cash

Domingo, 30 de septiembre de 2007

LAS REGLAS DEL SISTEMA FINANCIERO

Deficiente marco regulatorio

 Por Roberto Navarro

De acuerdo al relevamiento realizado por este suplemento y confirmado por el Banco Central, el único banco que no aumentó sus tasas de interés durante los últimos dos meses fue el Nación. También el Nación con sus casi 700 sucursales es el único que tiene presencia en localidades de menos de 5000 habitantes. El viernes inauguró una filial en Las Brañas, Chaco, un pueblito sin presencia bancaria. Así se observa en la práctica el beneficio de resistir la presión del FMI para privatizarlo. Sin embargo, la actual administración no avanzó en el diseño de una nueva Ley de Entidades Financieras que modifique la que rige desde 1997, preparada por José Alfredo Martínez de Hoz.

Uno de los problemas del actual sistema es justamente la falta de sucursales en el interior. De las 3824 existentes, 2404 se concentran en la Ciudad de Buenos Aires y las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. No existe regulación alguna que exija, como en otros países, una presencia mínima a lo largo del territorio nacional o por lo menos por provincia. Otra deficiencia del presente régimen es que no fija un porcentaje mínimo para cada tipo de préstamos. Por esa razón los bancos concentran la mayor cantidad de dinero en los créditos al consumo, que son de menor riesgo y mayor utilidad. Así, el sistema bancario no se ha transformado en el brazo financiero del aparato productivo. No financia la inversión; sólo el consumo.

Según un estudio del Observatorio Pyme de la Unión Industrial, sólo el 14 por ciento del capital utilizado por las pequeñas y medianas empresas tanto para invertir como para utilizar como capital de trabajo es financiado por los bancos. El resto del capital es propio o financiado por sus proveedores. Esas falencias y otras tienen que ver con la falta de regulación y con el rol que cumple el Banco Central.

La autoridad monetaria no tiene como único objetivo cuidar el valor de la moneda. Varios prestigiosos economistas nacionales e internacionales piensan que también es responsabilidad del BCRA el crecimiento y la política de pleno empleo. En la crisis financiera que se sintió fuerte en agosto y septiembre y que para muchos analistas aún no finalizó, el Central salió en resguardo de los bancos sin pedir nada a cambio. Les brindó dinero barato sin exigir que mantengan las tasas en línea con el nivel previo a la crisis. También les hizo ganar dinero fácil comprando Lebac y Nobac en el mercado secundario sin recibir de los bancos nada a cambio. En definitiva, con esta legislación y este sistema de regulación y control del BCRA, los bancos no acompañan con asistencia financiera al sector productivo y tampoco se inhiben de castigar a los deudores particulares, actuando como si la crisis del corralito no hubiese existido.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.