espectaculos

Sábado, 29 de octubre de 2011

CHARLY GARCíA COMENZó A CELEBRAR SU CUMPLEAñOS 60 EN EL TEATRO GRAN REX

Uno de los cuerpos que han sido salvados

El ave (Fénix) rock de la Argentina está ágil, brillante, conversador, sonriente, activo y lubricado como hacía rato no se lo veía.

 Por Luis Paz

“Es hermoso. Lo amo. Mirá lo que es. Es divino. Qué lindo. Es un capo.” La chica de la butaca de atrás trae su propio show de stand up al Gran Rex hasta que un pirotécnico muchacho arrasa con la vocecita de ella e impone su vozarrón con un arrastre de la g digno de una caja de cambios lista para ser reemplazada: “Charly... ¡genio de la Humanidad!”. No hay ni una entre las más de tres mil personas que no esté de acuerdo con el espectador: García está dando un show con genialidad, genio e ingenio, y apenas es el primero de una serie de seis que brindará durante las próximas dos semanas en el teatro porteño. A modo de celebración, también, de su sexagésimo cumpleaños. Qué pócima encontró este Charly, que entra cubierto por una capa vampírica, en el último tiempo: el ave (Fénix) rock de la Argentina está ágil, brillante, conversador, sonriente, activo y lubricado como hacía rato no se lo veía.

El Charly de hoy (el hoy-jueves de la crónica; el hoy-sábado del lector; y el de este momento del músico, que con salud y alegría luce sustentable) es uno con humor remozado, con el control de la música y con el caos encauzado en una labia con brillantina: “Hay una revista que dice... bueno, la revista Gente dice que estoy así porque estoy haciendo yoga. ¡Si yo en mi puta vida hice yoga!”. García festeja su cumpleaños. Eso es siempre celebrar la vida, pero además, esta vez, es celebrar la supervivencia de un legislador caprichoso y vanguardista de la música, en ella y en los años. Los aplausos son y no por el show: son por todo lo demás, también. Esa brillantez llamada “Eiti Leda”, compuesta a los 17 años por un artista que vivió 20 como ciudadano de un país regido por las dictaduras, versaba sobre el día que desfilen los cuerpos que han sido salvados. Hoy es ese día.

Hoy es día para estar cerca de Charly, lo que equivale a estar “Cerca de la revolución”. Es día, también, para liberar al “Rock and Roll yo” y dejarlo combatir la “Anhedonia”. Un día en que “No importa” la televisión ni importa Chopin; uno en el que “Los dinosaurios ya desaparecieron”, como acota Charly tras la resolución de uno de los juicios más importantes a los autores materiales de los crímenes del último régimen cívico, policial, militar y mediático. Pero todas las generaciones aparecidas antes, durante y luego de aquellos plomizos años están unidas, hoy, para un canto de libertad y de amor que se da y se recibe. Es un día para que nadie pida que “No toquen”: Samalea aporta un valor que no puede sopesarse en balanza y los arreglos de Terán (a “Confesiones de invierno” y en la apertura instrumental de “La grasa de las capitales”) hacen que uno (García) se sienta en el Colón: “Con esta banda, en cualquier momento nos tienen ahí”, juega. El resto es el sólido combo Los Nuevos Enfermeros, la banda que lo acompaña desde el Concierto Subacuático, con el tímido ingreso de Rosario Ortega en el holgado lugar de Hilda Lizarazu.

Si a García, los diez músicos y los 3200 asistentes “Nos siguen pegando abajo” al volver del intervalo, él encara una contraofensiva de “Tango en segunda”, y a quién le importa la milonga de los demás: total, “El amor espera”. Puede que alguno lo canse un “Viernes 3AM”, pero para eso también es que se va a la búsqueda del artista y no sólo de un tipo cantando canciones, para el reencuentro con el amor que esperaba y que no había terminado de dar a este nivel hasta ahora.

Cada día es, también, uno para celebrar el talento: Mercedes Sosa y María Gabriela Epumer son recordadas con emoción y aplauso; Gustavo Cerati, alentado a despertar por todas las manos, todas. “También quiero pedir un aplauso para la Presi, que me llamó ayer y me tiró buena onda. Es copada”, copetea García, que también se acerca al momento de la profundización de su modelo: los últimos temas llegan para completar dos decenas. Y aunque se “Desarma y sangra” en Si bemol, quiere ver a la audiencia desnuda, porque hoy es, al fin, el día en que desfilan los salvados. Por eso es que se baila “Fanky”, por eso es que vuelve ese tiempo que fue hermoso, con una “Canción para mi muerte” que ha sido y sigue siendo una obertura para la vida de este país. Una vida y un país que, como las “Instituciones”, han sido golpeados una y otra vez. Es para estar tranquilos: hoy es sábado a la noche y un amigo de la música está en el teatro, reapareciendo.

9-CHARLY GARCIA & THE PROSTITUTION

La vanguardia es así

Músicos: Charly García (voz y piano), Fernando Samalea (percusiones y bandoneón), Fabián von Quintiero (teclado y sintetizadores), Negro García López (guitarra), Alejandro Terán (violín), Rosario Ortega (coros), Kiuge Hajashida (guitarra), Carlos González Vázquez (bajo), Antonio Silva (batería), Christine Breves (violín) y Julián Gándara (cello).

Invitado: Juanse (en “La sal no sala”).

Público: 3200 personas.

Duración: 110 minutos.

Jueves 27, Teatro Gran Rex. La vanguardia es así repite el viernes 4 de noviembre. Hoy y el martes 8 será el turno de Detrás de las paredes. Y el martes 1º y viernes 11 irá El ángel vigía.

Compartir: 

Twitter
 

Charly García hará dos series de La vanguardia es así, Detrás de las paredes y El ángel vigía.
Imagen: Lucía Baragli
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.