espectaculos

Martes, 11 de abril de 2006

BOBBY FLORES, NUEVA ETAPA

“No me banqué ser sapo de otro pozo”

Tras veinte años en Rock and Pop, Flores ocupa ahora el aire de Kabul y Spika.

No hay duda de que el nombre de Bobby Flores remite inmediatamente a la Rock and Pop. Fundador, musicalizador, conductor y hasta gerente artístico de la emisora que modificó la manera de hacer radio a mediados de los ’80, la asociación mencionada no es para nada antojadiza. Aunque, hay que decirlo, desde el mes pasado tomó estado de pasado. Es que el hombre de canas más que incipientes decidió patear el tablero y alejarse de la radio tras dos décadas de convivencia, para abrirse paso como conductor y musicalizador de Spika (Hablar es fácil, de lunes a viernes de 10 a 13.30) y de Kabul (Bacardi on, lunes a viernes a las 20.30), ambas emisoras pertenecientes a Daniel Grinbank. “No tuve ningún problema en la radio, ni con Quique Prosen ni con Mario Pergolini. Tengo posiciones irreconciliables con la corporación que maneja la radio (el grupo mexicano CIE). Tuvieron actitudes que me empujaron a irme”, explica Flores en la entrevista con Página/12.

–¿Actitudes relacionadas con lo artístico o de tipo personal?

–Fueron actitudes personales. Artísticamente casi no hubo problemas. El problema es que yo no tengo espíritu corporativo. Espíritu de cuerpo tienen los militares, no yo... Si hay una suma de individualidades que no tienen nada que ver una con la otra, y encima funcionan con diferentes intereses, yo los dejo... Todo lo contrario a lo que hace una corporación, que iguala para abajo. Me encontré con actitudes de las que de ninguna manera quería ser parte.

–¿Por ejemplo?

–Actitudes corporativas... Yo llevaba veinte años en Rock and Pop y la corporación, sólo cinco. Cuando no me banqué más ser un sapo de otro pozo, me levanté y me fui. Antes de la llegada de la corporación, todo era naturalmente diferente, mucho más horizontal y directo en el trato. Yo laburo en radio... La venta de tickets del zoológico a mí no me interesa. Y yo era gerente no sólo de la radio, sino de CIE... Me estaba quemando el cerebro. Si tengo algún problema, prefiero putearme con mi jefe y no pintar un edificio y que me metan preso por no encontrar los interlocutores.

–Pero es difícil en el mapa argentino de medios posmenemista estar por fuera de corporaciones y grupos de capitales...

–Es muy complicado, pero todavía hay algunos lugares en los que uno puede sentirse útil, respetado y apoyado por compañeros y dueños. Las corporaciones son entes abstractos... Y yo estaba en la radio desde que empezó... Nunca me hallé en esta nueva etapa de la radio.

–Como muchos otros de los históricos, quizás...

–Fundadores de la radio fuimos Quique Prosen, Daniel Grinbank, Pablo Coluber y yo. Daniel, Pablo y yo seguimos juntos...

–O sea que tiene diferencias con Prosen...

–Yo tengo el mejor de los conceptos de Quique. Pero el laburo de él es empresarial. No tiene nada que ver con lo artístico. Lo único que digo es que de los cuatro fundadores de Rock and Pop, tres estamos juntos en Kabul y Spika. Somos otros, tenemos veinte años más y una estructura familiar detrás... Pero la verdad es que estamos mucho mejor que antes: tenemos casa y auto propio, familia y ya no laburamos veinte horas diarias. Porque a los 20 está muy bien trabajar esa cantidad de horas, hoy ya no.

–¿Le costó tomar esa decisión después de tanto tiempo?

–No, para nada. No es análoga la situación, pero sirve como respuesta: si después de 20 años encuentro a mi mujer con otro tipo en la cama, me separo sin dudarlo. Si bien técnicamente fui yo el que abandonó el hogar, la realidad es que me empujaron. Hubo actitudes que me hicieron pensar que no me querían. Y la verdad es que nadie se preocupó mucho porque no me fuera.

–¿Está dolido por esa situación?

–De todos los lugares de los que me fui, lo hice haciendo fuck you... Es la mejor manera de hacerlo. Si no lo sintiera así, no me voy...

–¿Y cómo fue el comienzo de esta nueva etapa en Spika y Kabul?

–Yo soy amigo de Daniel (Grinbank) y Pablo (Coluber); mi hermano Nillo es el musicalizador de Kabul; el operador es el negro Minué, que era operador de Radio Bangkok; el productor general de Spika hacía lo mismo en la Metro... Me hubiera costado empezar en otra radio. Aquí no, porque me esperó gente a la que conozco mucho y bien. Cambié de frecuencia, pero no de gente.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared