cash

Domingo, 5 de junio de 2011

FINANZAS › MERCADO INTEGRADO LATINOAMERICANO (MILA) ES LA UNIóN DE LAS BOLSAS DE CHILE, PERú Y COLOMBIA

Unidos para especular

Se creó la primera institución bursátil regional con la participación de los mercados de valores de Chile, Perú y Colombia, países que coinciden también en la orientación de su política económica liberal. Riesgos y beneficios de esa iniciativa.

 Por Cristian Carrillo

En simultáneo, el lunes pasado, dieron el campanazo de inicio de sesiones las bolsas de valores de Chile, Perú y Colombia para inaugurar la operatoria del Mercado Integrado Latinoamericano (MILA). Es la primera institución de este tipo a nivel regional. Se ubica primera en cantidad de empresas, segunda en capitalización y tercera en volumen de negocios. Se sumarán más adelante las bolsas de Ecuador y Panamá, mientras que la mexicana manifestó su intención de unirse a esa iniciativa. Esta integración permitirá reducir los costos de operación, mejorando la rentabilidad de la inversión, pero encubre el riesgo de generar incentivos para sortear las normativas legales y fiscales en cada uno de esos países.

El proyecto ofrece a los inversores adquirir o vender valores de los tres países recurriendo a intermediarios del sistema, que podrán acceder a la plataforma de negociación como si lo hiciesen en sus respectivos mercados locales, según informó el Comité Ejecutivo de MILA. En agosto, en tanto, comenzará a operar el índice S&P MILA 40, que medirá el rendimiento de las cuarenta acciones más operadas en esos tres mercados. El índice representará el 85 por ciento de la capitalización bursátil y el 75 por ciento de las empresas tendrá una negociación diaria de más de un millón de dólares. A la fecha se encuentran inscriptas 565 empresas. No obstante, sólo se pueden operar 15 peruanas, 20 colombianas y unas 200 chilenas. El resto todavía no se registró en los respectivos organismos fiscalizadores.

El caudal de negocios alcanzaría los 57.000 millones de dólares, dejando al MILA en tercer lugar detrás de Brasil (con 644.732 millones) y México (84.909 millones). Respecto del valor de mercado, ascendería a 655.000 millones de dólares, sólo después de Brasil, que detenta 1,4 billones. El de la plaza argentina es de apenas 66 millones de dólares. Entre las ventajas que destacan sus impulsores, se encuentra la posibilidad de mayores alternativas financieras y opciones de diversificación del riesgo. Por el lado de las empresas que lo integran, podrán acceder a nuevos mercados, ampliar la demanda para su financiamiento, captando el interés de un mayor número de inversores junto a una reducción de los costos de capital.

La ampliación e internacionalización de mercados bursátiles puede ser un paso positivo para cada uno de los países involucrados, según expresaron los presidentes de esas bolsas. Sin embargo, la crisis internacional dejó en evidencia el alto nivel de contagio a la que son expuestos los países debido a la actual interrelación de sus mercados. Este contagio golpea más a los emergentes: ante la amenaza de crisis, la primera reacción de los inversores es vender sus tenencias para quedarse con liquidez. En el caso del MILA, esa huida de capitales a monedas “refugio” no discriminará en activos y perjudicará a los tres países por igual. “La integración de las bolsas sólo puede funcionar cuando los países tienen también un adecuado nivel de integración económica y política, consistente con ciclos económicos armonizados. En caso contrario, no es operativa y puede transmitir volatilidad en los mercados en función de sus asimetrías”, señaló a Cash el titular de la Comisión Nacional de Valores, Alejandro Vanoli.

Un riesgo adicional es que genera incentivos a sortear los controles cambiarios, monetarios y fiscales. Los procesos de innovación financiera son defendidos por los hombres de negocios como una forma de transferir el riesgo eficientemente entre los diferentes participantes del mercado. Sin embargo, las nuevas herramientas fueron siempre utilizadas para eludir la legislación financiera y fiscal de ámbito nacional. En el mundo, la experiencia más reciente son los estructurados (subprime) del sector inmobiliario estadounidense. En Argentina, el ejemplo son las operaciones de contado con liquidación con el fin de fugar divisas

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El caudal de negocios de MILA alcanzaría los 57.000 millones de dólares.
Imagen: Guadalupe Lombardo

el buen inversor

-Staples, proveedora de productos de librería, papelería y artículos de computación, lanzó un programa de apoyo para emprendedores, que consta de descuentos en los principales insumos.

-La clínica oftalmológica Nano, a través de un crédito del Banco Nación, realizó la compra de Pascal, aparato para el tratamiento del glaucoma y de las lesiones de retina.

-La cadena de cines Village se lanza a construir hoteles, oficinas y viviendas. El plan de obras incluye un centro comercial en Luján y otro en Pilar, por 56 millones de dólares.

-El holding IRSA compró el predio de la planta de Nobleza Piccardo en San Martín, en 33 millones de dólares, donde construirá un shopping center y un hotel.

-El grupo Cencosud invertirá 300 millones de pesos en once locales comerciales –Disco, Vea, Easy y Jumbo– en distintas localidades de la provincia de Buenos Aires.

-Ferrum invirtió 4 millones de pesos en una nueva planta de bañeras acrílicas e hidromasajes en su predio de Avellaneda.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.