espectaculos

Jueves, 17 de septiembre de 2009

DANZA › ADRIANA BARENSTEIN Y BRENDA ANGIEL SON PARTE DEL ANIVERSARIO DEL ROJAS

Dos históricas que regresan

Ambas coreógrafas formaron parte de la historia del centro cultural de avenida Corrientes y volverán a presentarse como parte de la celebración de sus veinticinco años. Angiel repasará fragmentos de viejas obras y Barenstein trabajará con la improvisación.

 Por Alina Mazzaferro

Cuando Alejandro Cervera tuvo que elegir a quién llamar para festejar los veinticinco años del Centro Cultural Rojas, del que es director en el área de danza, pensó en dos coreógrafas que formaron parte de la historia de esa institución: Adriana Barenstein y Brenda Angiel. La primera es fundadora del grupo de danza teatro de la UBA y fue la primera persona a cargo de las artes del movimiento en el Rojas, entre 1983 y 1994. La segunda dio a luz a su lenguaje coreográfico –la danza aérea– en ese mismo recinto en 1995, para luego convertirse en la programadora del área de danza cuatro años más tarde. Por eso hoy, a las 21, la sala Batato Barea (Corrientes 2038) volverá a ocuparse con arneses, pues Angiel le dedicará al Rojas Tres tangos y una pared, un compilado de fragmentos de varias de sus obras que incluye Tres partes y una pared, aquella primera obra que presentó en ese mismo espacio hace quince años. Mientras tanto, el próximo jueves a la misma hora, Barenstein homenajeará al Rojas a su modo: con un programa de improvisaciones y muchísimos artistas invitados.

“El Rojas está relacionado con el principio de mi carrera”, recuerda Angiel. “Acerqué un proyecto en el ’94, cuando Adriana Barenstein ya se había ido y el área de danza era un espacio vacío. Allí estrené la primera obra de lo que después denominaría danza aérea. Fuimos programados los viernes a las 23, un horario poco habitual para la danza, pero tuvimos muchísima repercusión de público.” Angiel nunca olvida aquella primera vez que se colgó de los arneses y un mundo de posibilidades coreográficas se abrió ante ella “al trabajar no sólo sobre el suelo sino también en el aire y sobre la pared”. Pero el Rojas no le brindó sólo oportunidades sobre el escenario: allí dio clases de danza contemporánea y aérea y, una vez a cargo del área, en 1999, se propuso “que la danza tuviera un horario central, crear ciclos heterogéneos y también llevar el arte del movimiento a la calle con el primer Ciudanza”.

“El Rojas marcó mi comienzo, por eso es emotivo para mí hacer este homenaje”, resume Angiel. Y no sólo porque significa volver al Rojas con esa primera obra de danza aérea, sino porque para ello ha reunido a parte del elenco original. Mey-Ling Bisogno, que se encontraba trabajando en España y regresó a la Argentina especialmente para esta función, y Valencia Batiuk, la primera bailarina que Brenda colgó de un arnés, decidieron unirse una vez más para recordar fragmentos de Tres partes... y volver a montarlos. “Es una obra muy fuerte y tuvimos que cortar algunas cosas que no nos bancábamos, porque el tiempo pasa y no somos las mismas. El lenguaje era muy primario, todavía no estaba constituido, pero tiene el sabor de lo recién nacido. Es una pieza de museo, no hay que mirarla con ojos actuales, sino con los de hace quince años. En esa época, lo que hicimos fue revolucionario”, advierte la coreógrafa. La función se completa con “Dúo” y “Vals” –dos fragmentos de Ocho, su último espectáculo–, un solo de 2002, Tango aéreo, de 2005, y Dos milongas, de 2008.

El próximo jueves será el turno de Adriana Barenstein, quien decidió trasladar al Rojas el Ciclo de improvisaciones que coordina en el Centro Cultural Borges desde hace cuatro años, en el marco de sus Experiencias en escena. “Me emociona mucho el ciclo y por eso lo elegí a modo de homenaje”, explica la coreógrafa. “Es uno de los más interesantes, porque se puede apreciar cómo evolucionan los artistas con el tiempo; adquieren más libertad con el paso de las funciones. Cada grupo viene con ciertas pautas o ejes para abordar el trabajo y a partir de allí comienza la experimentación. Es una apuesta al aprendizaje.” Barenstein participará del ciclo en Y, la pieza de improvisación en la que trabajará con algunos ex integrantes del primer equipo que ella conformó en el Rojas durante la primera década de la institución: Mariana Belloto y Sergio Pletikosic. Luego tendrá lugar una performance multidisciplinaria –con músicos en vivo y video– a cargo de Rosa Castilla, Julia Tchira y Patricia Bova. Primera impresión, composición de danza y música en tiempo real es el trabajo que desarrollará Julieta Rodríguez Grumberg, basado en las primeras impresiones. Inés Armas y Fagner Pavan presentarán Cía Móvil. Asociaciones Libres, un work in progress de su próxima obra, Objetos. Por último, Exequiel Barreras mostrará dos trabajos: un fragmento de Boxes o la carrera de tu vida y una experiencia de improvisación titulada No se puede vivir del amor, con ese sentimiento como disparador.

“Cuando me pidieron que armara una propuesta para los veinticinco años del Rojas enseguida planteé que no quería volver atrás y hacer algo melancólico”, cuenta Barenstein. “Quería seguir con mi actual línea de trabajo, por eso se me ocurrió que el Borges le rindiera homenaje al Rojas y a ambas instituciones les encantó.” Cuando la coreógrafa sí mira hacia atrás, agradece una y otra vez la oportunidad que le dio el Rojas para experimentar con sus inquietudes y desarrollar “un proyecto que contemplaba tres áreas: la formación, con talleres abiertos a la comunidad de danza y teatro; la investigación, a partir de la creación de un elenco permanente que fue el grupo de danza teatro de la UBA; y la difusión, para que la comunidad se enterara de lo que allí pasaba a través de muestras y talleres abiertos”. Aquella época, la del primer Centro Cultural Rojas, núcleo de la contracultura porteña, del underground y las experiencias alternativas, es la que vivió y recuerda Barenstein con cariño. Y parece que algo de todo ese primigenio furor experimental se colará en el espíritu de su próximo Ciclo de improvisaciones.

Compartir: 

Twitter
 

Como homenaje, el Ciclo de improvisaciones que Adriana Barenstein coordina en el Borges se trasladará al Rojas.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.