espectaculos

Miércoles, 22 de diciembre de 2010

EL ALEGATO DEL CINEASTA IRANí JAFAR PANAHI

“La tolerancia es la única solución”

“Juzgarme es juzgar al conjunto del cine comprometido, social y humanitario”, fueron las palabras del cineasta iraní Jafar Panahi, condenado en su país a seis años de cárcel, durante el proceso, según su alegato publicado ayer por el vespertino francés Le Monde.

El director de El círculo fue condenado a seis años de prisión por un tribunal de Irán que le prohibió también escribir guiones y hacer películas durante los próximos veinte años. Había sido arrestado en marzo pasado, después de mostrar públicamente su apoyo a Mirhossein Mousavi durante las elecciones que dieron la victoria al actual presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad.

Para Panahi, ese cine “comprometido” es el que tiene la “intención de situarse por encima del bien y del mal, que no juzga y que no se pone al servicio del poder y del dinero, sino que hace lo posible para dar una imagen realista de la sociedad”.

Panahi también sostuvo en su alegato que lo juzgaban por “su forma de ver las cosas” y consideró que “hacer que los artistas sean improductivos es sinónimo de destrucción de todas las formas de pensamiento y de creatividad” y supone lanzar el mensaje de que “quien no piense como yo se arrepentirá”. Y aseguró haber sido objeto de malos tratos, pero confesó su deseo de “vivir y trabajar en Irán”.

El cineasta rechazó los cargos que le imputaban y consideró que no puede ser juzgado por una película que, en el momento de su arresto, apenas se había rodado menos de un tercio. “Me acusan de querer promover el espíritu de revuelta. Pero a lo largo de toda mi carrera he querido siempre ser un cineasta social y no político”, aseguró Panahi, quien además aseguró que no es un artista “para juzgar, sino para mostrar”.

“El espacio consagrado a mis premios internacionales en el museo del cine de Teherán es más grande que la superficie de mi celda penitenciaria”, graficó con ironía Panahi, condenado por “propaganda contra el régimen”. Sus películas, según se defendió, son “la prueba irrefutable” de su “respeto por los derechos de los demás, de la diferencia, del respeto mutuo y de la tolerancia”.

Pero Panahi no está solo: artistas de todo el mundo, instituciones como el Festival de Cannes (Francia), la Cinemateca Francesa, el Festival de Locarno (Suiza) y revistas como Positif y Cahiers du Cinéma son algunos de los que firmaron una petición para reclamar por la liberación del cineasta. También personalidades de la talla de Steven Spielberg o Juliette Binoche y festivales como la Bienal de Venecia mostraron su apoyo al realizador que ahora tiene 20 días para apelar la sentencia.

“Nuestro país es vulnerable y solamente la instauración del estado de derecho para todos, sin ninguna consideración étnica, religiosa o política puede preservarnos del peligro real de un futuro cercano caótico y fatal”, aseguró el director, que consideró que “la tolerancia es la única solución realista y honorable a ese peligro inminente”.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.