.UU., el 20 por ciento de las ganancias de los actuales accionistas por la venta irían a parar a las arcas del fisco. Si en cambio esa compañía fuese francesa, el fisco obtendría hasta el 26 por ciento de esas mismas ganancias de capital o un 40 por ciento si fuera inglesa.
Si por la venta de Pérez el fisco argentino recibiese varios cientos de millones de dólares, ¿no habría una sensación de jolgorio parecida a la que sienten los dueños vendedores? No se sentiría un profundo agradecimiento hacia aquellos que crearon semejante riqueza y lograron una exitosa venta gracias a la cual el Estado recibirá fondos para asistir, por ejemplo, a los más necesitados, mantener escuelas, hospitales.
¿Importaría saber si los dueños son argentinos nativos, residentes o extranjeros? Seguramente menos, sabiendo que sin importar quién sea el dueño, el fisco recibirá gran parte de la riqueza generada. Pero los legisladores y el propio Poder Ejecutivo siguen sin hablar de la urgencia de modernizar la estructura impositiva. La misma situación fiscal de emergencia que obliga a los legisladores a aprobar un nivel de IVA del 21 por ciento, inclusive del 27 por ciento, no los obliga en cambio, a aumentar la alícuota máxima del Impuesto a las Ganancias (hoy 35 por ciento) a los niveles franceses (58), alemanes (56), australianos (48) o al menos estadounidenses (40).
¿Por qué la misma situación que obliga a los legisladores a aprobar un impuesto al consumo sobre los combustibles no los induce a gravar en el Impuesto a las Ganancias a los dividendos, como sí lo hace EE.UU.? ¿Por qué no incluir también en el Impuesto a las Ganancias las herencias, como ocurre en EE.UU. y es defendido como justo por empresarios e inversores millonarios como Bill Gates, George Soros o Warren Buffet? ¿Por qué no aplicar impuesto a las Ganancias de Capital generalizándolo a las personas físicas, como ocurre en EE.UU., Francia e Inglaterra?
Mas allá de cuánto se invierta en escuelas y cuánto se gaste en champagne, nadie duda que una República que aspire a ser justa, debe financiar el sostén de su Estado principalmente con quienes más ganan, o al menos con quienes algo ganan. Esto no sólo es un principio justo y de interés para las mayorías, sino que es un principio básico de interés aun para los propios privilegiados aunque se vieran “penalizados” en lo inmediato por mayores impuestos. Qué empresario no cambiaría una mayor alícuota de Ganancia o a la Herencia, a cambio de vivir en un país con consumidores ávidos de consumir, con un Estado que no mendigue dinero ni deba financiarse con tasas obscenas.
Cuando el Estado se financia con IVA, deuda y emisión en lugar de financiarse con quienes han sido exitosos, no sólo aumenta el número de personas por debajo de la línea de pobreza sino que destruye las fuentes de riqueza de aquellos exitosos a quienes intenta salvaguardar. El primer paso de aumentar la presión tributaria no lo pueden dar quienes deberán pagar. Ese camino debe ser iniciado por el Estado.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.