cash

Domingo, 8 de junio de 2014

EL ORO Y LAS RELACIONES EXTERNAS

“Los mercantilistas”

 Por Andrés Asiain y Lorena Putero

El mercantilismo fue la corriente de ideas económicas predominantes en Europa durante la etapa de conformación de algunos de sus principales Estados nacionales (siglos XV-XVIII). La Francia del rey Luis XIV se destacó por el impulso a esas doctrinas que pregonaba el ministro Jean-Baptiste Colbert. También Inglaterra hasta alcanzar su consolidación como potencia en el siglo XVIII practicó las políticas económicas que se conocen como mercantilistas. A partir de allí, la doctrina dominante inglesa viró al liberalismo clásico de los escoceses David Hume y Adam Smith, quienes se constituyeron como los principales críticos de la escuela mercantil a la que atribuían una irracional adoración por el oro.

El mercantilismo ponía como centro del interés de la economía nacional obtener un saldo positivo en sus cuentas externas. Prohibiciones de exportar oro, obligaciones a las empresas de exportar para importar y acuerdos comerciales nacionales balanceados no constituyen ideas originales de un ex secretario de Comercio del kirchnerismo, sino que conformaban el ABC de la política económica europea de hace unos siglos. También constituían parte de las prácticas mercantilistas el fomento de la marina mercante y las compañías comerciales, el desarrollo industrial a través del proteccionismo, la atracción de mano de obra calificada y de desarrollos tecnológicos, y hasta la generación de empresas productivas de propiedad estatal.

Ese conjunto de prácticas intervencionistas fue criticado posteriormente por la escuela clásica. Una de las más famosas críticas fue realizada por David Hume al desarrollar su teoría flujo-especie de ajuste de las cuentas externas de una nación. Según dicha teoría, un país con saldo favorable en sus cuentas externas, al recibir oro desde el exterior, sufriría una presión inflacionaria interna por exceso de medios de pagos. La consecuente pérdida de competitividad terminaría disminuyendo sus ventas externas e incrementando las compras de productos del exterior, hasta perder el superávit comercial inicial. La doctrina de Hume se basada en la teoría monetaria de la inflación y constituye –hasta hoy– la predominante en instituciones como el FMI. Pese a semejante perdurabilidad, la idea de que no pueden mantenerse prolongados superávit externos ha sido desmentida una y otra vez por la historia económica de las naciones, como es el caso actual de China, que lleva décadas con superávit comercial y acumulación de reservas.

Por su parte, Adam Smith basó su crítica al mercantilismo en señalar que era el trabajo y no el oro la fuente de la Riqueza de las Naciones. Ese planteo abstracto que predomina aún hoy en la ciencia económica desconoce que el estrangulamiento financiero externo de una economía al bloquear la posibilidad de movilizar sus fuerzas productivas constituye un seguro camino para condenar las naciones a la pobreza. En realidad, el mercantilismo fue un conjunto de prácticas económicas que tenían en cuenta que el dinero no es sólo un mero medio para el intercambio como lo concibe la escuela (neo)clásica, sino la materialización de un poder social. En tiempos del mercantilismo, el oro y la plata constituían el dinero aceptado internacionalmente, y el superávit externo era el medio de las naciones para obtenerlo. La nación que lograra desarrollar una economía capaz de obtener permanentes superávit externos sería poderosa. La que con una débil inserción internacional acumulara déficit se encontraría a merced de las naciones acreedoras

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.