espectaculos

Lunes, 1 de diciembre de 2014

CULTURA › UN NUEVO CAPITULO DE LOS FOROS POR UNA NUEVA INDEPENDENCIA SE REALIZO EN NEUQUEN

Debates plurales y enriquecedores

Estos encuentros, organizados por la Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, proponen discusiones democráticas con temas que van desde la cultura argentina hasta qué hacer con las inversiones para extraer petróleo.

 Por Cristian Vitale

Desde Neuquén

Imaginerías de una historia colectiva se llama la muestra. La pueblan fotos, tapas de revistas, murales, dibujos y afiches de campaña. Engloba cien años (1910-2010) y es el nexo espacial obligado entre el Aula Magna Salvador Allende, epicentro de la Universidad Nacional del Comahue, y el playón de estacionamiento donde Alejandro Dolina, Luisa Calcumil, Franco Luciani y Daniel Maza cubren dos noches con sus respectivas propuestas: risas, reflexiones, monólogos y músicas. Es, la muestra, un mundo icónico, sustancial, que acerca ante ojos colectivos algo de lo que está por venir. Muestra, por caso, la tapa de Noticias (la de los ’70), cuando murió Perón. O la de Ya!, cuando el turbio López Rega mandó reprimir a lisiados en Plaza de Mayo. Recuerda los rostros de Juan Perón, de Eva, de Hipólito Yrigoyen, de Arturo Jauretche o del padre Mugica, entre mil más. Reproduce pinturas sobre malones indios, retratos sobre el segundo plan quinquenal, o del Paso de los Libres, la noble resistencia yrigoyenista, contra una Década Infame casi consumada. Y aparecen palabras, conceptos, ideas, que sintonizan con las imágenes. “Controversias entramadas”, por ejemplo. “Consenso y conflicto” también viene al caso. O la elegante “Entrecruzamiento de miradas”. Todo opera como guía hacia los Foros por una Nueva Independencia que, en su segundo capítulo (Patagonia Norte), tuvo lugar en Neuquén, y tuvo en sus mesas-panel una serie de debates democráticos, plurales, duros y enriquecedores.

Por caso, el que, bajo el tema “La discusión de un nombre: qué decimos o qué pensamos cuándo hablamos de pensamiento nacional”, entrecruzó las miradas bien contrastantes del filósofo Ricardo Forster y la socióloga Maristella Svampa. Y las cruzó de verdad. “Tenía pensado hablar de un texto de Nicolás Casullo, en el que inventa un diálogo entre Sarmiento y John William Cooke, y juega con él, pero la dinámica del debate me lleva hacia otro lugar... casi que podría refrendar lo que Maristella acaba de plantear”, dijo el secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional (secretaría que organiza los foros, al amparo del Ministerio de Cultura) tras las palabras de Svampa, que marcó la cancha con interrogantes serios –y fundamentados– sobre problemáticas de actualidad relacionadas con el extractivismo, los pueblos originarios, la minería y la explotación de la soja. “¿Qué pensamos cuando hablamos de pensamiento nacional?”, se preguntó ella, y resolvió: “Yo no apelo a las tradiciones políticas, porque creo que nadie tiene el monopolio del pensamiento nacional, más bien hablo desde el pensamiento crítico, porque no existe uno sin el otro”, enmarcó la investigadora. Parada ahí, habló del impacto de los modelos de desarrollo en las diversas poblaciones regionales, o de una democracia delegativa y representativa, que contrasta con la idea de una democracia directa o participativa. “¿Cuántas consultas públicas ha habido en la Argentina en los últimos años? ¿Cuántas veces han sido consultados los pueblos originarios? Creo que hay que democratizar las decisiones”, sentenció la socióloga, que también compartió la mesa con la decana de la Facultad de Humanidades, María Beatriz Gentile.

Forster hizo a un lado la idea inicial de hablar del “Cooke-Sarmiento” de Casullo, para jugar en el terreno propuesto por la interlocutora. “Es cierto que el poder contamina, que produce dilemas. El poder es tensión, es conflicto... Vivimos en sociedades complejas que tienen que litigar con la desigualdad, con la violencia. Por supuesto reivindico el pensamiento crítico, pero lo que me hace ruido es esa distancia, esa autonomía que supone un pensamiento puro, alejado de los poderes políticos... Hay que asumir los problemas a través de una responsabilidad política porque, de vez en cuando, algo se produce en la historia, algo que no estaba previsto, y es lo que ocurre con la refundación democrática en América latina que molesta al poder real. Si no fuera así, no existiría el nivel de odio que hay contra estos gobiernos. No tendría explicación la maquinaria mediática que se les opone a estos gobiernos”, contestó Forster, en un choque de ideas firme, pero respetuoso, que coincide más con la idea de pluralidad y apertura que se plantea desde la organización, que con la acusación de “control de pensamiento” o despropósitos por el estilo, que suele provenir de la usinas interesadas de los medios hegemónicos. “Cuando se creó la secretaría, se dijo que íbamos a ser una especie de mezcla desatada de Hitler, Mussolini, Franco y Stalin; pero lo que somos es un intento de pensar al país en sus complejidades y contradicciones, con hombres y mujeres que provienen de distintas miradas”, había dicho el mismo Forster, en el acto de apertura.

