espectaculos

Sábado, 29 de diciembre de 2007

RADIO › MITRE LEVANTO EL PROGRAMA

Un final abrupto para las siestas

“La verdad es que estoy golpeado”, dice Jorge Halperín. La radio adujo razones de rating, pero también de “manera de pensar”.

 Por Angel Berlanga

Luego de seis años allá arriba, en el aire, La siesta inolvidable baja la cuesta. El fin, eso sí, es mucho menos amable que el ocaso de aquella “Fiesta” que cuenta, canta, Serrat. Es que el 21 de diciembre pasado la gerencia de programación de Radio Mitre le anunció a su conductor, Jorge Halperín, que en la emisora les gustaría empezar a olvidarse de él y su equipo. Y rápido: desde la tarde del último día de este año. “Es un regalo de Navidad”, bromea el periodista ante Página/12, y luego reconsidera: “La verdad es que estoy muy golpeado”.

“La radio nunca coincidió con nuestra manera de pensar, pero siempre respetó al programa, porque tiene un espíritu especial y una relación muy particular con la audiencia”, señaló Halperín. “Este argumento me lo repitieron el día que nos anunciaron que el programa no iba más: no les gusta cómo opinamos”, agregó el periodista. “Dicen que transmitimos una imagen negativa, se toman de que en algún momento dijimos que no nos gusta la gente que vive en los countries o de otros comentarios tomados al azar. Nos dicen, además, que durante varios años aceptaron y respetaron estas disidencias en las opiniones pero que eso, combinado con una baja en la medición, obstruiría la posibilidad de aumentar la facturación del programa, porque con estas condiciones, dicen, no hay muchos empresarios que quieran poner avisos.”

La siesta inolvidable se emitía, hasta ahora, de lunes a viernes entre las 14 y las 17. El último programa será el del 31 de diciembre, pero a lo largo de toda esta semana que pasó el clima de despedida fue casi excluyente. En la conducción, junto a Halperín, y a cargo de varias secciones, trabaja Carlos Barragán, un humorista que está, sin duda, entre los más lúcidos de la radio, con un prontuario laboral que lo incluye junto a Elizabeth Vernaci, Lalo Mir, Mex Urtizberea y Humberto Tortonese, entre otros. Terciaba en la conducción Sylvina Walger, pero en estos últimos días anduvo ausente a causa de un problema de salud; las discusiones ideológico-políticas fueron bastante ásperas entre ella y sus dos compañeros a lo largo de este año. “Uno lo siente porque se acaba algo propio, lindo de hacer y hecho desde hace años con gente que quiero”, explicó Barragán a Página/12. “Pero también ocurre algo muy concreto: en este programa se escuchaba, por las entrevistas de Halperín, a escritores, sociólogos, economistas, filósofos, estudiosos de todo tipo. Y miles de oyentes se habían acostumbrado a oír esas voces que, ahora, acá no va a estar más. Eso, además, me parecía más importante que el ánimo crítico-independiente o la capacidad para divertir.” Según les comunicaron a los conductores, el espacio será ocupado por el animador Esteban Mirol, que conduce hasta ahora en la misma radio, entre las 21 y las 24, Vos y Mirol. Pequeño cambio: hace unos días Mirol dialogaba al aire con Bernardo Neustadt con una admiración ciertamente digna de mejores causas.

El programa fue ideado por Halperín a fines de 2000 y comenzó a emitirse en 2001 por Del Plata, con la conducción de Adolfo Castelo y el nombre Mirá lo que te digo. Al año siguiente el ciclo pasó a Mitre. A lo largo de este tiempo formaron parte del equipo, entre otros, Lorena Maciel, Carlos Ulanovsky, Osvaldo Príncipi y Gillespi. En muchos momentos fue uno de los programas que mejor medía en Mitre, pero en los últimos tres meses la medición bajó unos puntos (de 20 a 15.7) y, en su franja horaria, La siesta inolvidable quedó tercero, por unas décimas, detrás de Qué te parece, conducido por Fernando Bravo en Del Plata (Radio 10 encabeza, lejos, el rating). Esta merma fue uno de los argumentos de la dirección de Mitre para erradicar las siestas. “El oyente de AM no cambia el dial con tanta facilidad como el de FM, y nosotros recibíamos un programa que medía muy poco: eso influyó en las mediciones”, señaló Halperín. “Y, por otra parte, jamás cumplieron con las promesas de promoción que nos hicieron a comienzos de 2007”, agregó. “Cuando dije esto ante la gerencia de programación y recordé la salida de referentes como Gillespi, me respondieron: ‘Tenés razón, pero nosotros queríamos cambiar’.”

Los oyentes del programa abrieron el sitio www.lasiestainolvida ble.blogspot y lo inundaron de comentarios: 600 en tres días. Penas por el fin, broncas contra la radio, promesas de escuchas si las siestas se hacen en otra emisora. “Estamos viendo qué hacemos, porque todo es muy reciente”, explica Halperín. “De momento, cada uno está resolviendo personalmente su situación, pero estamos abiertos a que surja algo.” El periodista descartó alguna motivación política vinculada al cierre del ciclo. “Como nosotros estábamos acostumbrados a la incertidumbre con Mitre, pedí reiteradamente que avisaran con anticipación si iban a adoptar alguna decisión negativa”, concluye Halperín. “Y el resultado fue éste: avisaron sobre las fiestas, directamente. A mí me parece que eso no se hace. Llevamos años trabajando acá. Así que un rasgo de la despedida, ya de por sí frustrante, es el maltrato. A fines del año pasado se nos dijo que nosotros teníamos que continuar porque éramos el anclaje para la audiencia de la radio. Y en el fin de este año nos echaron.”

Compartir: 

Twitter
 

“La radio nunca coincidió con nuestra manera de pensar, aunque siempre había respetado al programa.”
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.