espectaculos

Viernes, 21 de febrero de 2014

CULTURA › SANDRA BAYLAC Y LAURA VAZQUEZ SON DIVAS DE DIVAN

“Nos nutrimos de la vida real”

Amigas desde hace veinticinco años, decidieron inventar algo distinto. Ya van por su segundo CD, Misión imposible, que reproducen en un espectáculo con mucho humor que conecta teatro y música. ¿El tópico? “La imposibilidad de las relaciones. Todos los temas terminan mal.”

 Por María Daniela Yaccar

Conviene arrancar por sus variopintas trayectorias: Sandra Baylac, cantante y compositora, compartió escenario con Soda Stereo, Diego Torres, Miguel Mateos, Alejandro Lerner y otros. Es autora de hits famosísimos que otros cantaron. También, licenciada en Ciencia Política. A los trece años, Laura Vázquez era concertista de piano, también fue gimnasta y ganó premios importantes, es psicóloga y ejerce, canta, compone. Al igual que Baylac tiene trayectoria como solista. Y como pianista tocó para Amelita Baltar, Nacha Guevara, Fito Páez, Ricardo Arjona, Julieta Venegas. Vázquez y Baylac son amigas hace veinticinco años y decidieron inventar algo juntas. Son Divas de diván y ya editaron su segundo disco: Misión imposible.

Encaran, además, un espectáculo de humor homónimo que conecta teatro y música, y que habla de cuestiones que atañen a las mujeres que rondan los treinta, cuarenta, cincuenta: “Los deportes, los amigos, las mascotas y las crisis, las prepagas, gastos fijos y las bicis en el auto, vacaciones”, por ejemplo, como enumeran en el tango “El ex”. Casi todas las canciones son de su autoría. En Misión imposible abren con un reggaetón que se titula como el disco y sorprenden con los gatos de Rossini. Son eclécticas.

En el show –Vázquez en piano, Baylac en guitarra–, tienen sus personajes y suelen lucir vestuarios de divas venidas a menos. Quieren que esa esencia se refleje en las fotos que ilustran esta nota. Baylac llega a la entrevista con una bolsa de mandados que adentro tiene tres pares de lentes, batas y un pepino para cortar en rodajas y ponerse en los ojos. Vázquez deambula por su departamento con batas de seda que le prestó su peluquero. Posan de mil maneras y, mientras lo hacen, cantan. Más tarde, grabador mediante, recuerdan que de adolescentes se identificaron con tías solteronas, freaks, independientes. Eso les dio una mirada respecto del universo femenino, que ahora se filtra en el espectáculo. “Mi viejo navegaba, se iba a la mierda. Mi vieja esperaba a su Ulises. Y odiaba a mi tía contadora pública, la maníaco-depresiva”, grafica Baylac, ex Soul Fingers y Audiounión. “Nos reímos de eso, pero algo tenemos: no somos Simone de Beauvoir”, remata Vázquez.

–¿Cómo aparece el teatro en este dúo de músicas?

Sandra Baylac: –Empezamos como dúo musical, pero interactuábamos tanto en escena que el teatro se hizo fuerte.

Laura Vázquez: –Nuestros amigos nos decían: “¡Tienen que hablar más! ¡Es divertido!”. Así empezamos a guionar un poco. Como solista yo tenía otro personaje: ojos cerrados, pintados de negro. Mi personaje rockero no hablaba. De eso pasé a esto. Encarno el Superyó y Sandra, el Ello: es recontra sumisa y está preocupada todo el día por tener novio. Bueno, un poco real es (risas).

–¿El desamor es el tópico?

L. V.: –Más bien la imposibilidad de las relaciones. Todos los temas terminan mal. Misión imposible nos costó muchísimo: el productor (Juan Blas Caballero) no quería hacer un reggaetón. Pero nos parecía divertido, porque es un género machista. Dos veces por semana escucho a alguna amiga que me cuenta la historia del tipo que la persigue y luego se va, que es lo que refleja el tema. Nos nutrimos de la vida real.

–Da la sensación de que no tienen el reconocimiento que merecen. ¿Es una cuestión machista?

S. B.: –Es verdad: es como que siempre estamos al lado de la fama.

L. V.: –Es porque no hicimos cosas para vender. Si hubiera querido seguir la fama que me dio Fito, estaría en el ambiente del rock, iría a fiestas, haría canciones de rock... Pero salimos con un proyecto que no tiene nada que ver. Somos puristas, buscamos un reconocimiento por lo que somos, no por la gente con la que tocamos. Y hemos hecho cosas deformes. Esto es más popular.

–¿Qué temas conocidos son suyos, Baylac?

S. B.: –Por ejemplo (canta): “Quiero terminar con toda la esperanza que quedó”. Hay un disco de Torres que tiene muchos temas míos. Empecé a componer para otros por una mala praxis en la operación de un pólipo en una cuerda vocal. Cuando no compongo para mí tengo que interpretar qué podría decir tal o cual artista.

–Vázquez, ¿cómo fue la gira con Arjona?

L. V.: –El que me llamaba era el manager, el papá de mi hijo y mi pareja durante ocho años. Arjona me vio tocando con Fito, entonces me llamaban todas las mañanas. Me dijeron que iban a apoyar mi carrera solista, ¡mentira! Vas a una gira con Arjona y no hay tiempo. Nunca vi una cosa así. Me peleo mucho con él, por eso de “los pechos víctimas de la gravedad”. Yo le decía: imaginate que haga una canción que diga “tus bolas víctimas de la gravedad”. Cuando me fui, al mes, estaba enamorada e hice toda la gira embarazada. Increíble.

* Divas de diván se presenta hoy a las 21.30 en Boris, Club de Jazz, Gorriti 5568. Repetirá allí el 1º de mayo y el 26 de julio volverá a México.

Compartir: 

Twitter
 

Baylac y Vázquez suelen lucir vestuarios de divas venidas a menos. Actuarán hoy en Boris.
Imagen: Rafael Yohai
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.