En la primera jornada, la del jueves, también participaron el especialista en medios Ricardo Haye y el periodista Pedro Brieger, quienes expusieron bajo el tópico “Cultura y comunicación desde las perspectivas nacional y latinoamericana”, y cerró con la transmisión en vivo de La venganza será terrible –el programa radial de Alejandro Dolina y equipo–, que atiborró la playa de estacionamiento de la Universidad del Comahue. Al otro día, y con ciertos invitados que no pudieron llegar por el paro parcial en los medios de transporte –el ministro de Educación Sileoni, entre ellos–, se realizó la mesa “Pensar la Argentina desde las tradiciones políticas”, cuya única ausencia fue la del ex senador radical Hipólito Solari Yrigoyen. “La argentinidad es patrimonio de todos, y uno no tiene que pensarse como dueño de la verdad. Néstor (Kirchner) nos decía: ‘No somos dueños de la verdad, pero sí de la convicción’. Y yo soy dueño de mis convicciones, porque la verdad es una convicción plural”, expresó Horacio Ghilini, secretario general del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop). Otro de los partícipes, el diputado Carlos Raimundi, hizo hincapié en la actualidad, en un cambio político fuerte basado en dos ejes: la ampliación de derechos, en tanto conquistas sociales, y la descolonización cultural. “Hoy la sociedad está discutiendo el poder, porque la política interpela al poder. El avance cualitativo de esta sociedad es inconmensurable en la política, que es el único canal que tiene el pueblo para discutir con el poder real”, expuso Raimundi, en una mesa que también tuvo a la diputada neuquina Nancy Parrilli y al ministro de Defensa, Agustín Rossi, como expositores.

Incisivo, Rossi preguntó si el kirchnerismo era nuevo sujeto partidario. Y se despachó en consecuencia. “Es un nuevo sujeto partidario, porque tiene cosas absolutamente novedosas: es una fuerza de izquierda, porque plantea esencialmente una sociedad más justa; es una fuerza populista, en honor a Laclau, porque responde a las demandas de la sociedad; y es profundamente democrático, porque ha ganado y perdido elecciones, ha aceptado decisiones judiciales adversas, y ha soportado intentos claramente destituyentes, como los momentos previos al tratamiento de la 125... Es, claramente, un gobierno que acepta la reglas de juego de la democracia”, describió el ministro. Tras la mesa política, llegó una más agitada, cuyo ítem acercó a un terreno poco discutido con seriedad: la soberanía energética en el marco de la defensa integral de la soberanía nacional. Un tema que terminó suscitando uno de los cruces más ricos de los foros. Por un lado, Víctor Bronstein (director del Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad) y por otro, el ex presidente del Inti, Enrique Martínez.

Tras una rica exposición del director del Invap, Horacio Augusto Osuna –quien anunció que la Argentina va a proveer de dos reactores a Estados Unidos–, Bronstein y Martínez, con Teté Romero en el rol de moderador, discutieron sobre un tema clave para el futuro de la región: YPF, el petróleo y las petroleras. Una visión pragmática, la de Bronstein, frente a la de Martínez, idealista, aunque con fuerte anclaje en una realidad posible. “Se necesita todos los días del flujo de petróleo y esto implica un pragmatismo necesario más que una ideología purista... La verdad es que YPF no tiene capacidad financiera para desarrollar Vaca Muerta”, planteó Bronstein, en uno de los momentos clave de un debate riquísimo. “No se puede hacer todo por urgencia. No objeto la apelación a capitales extranjeros, claro, pero no entiendo por qué tenemos que concesionar y no contratar. Además, entre la urgencia y la soberanía, pierde la soberanía”, contestó Martínez, en un cruce en que los dos legitimaron sus posturas en diferentes enfoques de Juan Perón y que suscitó la intervención del mismo Forster desde su butaca. “Si no ponemos en juego estas ideas, se va a hacer mucho más difícil el camino. Estoy orgulloso de que podamos proponer desde el Ministerio de Cultura esta riqueza en el debate”, expresó el funcionario, a pecho inflado y antes de que Franco Luciani y Daniel Maza le pusieran música al crepúsculo.

Tras cada mesa, incluso la del sábado guiada por la consigna “Qué entendemos por cultura nacional, desde la diversidad de las tradiciones políticas y culturales argentinas”, y que enfrentó las visiones contrastantes de María de los Angeles González (ministra de Innovación y Cultura de Santa Fe), Juano Villafañe, el escritor Marcelo Figueras y el subsecretario general de la Presidencia, Gustavo López, ocurrió una postal en movimiento. Una serie de mini debates en el amplio patio de la universidad, que muy lejos está de cierto estigma que recayó sobre el rol de la secretaría. La gente se queda pensando, lo expresa, contrasta ideas con el resto, lo trabaja en comisiones –de las que, en esta oportunidad, participaron unas 140 personas de Neuquén y Río Negro–, se enriquece sabiendo que en esa reciprocidad, de fuerte contraste pero respetuosa, emerge la vía libre hacia el tercer centenario.

Compartir: 

Twitter
 

“Hay que asumir los problemas a través de una responsabilidad política”, dijo Forster en Neuquén.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared