espectaculos

Jueves, 4 de febrero de 2016

CULTURA › EL REPUDIO A LAS DECLARACIONES DE DARIO LOPERFIDO YA TIENE ALCANCE INTERNACIONAL

“Es un grave retroceso y una afrenta”

Intelectuales y académicos de diversos países sumaron sus voces de descontento en una carta abierta que al cierre de esta edición superaba las tres mil firmas. Joan Manuel Serrat, Chico Buarque y Silvio Rodríguez suscribieron la primera declaración.

 Por Karina Micheletto

Las declaraciones del actual ministro de Cultura porteño, director artístico del Teatro Colón y responsable del Festival Internacional de Buenos Aires, Darío Lopérfido, asegurando que en la Argentina no hubo 30 mil desaparecidos, siguen generando un fuerte repudio y el pedido de su renuncia, ahora también por parte de reconocidos intelectuales y artistas de todo el mundo. El filósofo y novelista francés Alain Badiou, el teórico indio Homi Bhabha, el antropólogo Néstor García Canclini, la teórica literaria Josefina Ludmer, el director del Museo Reina Sofía de España, Manuel Borja-Villel, el crítico alemán Andres Huyssen, entre muchos otros, firmaron una carta abierta en la que solicitan al presidente Mauricio Macri y al jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta: “Lopérfido debe renunciar”. Este posicionamiento público se suma al que manifestaron días atrás una gran cantidad de artistas, músicos, actores, escritores, directores cinematográficos y dramaturgos, repudiando estas afirmaciones del ministro de Cultura “por su claro corte negacionista” y también pidiendo su renuncia. Ayer sumaron su firma a aquella primera carta Joan Manuel Serrat, Silvio Rodríguez y Chico Buarque, mientras que se conoció otro manifiesto de los organmismos de DD.HH. con múltiples adhesiones (ver aparte).

La semana pasada, en diálogo con los periodistas Edi Zunino y Luis Majul en un balneario de Pinamar, el ex miembro del Grupo Sushi durante el gobierno de la Alianza había dicho, textualmente: “No tengo ningún inconveniente en decirlo: en Argentina no hubo 30 mil desaparecidos. Fue una mentira que se construyó en una mesa para obtener subsidios que te daban”, tras intentar analizar “un factor de distorsión que es el peronismo”: “El peronismo es una fuerza que surge democráticamente, surge de un golpe de Estado. El peronismo era muy parecido al nazismo alemán sin matar judíos”, teorizaba en la charla, para retomar luego la perimida teoría de los dos demonios retomando viejas frases como que “en los 70 hubo muertos por dos bandas armadas donde la gente estaba en el medio”.

“Intelectuales, escritores, artistas, universitarios y trabajadores de la cultura argentinos e internacionales vemos con preocupación algunas medidas recientes de su gobierno y declaraciones por parte de sus funcionarios en materia de derechos humanos”, dice la carta que a solo un día de ser publicada en el sitio change.org contaba hasta ayer con más de tres mil firmas entre las que también figuran las de la escritora y crítica literaria mexicana Margo Glantz, la teórica literaria india Gayatri Spivak, el filósofo francés Etienne Balibar, el crítico de arte paraguayo Ticio Escobar, los argentinos Agustín Alezzo, Mauricio Kartún, Alan Pauls, Daniel Link, María Moreno, Mariano Llinás, Diego Bianchi y Daniel Divinsky, entre otros miles.

“Desde nuestro quehacer académico, artístico e intelectual, hemos compartido nuestra profunda admiración por la lucha incansable de organismos de derechos humanos por dilucidar la verdad en torno de los crímenes de lesa humanidad cometidos en Argentina durante la última dictadura militar y los años inmediatamente previos y hemos acompañado sus esfuerzos por llevar adelante los correspondientes procesos judiciales. Asimismo, hemos apoyado las iniciativas de los gobiernos democráticos que, comprometidos con estos organismos, procuraron consolidar las políticas de verdad, memoria y justicia que, en nuestros días, se han convertido en pilares de nuestra democracia y motivo de reconocimiento a nivel internacional”, reza el texto, que manifiesta el “total repudio” ante las declaraciones de Lopérfido. “Consideramos estas declaraciones como un claro intento de banalizar y restar importancia a las atrocidades cometidas en esos años, como así también de arrojar un manto de descrédito sobre los organismos y las políticas de derechos humanos. Si de cifras se trata, el compromiso debería ser el de profundizar y expandir la investigación sobre cada uno de los delitos cometidos por el terrorismo de estado, determinando responsabilidades y complicidades, lo cual sólo se logra poniendo a disposición recursos y políticas”, sostienen los firmantes.

Los firmantes también advierten que la postura de Lopérfido “reflota para nuestro asombro la peligrosa y perimida teoría de los dos demonios”. “Creemos que estas declaraciones significan un grave retroceso y una afrenta para todos aquellos que estamos comprometidos con las políticas de derechos humanos –un compromiso que bajo todo punto de vista desearíamos compartir con su actual gobierno–, y da cuenta de una actitud especialmente inapropiada viniendo de un funcionario público”, sostienen. Los firmantes exigen la renuncia del ministro “como ciudadanos argentinos y extranjeros a quienes nos ligan fuertes vínculos con la cultura y la historia argentinas y con la producción cultural de la Ciudad de Buenos Aires”. “Las múltiples instancias en que habitualmente participamos de políticas culturales públicas se ven gravemente afectadas por un posicionamiento como el del Sr. Lopérfido en su rol de Ministro de cultura de dicha ciudad”, marcan, advirtiendo también: “Desafortunadamente, observamos que las declaraciones del Sr. Lopérfido, aunque extremas y particularmente ofensivas, surgen en un contexto general en que el gobierno nacional viene dando, por acción u omisión, señales cada vez más alarmantes de una falta de compromiso con las políticas de verdad, memoria y justicia”. Entre estos gestos contabilizan la negativa del presidente a recibir a los organismos de derechos humanos en persona, los despidos en áreas sensibles para los juicios de lesa humanidad, la reunión del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, con representantes de una ONG que pide la libertad de militares condenados por crímenes de lesa humanidad y la designación de Pablo Noceti como jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad.

Tras la publicación de la primera carta pública de repudio y pedido de renuncia, Lopérfido se había defendido desde Facebook reconfirmando sus dichos: “No hice ningún juicio de valor, sólo cité un dato digno de ser debatido”. Y había denunciado que fue “atacado por los comisarios políticos del kirchnerismo que pretenden volver a las políticas de la década pasada donde la manipulación y la segregación fueron herramientas cotidianas”. Dentro y fuera de la Argentina, siguen multiplicándose las voces de repudio a su pensamiento.

Compartir: 

Twitter
 

Alan Badiou; Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofía; la mexicana Margo Glantz; Joan Manuel Serrat.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared