espectaculos

Viernes, 14 de julio de 2006

CHICOS › SE INAUGURA HOY LA FERIA DEL LIBRO INFANTIL

Leer, el mejor recreo

Durante dos semanas, el Centro de Exposiciones será escenario de un nuevo encuentro con los libros. También habrá talleres, juegos y muestras.

 Por S. F.

Los presentadores de circo popularizaron la frase para alentar a los transeúntes a ingresar a la carpa. “Pasen y vean”, gritaban, y muchos no podían resistir la tentación de echar un vistazo por ese mundo poblado de equilibristas, payasos, trapecistas, malabaristas e ilusionistas. La Feria del Libro Infantil y Juvenil se apropió de esta tradición circense con sólo sustituir un verbo y en esta decimoséptima edición, que se inaugura hoy a las 10.15 en el Centro de Exposiciones de la ciudad (Figueroa Alcorta y Pueyrredón), adoptó como lema “Pasen y lean”. Los organizadores, en sintonía con la estética circense, ambientaron el predio como si fuera un gran circo. Hasta el 30 de julio, los chicos tendrán la oportunidad de disfrutar de ese mágico laberinto que ofrecen los libros, de participar de talleres literarios, de edición –además de conocer los procesos de producción y edición, construirán su propio libro y se lo llevarán a sus casas–, de luthería, de plástica, de Internet, de dibujo, de ilustración, de canto y baile folklórico, de títeres y marionetas y de radio, entre otros. Para los menos inquietos y más dispuestos a dejarse hechizar por la palabra habrá un rincón de Cuenta cuentos y una exposición permanente, Astrid Lindgren y los derechos del niño, con textos y diseños de la escritora sueca. Y por primera vez, los famosos se harán un lugar en sus ajustadas agendas televisivas para leerles cuentos a los chicos. Hasta el momento confirmaron su participación Marcelo Tinelli (el próximo martes a las 10), Araceli González, Luisa Kuliok, Cristina Banegas, Fabiana García Lagos y Coco Silly.

Marta Díaz, directora de Ferias de la Fundación El Libro, cuenta en diálogo con Página/12 que el descubrimiento y el contacto con los libros es un placer que puede resultar tanto o más divertido que ver un espectáculo. “Es una tarea que se parece a la conquista”, señala Díaz sobre cómo acercar al chico a la lectura. “El libro es un disfrute y un placer, pero no podemos perder de vista que la lectura no se puede imponer como un castigo, y que aunque les enseñemos a disfrutar y les brindemos muchas alternativas, tiene que haber un acompañamiento de la familia y de los docentes. Si los padres no leen, si no hay biblioteca o libros en sus casas, si el día se termina exclusivamente frente a la televisión y ni siquiera la madre o el padre le cuentan un cuento al chico a la noche, es difícil que se los pueda conquistar solamente con dos semanas de Feria del Libro”. Díaz dice que hay chicos que descubrieron el libro y que ya son lectores muy exigentes. “Hay que trabajar con los que todavía no son lectores para sorprenderlos y entusiasmarlos, pero nunca utilizando la obligación ni el rigor: ‘Si no hacés los deberes, te vas a la cama a leer un libro’. Esto sería lo peor que podríamos hacer. La imposición de la lectura distancia al chico del libro porque lo termina viendo como una fuente de obligación o de castigo. Entre la opción de ver televisión y leer, en muchas casas pareciera que leer es el castigo.”

La exposición del libro infantil y juvenil está tan consolidada como la de adultos, y después de diecisiete años se puede afirmar que es un clásico del mes de julio. Pero en esta ocasión, por el cambio en la fecha del receso que realizó el Ministerio de Educación, no habrá feria la última semana de vacaciones. Como el predio se reserva con mucha anticipación, la modificación descolocó a la Fundación El Libro, que no pudo estirar las actividades una semana más porque el Centro ya estaba alquilado por otro expositor. “El karma que tenemos son los continuos cambios que pueden presentarse en el cronograma de las vacaciones de invierno”, admite, resignada, Díaz.

“Es un lugar donde los chicos pueden tocar, manosear o leer los libros a su antojo”, subraya Susana Itzcovich, presidenta de la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina (Alija). “Hay muchas actividades y talleres vinculados con el libro y el arte, y una gran oferta editorial que cada año crece más –comenta la especialista–. Los chicos tienen la oportunidad de hablar con los autores o sentarse en un rincón a leer con mucha más tranquilidad que en la feria para adultos.” Itzcovich opina que, aunque hay más editoriales para adultos que para chicos, en los últimos años nacieron muchas pequeñas editoriales especializadas en literatura infantil y juvenil. “El hecho de que cada año se publiquen más libros para chicos es muy importante para el país –explica–. El adulto sabe por qué y para qué quiere comprar un libro, pero a los chicos hay que cautivarlos a través de la palabra y de la imagen, y creo que el mercado editorial entendió que el chico es un gran consumidor de libros.”

Itzcovich cuestiona que los chicos lean cada vez menos. “Me parece un cliché –apunta–. La mayoría dice que con la televisión, la computadora e Internet, los chicos se ven absorbidos más por lo visual que por la lectura. Pero no creo que sea así; igual leen en la televisión, en la computadora o en Internet, pero nunca abandonan el libro.” Si el presentador del circo tuviera que cerrar esta nota, seguramente arengaría a los lectores: “Damas y caballeros, chicos y chicas, pasen y lean que la función está por comenzar”.

Compartir: 

Twitter
 

“Pasen y lean” será el slogan de la feria, que esta vez sólo coincidirá con la primera semana de vacaciones de nvierno.
Imagen: Pablo Piovano
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.