cash

Domingo, 24 de julio de 2011

PERSPECTIVAS DE LA ECONOMIA MUNDIAL DEL EIU

“El riesgo de una caída aumenta”

 Por Marcelo Justo

Desde Londres

En el actual panorama económico global es difícil encontrar pronósticos optimistas. El informe del Economist Intelligence Unit (EIU) no es una excepción, la unidad de investigación del semanario The Economist afirma que “nuestra evaluación es que el actual retroceso en el crecimiento será temporario”. “Esperamos una caída de los precios del petróleo en la segunda mitad del año y una normalización paulatina de las perturbaciones que generó el desastre natural en Japón. Dicho esto, el riesgo de una sostenida caída de la economía mundial está aumentando”, señaló a Cash el director de análisis de riesgo país del EIU, John Bowler.

¿De qué va a depender que la balanza se incline hacia uno u otro lado?

–En este momento la crisis más peligrosa y cercana es la del euro. Italia ha anunciado medidas para contener la crisis. El éxito de estas medidas va a ser fundamental para contener la crisis, porque si ésta se extiende a Italia y España, las cifras en juegos son astronómicas en comparación con lo que ha sucedido hasta ahora. Estados Unidos es otro foco preocupante. Tiene que resolver la impasse actual en el Congreso en torno al tema presupuestario. En el caso de China, el problema es que puedan calibrar con precisión un ajuste monetario que controle la inflación y no comprometa su crecimiento con el impacto que esto puede tener para la economía mundial. Desde octubre han intervenido cinco veces en las tasas de interés y la inflación sigue aumentando.

¿Estima que hay una falta de imaginación y liderazgo para salir de la crisis?

–Se ha criticado mucho a los líderes europeos, pero lo cierto es que han tenido que enfrentar una situación muy difícil. Todos los problemas que están saltando ahora se acumularon durante una década de dinero fácil y estimulación crediticia y la verdad es que no es muy claro cuál es la mejor salida a una crisis que ha expuesto fisuras de base del proyecto de la Eurozona, como la falta de convergencia económica de distintos países.

Pero el tiempo se está agotando y el gran temor de muchos es que esto produzca una crisis sistémica financiera.

–Es cierto que en términos de asumir el riesgo, los bancos deberían cargar sobre sus espaldas con parte del costo de esta crisis porque no es justo que todo recaiga sobre el contribuyente europeo. Al mismo tiempo, hay un temor a una repetición del fenómeno Lehman Brothers cuando el gobierno dejó caer a esta institución y desató el pánico a nivel global. Pero creo que se está avanzando hacia una situación en la que se empieza a aceptar que el sector privado tendrá pérdidas, pero de un modo controlado.

En otras épocas el riesgo venía de las zonas periféricas. Hoy está concentrado en los países centrales.

–Es cierto. El mercado de deuda italiano es el tercero a nivel mundial. Estamos hablando de dos billones de dólares. Si uno lo compara con un país como Argentina, que protagonizó el más importante default de la historia, la diferencia es clara. El default de Argentina no tuvo un impacto a nivel mundial porque en términos de montos era menos del 10 por ciento del mercado de deuda de Italia, así que fue absorbido con bastante facilidad por los mercados financieros globales. Hoy hay preocupación por la solvencia de varios países desarrollados.

¿Cuál es su evaluación del riesgo en Argentina?

–Desde el default y la devaluación Argentina logró recuperarse y tener un crecimiento notable. Es cierto que Argentina desafió las predicciones de muchos al crecer sostenidamente en base a una política económica heterodoxa. El hecho de ser persona non grata en los mercados financieros la insuló respecto de la crisis financiera posterior. Pero si hay un estallido, si el euro entra en crisis, esta insulación no será suficiente

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared