espectaculos

Lunes, 27 de abril de 2009

MEDIOS › FUNNY OR DIE, EL SITIO QUE PUEDE REPRESENTAR EL FUTURO DE LA TV

Los reyes de la carcajada

El sitio fundado por el actor Will Ferrell se ha convertido en banco de pruebas para nuevos materiales de comedia y el lugar donde las estrellas en problemas se ríen de sí mismas: un YouTube donde la risa está garantizada.

 Por Guy Adams *

Lindsay Lohan no ha tenido muchas razones para reír últimamente, sitiada por las caídas públicas, las apariciones en estrados judiciales y peleas sin fin con los paparazzi que persiguen la ruptura de su relación con la DJ británica Samantha Ronson. Pero al parecer, la actriz propensa a los titulares se las arregla para retener el aplomo gracias al sentido del humor. En una notoria demostración de autoconciencia, el más prominente “choque de trenes” de Hollywood posteó la semana pasada en Internet un mensaje en video para sus fans. Un mensaje en la forma de una búsqueda de citas en broma, en la que decía estar buscando una compañía a la que no le importaran su (supuesto) alcoholismo o sus coloridos hábitos nocturnos. “Definiría mi personalidad como creativa, una especie de pájaro nocturno”, dijo con una sonrisa. “Soy adicta al trabajo, adicta a las compras y, según el estado de California, adicta al alcohol... romperemos algunas fiestas, un auto o dos, pero al final del día te prometo que nunca perderé mis hits de Google. ¡Solo mi ropa interior!” El clip de 90 segundos fue visto por un millón de personas solo el primer día, y el público quedó (bien) impresionado. “No sólo está provocando risas, puede volver a encarrilar su carrera”, dijo el presentador de ABC Robin Roberts. Poco después, cuando el clip llegó a los 3 millones de visitas, se desató la especulación de que Lohan –que tuvo un par de protagónicos en cine hasta que su errática vida privada la dejó fuera de los papeles importantes de Hollywood– quizás esté a punto de iluminar la pantalla otra vez.

Hasta ahí, lo normal. Pero la verdadera significación del clip tiene menos que ver con Lohan que con el sitio donde apareció. Llamado Funny or Die, fue fundado por el comediante Will Ferrell en abril de 2007, y en dos años se convirtió en una de las marcas más importantes, de las que más se habla en el show business. Esencialmente una versión de YouTube para comedia, Funny or Die está cambiando la manera en que las estrellas en desgracia se rehabilitan a sí mismas. Se ha convertido en “el lugar” para productores de cine y TV que buscan nuevos talentos, o que necesitan testear nuevo material. A los ojos de algunos expertos, puede ser el modelo para el futuro de la televisión.

En octubre, Funny or Die (un juego de palabras difícil de traducir, que puede ser “Divertido o Muerto” o “Divertí o Morite”) ayudó a Paris Hilton a crear un video que se burlaba del republicano John McCain, que había utilizado su imagen en un aviso durante la campaña por la presidencia. “El es la celebridad más vieja del mundo... súper viejo... pero, ¿está listo parta conducir?”, decía el clip, que se robó la agenda de noticias y fue visto por 9 millones de personas. Cuando la usina de rumores sugirió que en la red existía un video íntimo de la estrella de Amas de casa desesperadas Eva Longoria, ella misma se encargó de realizar un video sexual en broma. “Tengo que irme a dormir –decía Longoria al final–. Tengo una audición mañana. Algo llamado Desperate Housewives. Suena como una mierda.” El film alcanzó los ocho millones de visitas.

Funny or Die contiene cientos de cortos cómicos. Algunos fueron creados por usuarios privados, otros por el equipo creativo del sitio, dirigido por Ferrell, su coguionista Adam McKay, el productor de comedia Judd Apatow y el guionista (y esposo de Brooke Shields) Chris Henchy. Después de ver los clips, los usuarios votan en cajas etiquetadas como “Funny” o “Die”: a mayor cantidad de votos positivos, más notoria es la exposición del video. Gracias al equipo de estrellas que conducen la compañía, el sitio se convirtió en el lugar favorito para cortometrajes cómicos realizados por celebridades de Hollywood que necesitan un poco de prensa positiva. La semana pasada, en el comienzo de la campaña de difusión de su película 17 again, la estrella juvenil Zac Efron –a quien, pese a su perfil masivo, le viene bien un poco de credibilidad artística– apareció en el sitio. Entre las estrellas que ofrecieron voluntariamente sus servicios están Jack Black, Natalie Portman, Ron Howard y Gina Gershon.

“En épocas pasadas, si una celebridad tenía algo para decir, o si estaba en problemas, debía ir al circuito de los programas late night de entrevistas, como hizo Hugh Grant cuando fue atrapado con la prostituta –dice Jacquie Jordan, consultora de medios de Los Angeles y propietaria del sitio tvGuestpert.com–. Ahora hacen un video para Funny or Die: en términos de relaciones públicas, tiene ventajas bien claras. En primer lugar, es instantáneo, y es algo moderado. Desde el punto de vista del público, ver a una persona famosa colgando una parodia en Internet es como cruzársela comiendo en McDonald’s. Es simpático.” El primer éxito del sitio fue The Landlord, que presentaba al mismo Ferrell en el personaje de un hombre que debía el alquiler y era acosado por la propietaria... que era una niña de dos años. Ese clip acumula hoy 62 millones de visitas y es uno de los videos más vistos en la historia de Internet.

Hoy el sitio web posee 45 empleados a tiempo completo en Estados Unidos, y en setiembre del año pasado se lanzó una subsidiaria inglesa. También está llegando a los canales tradicionales: HBO anunció que acaba de llegar a un acuerdo para desarrollar una serie de programas de TV llamada Funny or Die Presents. “No quiero exagerar la importancia de este asunto, pero me parece el momento-eslabón perdido en el que la TV e Internet finalmente se funden –dice Ferrell–. Cambiará el modo en que nosotros como humanos percibimos e interactuamos con la realidad. OK, estoy exagerando. Pero es algo muy excitante.” No le falta razón: la alianza de Funny or Die con una cadena mainstream bien puede representar el futuro del desarrollo de programas de TV. En el pasado, los nuevos shows solo podían emerger por vía de la costosa filmación de pilotos. Funny or Die, o sitios como ése, proveen un campo de pruebas barato para el nuevo material de comedia. La pregunta del millón, por supuesto, es si puede conseguir beneficios. Con las audiencias televisivas cayendo de manera drástica y los anunciantes desvaneciéndose ante la recesión, las finanzas de la industria están en un momento angustioso. La TV por Internet, con bajos costos y un amplio alcance, representa una propuesta comercial más que atractiva.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

“Me parece el momento-eslabón perdido en el que la TV e Internet finalmente se funden”, dice Ferrell.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.