espectaculos

Viernes, 12 de octubre de 2007

TEATRO › “BOOONINO ACLARA CIERTAS DUDAS”, DE MARCELO MASSA

Recordando a un transgresor

La obra, que se estrena el viernes próximo, forma parte de un ciclo de homenajes a la figura de Jorge Bonino.

 Por Cecilia Hopkins

Desde Cordoba

Nacido en Villa María, Córdoba, Jorge Bonino se destacaba por su genio creador en los ’60, junto a otros estudiantes de arquitectura que, como Norman Briski, buscaban construir vanguardia en la capital provincial. Bonino, quien tenía el don natural de crear personajes que hablaban un idioma inventado, dio a conocer a pedido de sus amigos una especie de conferencia-espectáculo en el auditorio de la facultad que se llamó Booonino aclara ciertas dudas. Tal fue el éxito que obtuvo que fue invitado a repetir la experiencia en Buenos Aires, donde fue sacado en andas del Instituto Di Tella. Luego se trasladó a Nueva York y a Francia, pero casi a disgusto suyo. Bonino solía caer en períodos depresivos, sufrió varias internaciones, hasta que falleció en 1990, en el neuropsiquiátrico Emilio Vidal Abal Oliva, en Córdoba.

Tomando como eje principal a la figura de Bonino –quien hoy tendría 72 años–, durante todo el mes de octubre, el Centro Cultural España Córdoba, en cogestión con el Instituto Nacional del Teatro, está desarrollando en esta ciudad una serie de actividades referidas a la labor creativa durante la década del ’60. Hay instalaciones plásticas, videos y conferencias a cargo de quienes investigaron acerca de la obra y personalidad de Bonino, también charlas con amigos que vivieron experiencias junto con él y que formaron parte de su entorno inmediato. En lo teatral intervienen integrantes de grupos de la época (Jorge Arán, Beatriz Angelotti, Sofía Waisborn y Héctor Grillo) para referirse a las modalidades de producción de aquel momento. Del 19 de octubre al 4 de noviembre se estrenará Booonino..., obra protagonizada por Paco Giménez y Gonzalo Dreizik con dramaturgia y dirección de Marcelo Massa.

“Tengo un audio de una de las obras de Bonino y me contaron un montón de anécdotas suyas”, dice Massa en diálogo con Página/12 antes de resumir una de ellas: en los días en que la policía permanecía dentro de las aulas universitarias, Bonino expresaba en un petitorio por escrito: “No tengo inconveniente en que la policía esté en la facultad, siempre y cuando los agentes vistan ropa multicolor, grandes zapatos y nariz de payaso”. Finalmente, Massa resolvió no referirse a ninguna de las anécdotas que circulan sobre Bonino y “armar un espectáculo con la misma virulencia pasional que él ponía en sus cosas”. Giménez, quien de muy joven llegó a actuar de traductor en una de las presentaciones de Bonino, será entonces el eje de Booonino, un espectáculo que atravesará los cuatro patios de la bella y antigua casa que ocupa el CCEC en el centro de la ciudad. La obra desplegará una disparatada línea del tiempo, desde los comienzos de la humanidad y las diferentes épocas de la cultura occidental, hasta llegar a los años ’60 en Córdoba, con la aparición de la figura del homenajeado.

–¿Cuál es el marco cultural que permite el surgimiento de una figura como Bonino?

–En los ’60, Córdoba era vanguardia nacional en búsqueda artística, en lo político, lo edilicio. En la Facultad de Arquitectura hubo un movimiento estudiantil que buscaba desarrollar la creatividad en contra de la chatura de la sociedad en general, desde la música, el café concert, los cineclubs. Bonino era uno de ellos: era un monstruo creativo, sabía construir lenguaje, armaba un discurso que no significaba nada, construyendo neologismos todo el tiempo, promovía un espectador activo que proyectaba sobre lo que veía lo que quería.

–¿Y en lo teatral?

–Durante la década del ’60 el teatro independiente en Córdoba comienza a definirse de una manera diferente, ya que aparece no sólo como una forma de reproducir textos sino como una manera de crear nuevos discursos. El discurso escénico independiente se politiza en la intención de transformar la realidad circundante. Así, adquiere otras características que van más allá de lo teatral: mayor participación en el proceso creativo, un alcance a mayores sectores de la sociedad, democratización en la producción, valorización de la igualdad y libertad de expresión, generalmente a través de la creación colectiva. Recuperar y reconocer a Bonino es un gesto que le debemos.

–¿Qué reflexiones le sugiere su personalidad?

–¿Por qué es interesante, hoy, alguien que desapareció casi anónimamente? ¿Qué nos atrae de su obra fugaz, en tiempo cronológico, pero tan potente como una pirámide? Podemos avanzar en estilos, estéticas, nuevos conceptos, nuevas construcciones escénicas, pero no podremos obviar nunca que alguien realizó lo que todos quizá buscamos, estar en puro presente, sin deseos de futuro ni nostalgia de pasado, sólo en esencia.

Compartir: 

Twitter
 

Massa retoma el texto de un revolucionario de la escena.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.