espectaculos

Miércoles, 3 de marzo de 2010

CULTURA › LA MINISTRA DE CULTURA DE ESPAñA HABLO AQUI DE IDIOMA Y FUTURO DIGITAL

Un espacio cultural en común

Ya que no pudo llegar a Chile por la suspensión del V Congreso de la Lengua, Angeles González Sinde-Reig bajó del avión en Buenos Aires y en un encuentro con la prensa dijo que “el interés que genera el español internacionalmente es enorme”.

 Por Silvina Friera

Angeles González Sinde-Reig se convirtió en la cineasta “enemiga” de los internautas cuando el año pasado, en la gala de los premios Goya, cuestionó la descarga gratuita de archivos que ponía en peligro al cine español. Lejos de cualquier gesto de provocación, con una expresión de calma inoxidable, que hace honor a su nombre, la ministra de Cultura de España aprovechó al máximo su “inesperada” visita por estos pagos. El terremoto en Chile no le permitió llegar al aeropuerto de Santiago y el avión aterrizó en Buenos Aires. Cuando se confirmó la cancelación del V Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) en Valparaíso, decidió capitalizar el imprevisto con encuentros con el secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia; el ministro de Cultura de la ciudad, Hernán Lombardi; con recorridas por el teatro Cervantes, el Colón y la Casa del Bicentenario. Y se dio el gusto de tomar el té con María Elena Walsh, que acaba de obtener la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. “Vamos que estamos con el tiempo tasado”, se quejó amablemente Daniel Espín, el director de comunicación de la ministra, como si fuera una versión más juvenil de Efraín de Señorita maestra lidiando con sus “blancas palomitas”, los periodistas que participaron de la conferencia de prensa en la residencia del embajador. “Que la Argentina sea el país invitado a la Feria de Frankfurt es importante también para España. Todo lo que sea impulsar la lengua española o el espacio común iberoamericano nos beneficia a todos los hispanohablantes”, dijo González Sinde-Reig.

La ministra de Cultura, que maneja un presupuesto de 850 millones de euros, contó que visitó el teatro Cervantes para apuntalar el convenio de restauración del emblemático edificio. Con Coscia habló del Congreso Iberoamericano de Cultura que se celebrará en Medellín, en junio, dedicado a la música. La próxima edición de este Congreso, en 2011, se realizará en Mar del Plata y el tema podría ser las políticas públicas en cultura, “un asunto muy interesante y rico para debatir”, según González Sinde-Reig. Sobre el virtual Congreso de la Lengua en Valparaíso, explicó que lo que no deseaban “de ninguna manera” ni el Instituto Cervantes ni las Academias de la Lengua era que no se celebrara. “Era importante que toda esa preparación, toda esa inversión, todos esos años de ilusión, que han puesto el gobierno de Chile, las Academias y el Instituto Cervantes no se perdieran”, advirtió.

¿La difusión de la lengua española en el mundo es una política de Estado para España?, preguntó una periodista. Fue la primera vez en la media hora que duró la conferencia que la ministra de Cultura alzó el tono de su voz para enfatizar la primera palabra de su respuesta: “Absolutamente”. “La preocupación por la lengua y la firme creencia en ese potencial de la lengua española no sólo como vehículo de comunicación, sino como espacio común de cultura de muchos países, es notable. Y es algo que este gobierno tiene muy claro desde el principio. El interés que genera la lengua española internacionalmente es enorme. Siempre dice el presidente Zapatero que cada vez que viaja a un país lo primero que le piden es un (Instituto) Cervantes. Los Cervantes, por fortuna, en cuanto inauguran tienen pronto esa necesidad de buscar espacios mayores por la demanda que genera nuestra lengua, que es patrimonio de todos los hispanohablantes.”

González Sinde-Reig reveló que el tema que les quita el sueño a los ministros de Cultura europeos es la digitalización. “Constantemente se está debatiendo cómo acometer la transformación de los contenidos analógicos en digitales; cómo alentar esos nuevos modelos de negocios, cómo hacerlos accesibles a los ciudadanos europeos”, afirmó la ministra. “Los ciudadanos iberoamericanos van a sentirse beneficiados de que España sea siempre ese puente que tiene un mayor interés en proteger nuestros contenidos culturales, con un potencial enorme y con una repercusión sobre millones de ciudadanos, mayor que la de otros países.” La ministra de Cultura confirmó que en el mercado español el libro de consulta, la enciclopedia tradicional, desapareció en soporte físico. “Muchas veces hay una parte física, en papel, y otra parte online, o bien en CD, que ha sustituido a los libros de consulta. En España hay ejemplos de editoriales jurídicas o médicas de consulta que son negocios muy florecientes. La transformación ha sido muy rápida, muy ordenada y muy beneficiosa para los usuarios y para los editores”, ejemplificó. Sobre el futuro del libro “físico” ante la avanzada del libro digital, González Sinde-Reig aseguró que los soportes convivirán más tiempo. “Hay libros que uno querrá conservar en papel y hay otros que uno querrá tener en su lector electrónico; dependerá de los modelos de lectores electrónicos que vayan saliendo.”

La ministra de Cultura volvió a sumergirse en el espinoso asunto de las descargas, que llevó a los rabiosos integrantes de la AI (Asociación de Internautas) a exigir su inmediata dimisión cuando asumió en abril del año pasado. “Lo que tiene que preocuparnos a los gobiernos es cómo proteger los contenidos y que no puedan ser descargados sin retribución para los editores o escritores, porque eso acabaría con la distribución de libros y con las posibilidades de escribir novelas. Si las personas que trabajan en el sector de la cultura no percibieran una compensación económica por su trabajo, se publicarían menos libros. Puede ser la destrucción de todo un sector y eso lo más delicado.” Al referirse a la reciente polémica por la estampida monopólica de Google, la ministra planteó que la propia dinámica de la tecnología genera opiniones y criterios distintos constantemente. “Lo que hay que ver es si todos los negocios en Internet son respetuosos con otros negocios y con los derechos entre las personas”, precisó González Sinde-Reig. “En España, la vía que hemos propuesto la recoge la Ley de Economía Sostenible, que tiene que entrar en el Parlamento en las próximas semanas y que incluye una disposición en la que se abre un mecanismo administrativo rápido por el cual se podría bloquear el acceso a los contenidos de Internet que no cuentan con una licencia de explotación y mediante los cuales alguien está lucrando, ganando dinero y perjudicando a otra empresa o persona que tiene los derechos de explotación de esa obra. Este es el modelo que España ha propuesto, que va más a la oferta que a la demanda. No-sotros hemos optado por un modelo que facilita la convivencia de todos los derechos en Internet.”

Compartir: 

Twitter
 

González Sinde-Reig aprovechó su visita para charlar con Jorge Coscia y Hernán Lombardi.
Imagen: Bernardino Avila
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.