cash

Domingo, 5 de diciembre de 2004

E-CASH DE LECTORES

Burbujas

En su libro Los Felices 90, Joseph Stiglitz señala que “el FMI se ocupa más de cobrar sus acreencias que de cumplir su objetivo principal de ayudar a los países en dificultades económicas”. Esa verdad sólo es una pequeña muestra de las irrealidades económicas que transgreden los principios teóricos de las leyes de oferta y demanda. El caso del “boom” de la soja es un claro ejemplo de ello: la supuestamente monumental demanda asiática incrementó notablemente el área mundial de siembra, y luego, ante una discreta retirada de Asia (China mayormente) del mercado de la demanda, la superproducción mundial ya en vías de concreción hará caer indefectiblemente el valor de esa commodity, con lo cual, y ante la caída del precio y la insuficiente capacidad de ensilaje o acopio del grano en silos, tal como sucede en la Argentina, la demanda pagará un precio bastante menor al expectable en el momento de decidir la siembra. Una simple jugarreta manipuladora de las teóricas leyes de la economía de mercado, tal como también lo es el inducir el endeudamiento de los países tercermundistas, subdesarrollados o en vías de desarrollo, fundamentalmente productores de productos agrícolas, al disminuir en un 40 por ciento el valor del 75 por ciento de nuestras exportaciones mediante el “dumping” internacional agrícola, con el consiguiente y sideral perjuicio fiscal ocasionado a los ingresos del Estado nacional argentino durante más de 40 años. Algo “legal” dentro de las normas de la OMC vigentes hasta hace muy poco, aunque flagrante violación de los derechos sociales y económicos de los pueblos de los países miembro de la ONU. Lamentablemente, cuando de lucrar se trata, y a toda costa, la economía mercadista-monetarista exhibe los aspectos más perversos de las leyes de un mercado que, como el hombre, rara vez fue puro. Y por ello acaso resulte conducente recurrir a la memoria histórica: cuando los prestamistas florentinos medievales recién comenzaban a imaginar las triquiñuelas que les permitiría realizar el “invento” del papel moneda, hacía añares que los comerciantes chinos utilizaban el pagaré a la vista y las letras de cambio.
Pablo Caneva
Economista
[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.