cash

Domingo, 10 de abril de 2005

EL BAúL DE MANUEL

El baúl de Manuel

 Por Manuel Fernández López

Celso Furtado (1920-2004)

Celso Furtado nació en Pombal, Paraiba, Brasil, en julio de 1920, y falleció en Río de Janeiro en noviembre de 2004. Estudió derecho en Río (1944) cuando las ciencias sociales eran incipientes. No había enseñanza de economía y hacia el tercer año se pasó a administración. Su formación como economista fue autodidacta, como recuerda en el encantador libro La fantasía organizada. En la Segunda Guerra Mundial integró las fuerzas que Brasil envió a Europa a colaborar con los aliados, y en 1946 Maurice Byé lo invitó a escribir sobre la economía brasileña y a inscribirse para hacer un doctorado en la Universidad de París. La aceptación de Furtado se respaldó en la obtención del premio Franklin D. Roosevelt del Instituto Brasileño-Estadounidense. Su tesis sería L’économie coloniale brésilenne (1948), y presentaba la inserción de su país en el mercado mundial como exportador de azúcar. Ese año obtiene un cargo en la recién fundada Cepal, en Santiago de Chile, antes de la incorporación de Raúl Prebisch (en 1949), de quien sería discípulo y profundo admirador. El bautizó el trabajo inaugural de Prebisch (“El desarrollo económico de la América latina y algunos de sus principales problemas”) como “El Manifiesto”, por el estilo vibrante de su prosa, e hizo asimismo su traducción al portugués. En Cepal se encargó de redactar los informes sobre la industria latinoamericna. En 1950 publicó su primer artículo sobre la economía del Brasil, “Características generales de la economía brasileña” (Revista Brasileira de Economia). Hasta 1964 la carrera intelectual de Furtado transcurrió sin avatares. Ese año el golpe militar le hizo abandonar su país. Inicialmente lo recibieron en Ilpes (Chile), Yale (EE.UU.) y París. Su exilio fue una pérdida para un país sometido y una ganancia para el mundo entero. Otras universidades recibieron su aporte: American University, Cambridge, Columbia, etc. Visitó la UBA en 1973, donde habló con los profesores de economía. En 1985 fue designado embajador ante la Comunidad Europea y luego ministro de Cultura, cargo al que renunció en julio de 1988. La llegada de Lula a la presidencia fue precedida por cordiales encuentros entre ambos, pero seguida de un creciente distanciamiento de Furtado. Ese año intelectuales como Theotonio Dos Santos promovieron su candidatura al Premio Nobel de Economía. Lula, empero, no asistió a su funeral.

John Hicks (1904-1989)

Hoy Hicks estaría cumpliendo 101 años. Fue un sincero amigo de la Argentina, a la que visitó, y de sus economistas académicos. Estudió en el Colegio Balliol, de Oxford (1922-26). Al concluir en Oxford tomó un cargo docente en Londres. Inicialmente se dedicó a economía laboral. Resultante de su inclinación “laboralista” y sus nuevos estudios teóricos fue su primer libro, Teoría de los salarios (1932), donde introdujo la noción de “elasticidad de sustitución”. Hugh Dalton le aconsejó: “ya que usted lee italiano, debería leer a Pareto”. El apéndice matemático de Pareto y la compañía de Allen le permitieron a Hicks redescubrir la ecuación de Slutsky. Le siguieron León Walras (1934), Reseña anual de teoría económica: teoría del monopolio (1935) y Una sugerencia para simplicar la teoría monetaria (1935). Todo ello quedó opacado al aparecer la Teoría general de Keynes en febrero de 1936. Hicks lo comentó en el Economic Journal de junio, pero el libro de Keynes daba para más, y en 1937 publicó su célebre artículo “Mr. Keynes y los clásicos”, donde combinaba el enfoque de equilibrio general con el método de Keynes de trabajar con unos pocos agregados. Hicks enseñó en Manchester entre 1935 y 1938, cuando escribió Valor y capital (1939), su libro emblemático. Hicks reunió los aportes de Harrod y Samuelson sobre el ciclo, e introdujo límites a los apartamientos del equilibrio: un “techo”, dado por la limitación de los recursos disponibles, y un “piso”, dado por la no reposición del desgaste anual del capital fijo, la no producción de capital circulante y la no reposición de inventarios. Desde Teoría de los salarios y Valor y capital, Hicks publicó otros trece libros: La estructura social (1942), Contribución a la teoría del ciclo económico (1950), Revisión de la teoría de la demanda (1956), Ensayos sobre economía mundial (1959), Capital y crecimiento (1965), Ensayos críticos sobre teoría monetaria (1967), Teoría de la historia económica (1969), Capital y tiempo: teoría neoaustríaca (1973), La crisis de la economía keynesiana (1974), Perspectivas económicas (1977), Causalidad en economía (1979), Una teoría monetaria de mercado (1989) y El status de la economía (1991). Sus artículos sumaron dos centenares. El póstumo apareció en 1990: La unificación de la macroeconomía. En 1972 fue galardonado con el Premio Nobel, junto a Kenneth Arrow.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.