cash

Domingo, 15 de junio de 2008

EL AMBICIOSO PLAN DE BIOCOMBUSTIBLES DEL SOCIO MAYOR DEL MERCOSUR

El modelo brasileño

El gobierno de Lula se ha convertido en uno de los principales impulsores y también defensores del desarrollo del biocombustible. Su estrategia de expansión ha recibido críticas y elogios.

 Por Federico Bernal

Rodrigo A. Rodrigues es coordinador de la Comisión Ejecutiva Interministerial de Biodiesel de Brasil. En diálogo con Cash explicó el proceso que llevó al vecino país a asumir como política estratégica la producción de biocombustibles.

¿Cuándo comenzaron con el bioetanol? ¿Y cuándo con el biodiesel?

–El uso del etanol en Brasil se inició en 1976, como alternativa a la crisis del petróleo de 1973, considerando que en ese momento dependíamos del petróleo importado. El etanol ha sido introducido como reemplazo a la gasolina en vehículos livianos, destinando el diesel importado para vehículos pesados: camiones, ómnibus urbanos, máquinas e implementos agrícolas. En tanto, el biodiesel ha sido introducido en 2005 en un contexto completamente distinto. Brasil alcanzó la autosuficiencia en petróleo, sin crisis energética o de abastecimiento y con reservas crecientes. La promoción de la seguridad energética, con diversificación de las fuentes y aprovechamiento de las externalidades positivas del biodiesel justificaron su introducción en la matriz energética.

¿Por qué el Foro Internacional de los Biocombustibles logró denominar a los biocombustibles como commodities, si para Brasil el desarrollo de estos combustibles constituye un elemento de inclusión social y de disminución de las diferencias regionales?

–Sólo el mercado interno para los biocombustibles, sea de etanol o de biodiesel, justifica la promoción de las externalidades positivas, como la reducción de las emisiones en los grandes centros urbanos y la generación de empleo y renta en el campo. La expansión de la producción de caña de azúcar y de etanol en Brasil apuntan esencialmente a atender al mercado doméstico, con el vertiginoso crecimiento de la flota de vehículos. Sin embargo, el gobierno brasileño entiende que las externalidades positivas de los biocombustibles pueden beneficiar a otros países. La formación de mercados internacionales para los biocombustibles requiere de armonización de normas y estándares, precios de referencia, mercados o regiones productoras que sean parámetros para las especificaciones y precios. Brasil cree que todos ganan con la institucionalización de los mercados internacionales para los biocombustibles.

¿Cuáles son las materias primas más utilizadas para la elaboración de biocombustibles?

–La caña de azúcar constituye la materia prima utilizada en la producción de etanol. En la producción de biodiesel se utiliza la soja (cerca de 80 por ciento), mamona o ricino (10 por ciento), grasa animal, palma (hoja de palmera) o dendê (fruto de palmera), girasol y algodón (10 por ciento). Todavía el biodiesel puede ser producido también con el pino manso o jatropha curcas, babaçu (otro tipo de palmera), nabo forrajero, para las que todavía no hay escala de producción suficiente. El productor de biodiesel tiene la libertad para elegir producir con la materia prima que prefiera o que le parezca conveniente. El biodiesel está siendo producido esencialmente de la soja porque se trata de la materia prima con volumen suficiente y disponible. Sin embargo, otros cultivos como ricino, palma y jatropha curcas están en procesamiento y se espera que, con el tiempo, dado el mayor rendimiento de aceite por hectárea, esas otras alternativas reemplacen la soja, a medida que se produzcan volúmenes suficientes para atender la demanda local de biodiesel.

¿Qué mecanismos utiliza Brasil para pasar de la soja a otros cultivos más rendidores en cuanto a la producción de biodiesel?

–En la región sur de Brasil, que comprende los estados de Río Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná, la participación de la agricultura familiar en la producción de soja es significativa: cerca de 30 por ciento del volumen total producido. Aun en la región Centro-Oeste, la mayor productora e intensamente mecanizada, hay participación de la agricultura familiar contratada como proveedora de materias primas para la producción de biodiesel. Los objetivos sociales del Programa Nacional de Producción y Uso del Biodiesel son la inserción de la agricultura familiar, independientemente del tipo de oleaginosa. Teniendo en cuenta el rendimiento medio de aceite por hectárea, que con la soja es muy limitado, alrededor de 540 kg/ha, otras alternativas son más prometedoras en el mediano y largo plazo, como la palma, con rendimiento de 4000 kg/ha, la mamona o ricino, con 705 kg/ha y el girasol, con 630 kg/ha. El biodiesel se trata sólo de un subproducto de la soja, cuya producción es estimulada por la demanda de salvado y óleo refinado. Sin embargo, la soja actualmente está disponible en gran volumen, por ende, derivando su utilización para la producción del biodiesel. A medida que los estímulos agrícolas estimulen la producción de otros cultivos más productivos en términos de rendimiento de aceite por hectárea, la soja va a ser gradualmente reemplazada como materia prima para la producción de biodiesel.

¿Qué volumen de biocombustibles Brasil exportó en 2007 y cuánto prevé exportar en los próximos años?

–En la actualidad, la producción de etanol y biodiesel es toda privada. De todas maneras, el Estado a través de Petrobras está implantando 3 unidades productoras de biodiesel, de capacidad mediana cada una (57 mil m3/año cada una), previstas para entrar en funcionamiento en el segundo semestre de 2008. En 2007 se exportaron 3,5 billones de litros de etanol. No hubo exportación de biodiesel. En 2008 se proyecta una exportación de 4 billones de litros de etanol, no hay previsión de exportación significativa del biodiesel. Brasil se prepara para, hasta 2010, elevar la capacidad de exportación de bioetanol a 8 millones de m3/año.

¿Cómo protegen al pequeño y mediano productor de la competencia de las cuatro grandes empresas (Agropalma, Brasil Ecodiesel, Granol, Soyminas) del sector, las cerealeras y los grandes terratenientes?

–En la producción de etanol existen en la actualidad 355 usinas, con una capacidad instalada de producción de 22,5 millones de m3/año. Aunque existen grandes productores, como Cosan, la producción no se encuentra concentrada. En el caso del biodiesel, actualmente existen 52 unidades productoras autorizadas, con una capacidad instalada de producción de 1,7 millón de m3/año. La producción está igualmente desconcentrada. Agropalma y Soyminas no son grandes productores de biodiesel y tienen una capacidad instalada muy reducida. Brasil Ecodiesel y Granol son productores importantes pero detentan porciones de mercado que permiten espacio para otros actores. La cuestión esencial para la inserción de la agricultura familiar no está en la etapa industrial del biodiesel, pero sí en el suministro de materias primas para su producción.

Compartir: 

Twitter
 

“La producción de etanol y biodiesel es toda privada”, explica Rodrigo A. Rodrigues.
Imagen: AFP

Claves

“El uso del etanol en Brasil se inició en 1976, como alternativa a la crisis del petróleo de 1973.”

“El biodiesel ha sido introducido en 2005 en un contexto completamente distinto. Brasil alcanzó la autosuficiencia en petróleo.”

“La promoción de la seguridad energética, con diversificación de las fuentes, justificaron su introducción en la matriz energética.”

“La expansión de la producción de caña de azúcar y de etanol en Brasil apuntan esencialmente a atender al mercado doméstico.”

“El biodiesel está siendo producido esencialmente de la soja porque se trata de la materia prima con volumen suficiente y disponible.”

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.