cash

Domingo, 30 de junio de 2013

CRECIMIENTO Y TIPO DE CAMBIO

Misterioso optimismo

 Por Diego Rubinzal

La apreciación del tipo de cambio explicaría, para algunos economistas, la desaceleración económica argentina. El presidente del Banco Ciudad, Federico Sturzenegger, manifestó que “el tipo de cambio tiene que volver a generar rentabilidad para que las empresas exportadoras puedan salir a contratar”. El economista del PRO estimó un atraso cambiario del 30 al 40 por ciento. El intenso crecimiento económico de la era kirchnerista, de acuerdo con esa visión, estaría ligado a la vigencia de un tipo de cambio real competitivo (TCRC). La reactivación económica habría sido consecuencia del efecto expansivo generado por el canal comercial. Así, el crecimiento de la demanda agregada sería resultado del aumento de las exportaciones netas. Sin embargo, las características estructurales de las economías periféricas obstaculizan la operación de ese “efecto precio”. Eso se debe a que la mayoría de las importaciones no resultan sustituibles –por lo menos en el corto plazo– porque se trata de bienes (de capital, insumos, combustibles) esenciales para sostener la marcha de la economía. A su vez, las exportaciones tampoco repuntan ante moderadas modificaciones del tipo de cambio. Por otra parte, el canal comercial es solamente uno de los componentes de la demanda agregada. Esa demanda está compuesta por la suma del consumo privado, la inversión, el gasto público y las exportaciones netas (exportaciones menos importaciones).

Los datos empíricos revelan que, en el caso argentino, la devaluación genera efectos contractivos en la economía.

Los economistas Fabián Amico y Alejandro Fiorito sostienen en El misterioso optimismo sobre la relación tipo de cambio y crecimiento que “la sensibilidad del comercio exterior (exportaciones e importaciones) a las variaciones del TCR es muy pequeña. Sin embargo, el efecto inflacionario y regresivo sobre la distribución (caída del salario real) es mucho más poderoso y por ende el resultado global de la devaluación es claramente recesivo. Peor aún cuando el ajuste cambiario viene acompañado de una mayor ‘austeridad’ fiscal. La contracción del nivel de actividad económica, finalmente, produce una retracción global de la inversión, consolidando el efecto contractivo”.

La “resolución” del desequilibrio externo es realizada de manera recesiva. Las menores importaciones, provocadas por la contracción económica, tornan positivo el saldo comercial. Lo antedicho no implica desconocer la importancia del tipo de cambio en la dinámica económica. “Pero esto es muy diferente de postular una relación general (positiva) entre TCR y crecimiento: más bien se trata de que el uso de la política cambiaria apuntada a mejorar la sustentabilidad externa sea lo suficiente refinado y sutil como para no perjudicar el mercado interno (y los salarios reales), verdadero motor del crecimiento argentino. En suma, una devaluación ‘horizontal’ (sin ninguna clase de diferenciación cambiaria o de compensaciones) produce una mejora de la rentabilidad de los exportadores, un efecto muy pequeño (o nulo) en las cantidades exportadas y una segura contracción del nivel de actividad”, sostienen Amico y Fiorito.

La expansión económica post-convertibilidad estuvo ligada al fortalecimiento de la demanda doméstica vía la recuperación de los ingresos populares y la expansión fiscal. La administración del tipo de cambio (devaluaciones compensadas con retenciones y subsidios) acompañó esa estrategia gubernamental. El desequilibrio estructural externo requiere de la elaboración de políticas industriales específicas. En ese marco, la política cambiaria debería acompañar esa estrategia de desarrollo. Eso requiere el involucramiento del “Estado en las arduas tareas de inducir la sustitución selectiva de importaciones, la diversificación de las exportaciones, la modernización de la infraestructura y las políticas que induzcan el cambio estructural y tecnológico, en un marco de crecimiento alto y sostenido. No podemos confiar la consecución de estas grandes metas a la performance de una sola variable”, concluyen Amico y Fiorito

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.