cash

Domingo, 10 de diciembre de 2006

E-CASH DE LECTORES

Feudalismo minero

El artículo firmado por Norma Giarraca, publicado en Cash (19-11-06 Riquezas en disputa) ayuda a poner luz sobre el silencio que, salvo excepciones, se mantiene acerca de la puesta en práctica de la ley “saqueo” 24.196/93, agregamos ayudada desde 2004 por decreto 756. Se extraña la investigadora de la falta de oposición y difusión a este instrumento acertadamente señalado de devastación, depredación y transferencia de dinero a un puñado de empresas. Coincidimos ampliando nuestro asombro al no haber leído jamás en los diarios de consumo masivo reportajes o referencias sobre el verdadero drama que viven las poblaciones “beneficiadas” con explotaciones mineras. No sabemos qué espera el periodismo para acercarse por ejemplo a los pobladores de Andalgalá, Belén, Santa María, escucharlos y publicar sus reclamos. Sería una forma de ayudarlos a comenzar a romper la cerca de hierro que le imponen las autoridades. Queremos señalar que ese drama exige resolución de carácter político. Porque la relación viciada entre gobernantes y gobernados del lugar es un problema primero de índole política. En Andalgalá (Catamarca), desde hace 10 años tiene a 47 kilómetros el emprendimiento más grande de Latinoamérica “Bajo la Alumbrera”. Este “beneficio” acaba de acrecentarse este año con la inauguración de “Agua Rica” (nombre de verdadera fantasía) a tan sólo 17 kilómetros, justito sobre las cumbres que proveen de agua a toda la región. Leemos en El Tribuno de Salta (16/7/06): “Un pueblo pobre sobre montañas de oro, cientos de enfermos por contaminación del aire y del agua, miles de animales muertos y hacia donde se mire todo convertido en un desierto”. Las amenazas y las agresiones no han cesado de caer sobre los docentes, estudiantes, comerciantes, familias enteras clamando por el control de esa fuente de muerte que está instalada a la vuelta de sus casas. Más, parece que la Revolución Francesa tampoco termina de instalarse. Pues es feudalismo que poblaciones de Catamarca no sean escuchadas en sus fuertes y constantes quejas contra la destrucción desatada por empresas que dejan en regalías no más del 1 por ciento de sus extraordinarias ganancias. Este drama “no vende”: no tiene escándalos, está lejos y escondido, por lo tanto nadie está interesado en quienes ya deben estar viviendo como castigo de la naturaleza tener en sus suelos los tesoros objeto de la codicia de todas las conquistas. Esperamos pronto se quiebre este silencio.

Ana María de Benito
Docente de Derecho Constitucional
[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.