espectaculos

Viernes, 13 de octubre de 2006

TEATRO › PAVLOVSKY DE REESTRENO

De cómo Meyerhold se volvió argentino

Las Variaciones Meyerhold retornan en el Centro Cultural de la Cooperación.

 Por Hilda Cabrera

“Cada función será distinta –no hay texto escrito–; improvisamos sobre las ideas que él defendió y sobre su martirologio y crimen final, defendiendo la improvisación creadora en cada función como arma revolucionaria en su máxima expresión.” Con esta declaración de principios se estrenó temporadas atrás Variaciones Meyerhold, creación de Eduardo “Tato” Pavlovsky, que retorna ahora al Centro Cultural de la Cooperación (Corrientes 1543) los viernes a las 21. Este espectáculo participará además del Festival de Otoño de Madrid, que se inició el 11 de octubre. Pavlovsky, junto a los intérpretes Susana Evans y Eduardo Misch, dirigidos por Martín Pavlovsky (también a cargo del diseño sonoro), hará cuatro funciones entre el 26 y 29 de octubre, en el Teatro Pradillo.

Hasta entonces habrá oportunidad de asistir a la Sala González Tuñón de la Cooperación e internarse –a través de Variaciones...– en el mundo del actor, director y teórico ruso Vsevolod Meyerhold (1874-1942), apasionado defensor del derecho a la libertad de expresión. Convencido de que el trabajo de laboratorio se convierte en algún momento en plataforma revolucionaria, practicó la investigación a conciencia y se ganó odios. Ferozmente criticado por no adherir al realismo socialista –estética que dominó durante el stalinismo– y no someterse a presiones políticas, fue detenido y torturado en junio de 1939, y su mujer, asesinada. Pasó tiempo hasta que lo ejecutaron, supuestamente en 1942. Su nombre fue borrado de los manuales de estudio y de publicaciones menores: se lo rehabilitó en los papeles recién en noviembre de 1955.

El aporte de Pavlovsky, aquí como dramaturgo y actor, implica profundizar en la labor experimental de quien fuera importante figura del Octubre Teatral, organizador de las brigadas de agitprop (piezas de agitación política) y montajes de impacto como Mistero Bufo (de 1918), obra satírica y épica del teatro de la Revolución, que presentó junto a Vladimir Maiakovsky. Meyerhold desarrolló un estilo pantomímico, burlesco y musical que trascendió bajo la denominación de “biomecánica”, método que exige virtuosismo acrobático y se inspira en parte en el teatro chino. En la propuesta de Pavlovsky (de la que participan Leandra Rodríguez, en iluminación, y María Claudia Cure, en vestuario), “Meyerhold deviene argentino, y los argentinos, Meyerhold”. Y esto porque se ha padecido, como señala el dramaturgo, “una dictadura que supo sembrar el crimen y la tortura en los defensores de la imaginación y la crítica en nuestro país”.

Compartir: 

Twitter

Eduardo “Tato” Pavlovsky.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.