espectaculos

Viernes, 19 de marzo de 2010

TEATRO › DOTIE LOU Y ESTER O LA MEMORIA COMO RESISTENCIA

“El silencio es desaparecer”

La directora Iris Pedrazzoli y las actrices Stella Maris Brandolín y Angy Vargas explican el sentido de la obra escrita por el estadounidense Dennis Weisbrot. Un trauma en común dispara el encuentro entre una mujer judía abocada a las tradiciones y una joven afroamericana.

 Por Carolina Prieto

Nacido en Filadelfia, Dennis Weisbrot formó parte en la década del ’60 de los movimientos contra la guerra de Vietnam, se dedicó al trabajo social con adictos en recuperación e incursionó en el periodismo gráfico en México. Desde hace poco más de diez años vive en San Telmo, conserva una frescura contagiosa y está por estrenar su tercera obra de teatro, Dotie Lou y Ester, sobre el encuentro entre una mujer judía abocada a las tradiciones y una joven afroamericana. Dos personas aparentemente distantes pero unidas por un trauma en común e inmersas en una suerte de limbo poético en el que intercambian recuerdos, ideas y emociones. “Los temas de la obra están relacionados con la familia y los ritos tradicionales, la negación, los recuerdos reprimidos o selectivos y la capacidad de enfrentar pérdidas y serios traumas. Los personajes tienen todas las ambigüedades, el humor y el pathos, las virtudes y debilidades con las que podemos identificarnos”, asegura el autor sobre el espectáculo que se podrá ver, desde el próximo 21, todos los domingos a las 18.30 en La Tertulia (Gallo 826).

Para la directora Iris Pedrazzoli, discípula de Roberto Villanueva, el atractivo del texto pasa por su carácter poético. La responsable de la reciente y elogiada obra Los enfermos, del español Antonio Alamo, recibió la nueva propuesta, se tomó su tiempo e imaginó una idea de puesta que sedujo al autor y a las actrices Stella Maris Brandolín (El sueño de Cecilia, Las polacas) y Angy Vargas, una joven intérprete mexicana con mucha trayectoria en su país.

–¿Por dónde pasa la poesía de la obra?

Iris Pedrazzoli: –Los personajes tienen un tratamiento poético, metafórico. El texto tiene una estructura cíclica marcada por tres estadíos, el día, el crepúsculo y la noche, que se suceden continuamente. Son dos criaturas en un espacio no definido en el que recuerdan sus historias.

–¿Qué características tienen las dos mujeres?

I. P.: –Ester, la judía, es la tradición; evoca un gran cantidad de anécdotas relacionadas con los ritos, la celebración y la comida como factor de unión; mientras que Dotie Lou es la tierra, y recuerda principalmente su niñez, su preadolescencia, sus padres, un tiempo en que prevalece un amor directo. No se sabe desde cuándo están repitiendo ese ciclo en el que van recuperando personajes e historias nuevas.

Stella Maris Brandolín: –Ester, mi personaje, es emocional, sensible, muy urbana. Su familia es el centro de su vida, está rodeada de los olores de la cocina y va creciendo a medida que recuerda el pasado.

Angy Vargas: –Dotie es en apariencia sencilla, ingenua y honesta, pero encierra una gran complejidad, una mezcla de sentimientos muy fuerte: las dos fueron asesinadas por odio, éste es el elemento en común.

I. P.: –Repiten las historias familiares como para que esos recuerdos no se pierdan, para no perder la memoria, porque el odio no sólo trata de eliminar personas, también las costumbres, las historias, las identidades.

S. M. B.: –Hasta se ayudan mutuamente para recordar, porque el silencio es morir, es desaparecer.

–¿Cómo hacer para que una obra hecha de evocaciones y recuerdos se vuelva vital y capture la atención del público?

I. P.: –Hay un elemento que conviene no revelar y que se va esclareciendo en la obra. Para mí fue crucial trabajar con los sonidos: la música que ambas escuchaban, las voces en off que aparecen y los sonidos que ellas producen. Leí crónicas de la época, relatos de la vida cotidiana de los que me nutrí para enriquecer la puesta.

S. M. B.: –Es que no sólo recuerdan, también ponen en escena escenas del pasado, las viven y asumen los distintos personajes de cada historia familiar.

A. V.: –Y viajan a velocidad de un estado a otro, de la alegría al terror, a la violencia.

Compartir: 

Twitter
 

Pedrazzoli, Brandolín y Vargas proponen un espectáculo marcado por recuerdos y emociones.
Imagen: Carolina Camps
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.