espectaculos

Lunes, 14 de mayo de 2012

CULTURA › PRESENTACION DEL LIBRO OTRO CANTAR EN LA BIBLIOTECA NACIONAL

Compromiso político para alzar la voz

El trabajo de la comunicadora María Claudia Lamacchia narra las peripecias de la Unión de Músicos Independientes, desde sus comienzos hasta sus recientes pasos en la búsqueda de un espacio colectivo de discusión, participación y asesoramiento.

 Por Luis Paz

“Cuando un grupo cuenta su historia –comenzó el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González–, habitualmente se dan dos casos: quienes muestran su satisfacción y se reúnen a celebrar sus logros, y quienes saben que es un eslabón más en una serie de trabajos que hacer. El caso de la UMI es el segundo, otro elemento que hace a la originalidad de esta agrupación.” Con esas palabras, González anticipó la presentación de Otro cantar, de la comunicadora María Claudia Lamacchia, que narra las peripecias de la Unión de Músicos Independientes, desde su gesta en el cambio de milenio hasta sus recientes pasos en la búsqueda de aportar un espacio colectivo de discusión, participación, injerencia y asesoramiento de músicos independientes para músicos independientes y por la música independiente, como expresión artística y también como trabajo.

El encuentro, ocurrido el viernes en la sala Julio Cortázar de la Biblioteca, contó con disertaciones de Cristian Aldana, presidente de UMI y músico de El Otro Yo; Diego Boris, músico, presidente de la Federación Argentina de Músicos Independientes (FAMI) y miembro de la Comisión Directiva de UMI; el periodista especializado en rock Alfredo Rosso, la comunicadora y docente de UBA Cecilia Flachsland y la propia Lamacchia, autora de esta notable obra documental. Otro cantar, publicado por UMI y disponible ya en algunas librerías, en paralelo a un rescate de algunas experiencias que dieron forma a la cultura musical independiente local (casos como M.I.A, Los Redondos, El Otro Yo), es un recorrido amplio y fluido sobre la experiencia de la Unión, más ejemplar que única. Dice Boris: “Que los medios masivos presenten a la UMI como experiencia única e irrepetible, como un gesto sobrenatural, responde a la lógica de que no se generen nuevos espacios como éste. Magnificar a la UMI es no dar lugar a otros tipos de organizaciones, cuando lo mejor que le podría pasar a la UMI es achicarse o desaparecer porque los derechos hayan sido logrados”, consideró el músico de La Tolva, solista y activista por los derechos de los artistas independientes en general.

En un temprano pasaje de Otro cantar, Lamacchia explica: “Si dentro de la industria predomina el starsystem –una figura real o una aspiración que atraviesa géneros–, desde la Unión se manifiesta que esta figura no es la única posible ni tampoco la deseable. Se pone en evidencia que existen los músicos que apuestan al gusto personal, la experimentación y las creaciones artísticas propias por sobre la búsqueda de la fama, el prestigio o una mayor ganancia económica”. Algo cercano a una definición ideal del músico independiente o autogestionado. Acerca de esta categoría, Rosso explicó que “tomar conciencia de que se es independiente implica reconocer la potencialidad y tomar cuenta del largo camino de derechos; es por un lado una gran libertad y por otro, una gran responsabilidad. La movida independiente, al organizarse, acaba con el terror reverencial de los artistas a las corporaciones de la música y los medios que sólo persiguen el resultado comercial”.

Aldana comenzó recordando una anécdota de un show de El Otro Yo en La Cueva, junto a Héctor Starc. Según ella, el músico de Aquelarre, el Héctor Starc Trío y Tantor, le dijo: “Tu grupo está bueno, pero lo más importante que pueden hacer es asociarse a Sadaic”. Para El Otro Yo, esa iniciativa fue un antes y un después: “En 2002, cuando no sabíamos si íbamos a poder pagar la luz, estábamos grabando nuestro disco en nuestra casa”, recordó el actual presidente de la UMI. “El gesto de Starc fue darnos sin pedir nada a cambio, y cuando comenzamos con la Unión pensamos en esa manera de trabajar: sin pedir nada a cambio y sin estar en contra de nada, sino a favor de la música.”

En sus diez años de existencia, la UMI ha asesorado a cientos de músicos en la autogestión de su trabajo, la defensa de sus derechos y la realización de su obra, entregando convenios con fábricas replicadoras de discos e imprentas, y encabezando intentos como la Ley Nacional de la Música y la creación de la señal Sonar TV, dedicada a la música independiente, en el marco de la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Al respecto, Lamacchia declaró que “habiendo estado tan cerca de ellos” desde 2003 (y siendo responsable de Periodismo y Comunicación de la Unión desde 2007), “se ve que su fuerza proviene de que aman la música y están dispuestos a trabajar por ella en un contexto de mercados altamente concentrados y de poco espacio en los medios masivos”. Un logro saliente de UMI, para ella, es que “reivindicó el concepto de independiente en la música”.

Pero más allá de hitos conceptuales y de una voluntad de servicio indudable, buena parte de la fuerza que la Unión tomó en su década de existencia se debió, como señaló Horacio González, a que “reconoció la existencia del Estado, interpelándolo desde la sociedad civil”, interviniendo en materia legislativa, con hechos como la incorporación a la también llamada “nueva ley de medios” del concepto de “música independiente” y del deber de difusión de las radios del país (establecido porcentualmente), del otorgamiento de un porcentaje de lo recaudado por la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual para el Instituto Nacional de la Música, de la declaración de inconstitucionalidad por el Tribunal Superior de Justicia porteño de algunas normas que UMI denunció que atentaban contra el derecho de los músicos a trabajar. Y –no menos importante– la publicación de más de cuatro mil discos de diversos géneros y la organización de más de quinientos recitales. “Teníamos que testimoniarlo nosotros, con una transcripción despojada de la información organizada, y el trabajo de María Claudia Lamacchia lo hace de una manera inmejorable”, cerró Boris.

Compartir: 

Twitter
 

El director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, con integrantes de UMI.
Imagen: Pablo Piovano
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared