cash

Domingo, 19 de octubre de 2008

PRODUCTORES, VACUNACION CONTRA LA AFTOSA Y LAS EXPORTACIONES

El cerco sanitario

Jorge Amaya, presidente del Senasa, señala que la Argentina es el país en mejores condiciones sanitarias de Latinoamérica.

 Por Roberto Navarro

Jorge Amaya es veterinario y preside el Senasa desde septiembre de 2003. Fue secretario de Agricultura en Santa Cruz en la década del ochenta. La mayor parte de su carrera la hizo en el INTA. En diálogo con Cash afirmó que “por el lobby de los productores, la legislación nacional sólo obliga a vacunar al ganado contra la aftosa” y no cuida a los animales de otras enfermedades que pueden ser dañinas, incluso para las personas. Quiere cambiar la legislación para multar fuertemente a los que no cumplan con una sanidad responsable.

¿Cuáles son los problemas sanitarios más serios que enfrenta el Senasa?

–Lo importante es que los productores vean que tenemos un servicio que funciona bien y está capacitado. Porque todos saben que cualquier enfermedad nos deja afuera del mercado. Lo que todos miran es cuán eficiente es el servicio para responder ante una emergencia. Porque Senasa, en principio, fue creado por una demanda: aparece la aftosa, y si no se hacía algo con respecto a la enfermedad, no nos compraban. Ibamos detrás de la demanda y eso hizo que el Senasa fuera más importante para trabajar sobre las exportaciones que para trabajar sobre el mercado interno. Y así nacimos con un pecado de origen que estamos tratando de modificar. Porque los principales responsables de los problemas sanitarios del campo son los productores, no el Senasa.

¿Cuáles son esos problemas sanitarios?

–El sistema es obligatorio para la vacunación contra la aftosa, que es un gran problema en el mundo. Entonces todos se desesperan por evitar un problema con las exportaciones. Yo no soy un enamorado de lo que estamos haciendo, pero hay una ley de aftosa, que se votó, y trabajo con lo que hay. Pero no hay ley para la tuberculosis ni para otras enfermedades. Sí hay programas que “obligan” a hacer una cantidad de acciones, pero no es lo mismo un programa que una ley. Esto da para hacer una descripción de qué es lo que hemos hecho y cómo lo político ha influido en la estructura del sistema, o cómo el sistema ha respondido a ciertos intereses más que a otros. Es decir, hubo un lobby agroexportador que obligó a vacunar contra la única enfermedad que les preocupaba.

¿Esa situación va a cambiar?

–Estamos trabajando. Acá si algo sucede es culpa del Estado, no del que produce. En otros países el primer responsable es el que produce, y luego el Estado porque no controló, pero primero le cortan la cabeza al que produce. Hay que cambiar normativas y hacia eso vamos. Estamos trabajando en la reestructuración de nuestras normas. Vamos a poner las cosas en su lugar. Porque el Estado no puede tener una persona en cada uno de los campos que existen. Si un productor tiene un problema de aftosa es porque no vacunó. Entonces lo multo y lo multo fuerte. Eso que no hemos hecho, tenemos que empezar a hacerlo. En este momento estamos trabajando con un grupo, con aportes de la Unión Europea, para trabajar en todas las normativas.

Mayores obligaciones para los productores van a significar más controles del Senasa. ¿Está preparado el ente para realizarlos?

–Sí, en 2003 teníamos 130 millones de pesos de presupuesto, este año tuvimos 530 millones y el año que viene vamos a tener 650 millones de pesos. Además, Senasa estaba altamente centralizado, todo se decidía en Buenos Aires. Ahora tenemos 14 regiones en todo el país, en cada una hay un director regional que decide en cada lugar todo lo que tenga que ver con el organismo. Esto fue un paso muy grande y fuerte en un país tan grande como el nuestro. Las normativas sí tienen que ser centrales. Pero cada región tiene características socioeconómicas diferentes. No es lo mismo una normativa en Formosa que en Santa Cruz.

¿Qué nivel de seguridad hay de que no vuelva la aftosa?

–Argentina es el país en mejores condiciones sanitarias de Latinoamérica. La seguridad la da el trabajo que estamos haciendo en las fronteras. Eso se había descuidado. El último caso, que se dio en Corrientes, lo avisamos nosotros. Así nos ganamos el respeto internacional y por eso no perdimos mercados. Hoy tenemos un cerco sanitario en todas las fronteras peligrosas que nos protege. Igual, siempre estamos atentos.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.