espectaculos

Viernes, 24 de agosto de 2012

EL ENSAMBLE DE GUITARRAS DE ROSARIO SE PRESENTA HOY EN THE CAVERN CLUB

Siete guitarras para Revolver

El grupo se formó entre discípulos de Robert Fripp, cerebro de King Crimson, de quien tomó la Nueva Afinación Estándar. Los siete músicos interpretarán entero el crucial disco de The Beatles con arreglos especialmente concebidos.

 Por Luis Paz

Ahí dice que se trata de un "instrumento musical de cuerda, compuesto por una caja de resonancia en forma de ocho, un mástil largo con trastes, y cuerdas, generalmente seis, que se hacen sonar con los dedos". La definición que la Real Academia Española brinda de una guitarra no solo no es precisa en cuanto al orden de esos elementos, tampoco alcanza a documentar el calor, el don, el impacto, la importancia cultural de la guitarra. No dice por qué el estilo de rasgueo de Johnny Ramone tuvo ese matiz machacante ni cómo es que Peter Buck (R.E.M) o Johnny Greenwood (Radiohead) sacan de ella esos sonidos ni nada sobre lo estremecedor que resulta el inicio de "Escalera al cielo". Tampoco indica cosa alguna, pese a lo notable del proyecto, acerca del Ensamble de Guitarras de Rosario, que hoy a la medianoche presentará un novedoso concierto sobre Revolver, de Los Beatles, en The Cavern Club del Paseo La Plaza.

En 1985, el músico inglés Robert Fripp inició su Guitar Craft. Luego del final de la cuarta formación de King Crimson (o del cuarto punto y aparte del grupo, como se prefiera), Fripp empezó con estos seminarios de guitarra itinerantes, basados en su por entonces flamante diseño de otra manera de afinar las guitarras: la New Standard Tuning, que (a rasgos simplificadísimos) permite a ese instrumento graves más graves y agudos más agudos. Sencillo es ver que algo así no hace menos que ampliar el rango dinámico tonal y, a la vez, ofrecer alternativas tímbricas: una guitarra llegando a sonoridades propias de un bajo, un violín, una tuba o un celestín. De esa escuela mamaron los miembros del Ensamble de Guitarras de Rosario, que de hecho fue formado por participantes de los Guitar Circles que Fripp dicta en el país desde 1995 (dará un nuevo ciclo introductorio del 18 al 24 de octubre en Mendoza). "De más está decir que Fripp es un gran innovador que ha dejado muchas cosas a todos los guitarristas que siguen su estilo, tanto desde la afinación, desde su búsqueda sonora o lo que sea", alza Gonzalo Esteybar, director del ensamble local.

Tanto él como Leonor Levcovich, Maximiliano Mansilla, Rodrigo Comisso, Nahuel Castillo, Leandro Guelman y Rodrigo Araus han sido parte de los últimos Guitar Circles de Fripp. En 2010, el septeto se reunió con la idea de encarar un proyecto novedoso, atractivo y desafiante. Lo logró: su último repertorio, basado en el gran disco beatle, iniciador de la psicodelia aplicada y repleto de trucos de estudio, es toda una rareza. Desde "Taxman" hasta "Tomorrow Never Knows" son releídas por el Ensamble con arreglos para septeto de guitarras electroacústicas con la única colaboración ajena de un pequeño sintetizador. "Lo primero que pensamos fue una obra con un concepto, y una posibilidad fue alguno de los cuartetos de cuerdas de Mozart. Pero en cuanto a concepto, complejidad y composición, creo que Revolver tiene la misma calidad" que aquellas obras del compositor clásico austríaco, asegura Esteybar.

El contenido es fascinante. No sólo por lo que extendidamente lo hace parecerlo al oído más distraído, también por la trastienda y la entretela de esas músicas inquietantes. Para "I'm Only Sleeping", por ejemplo, las guitarras fueron tocadas en la progresión inversa a la dispuesta en la composición. Luego se invirtió la cinta y todo quedó al derecho, pero con esa textura deforme que quedó inmortalizada en el séptimo disco beatle. "She Said, She Said" y "And Your Bird Can Sing" tiene tal cantidad de sobregrabaciones que el trabajo de traslado a un septeto de cuerdas ya estaba prácticamente hecho. Y bueno, ahí estaba "Tomorrow Never Knows", esa pieza monotonal. "De ese tema tenemos una versión acústica y otra eléctrica, con todos los efectos. Fue muy desafiante encontrarse con esos temas. Hubo algunos que hubo que arreglar para siete guitarras, como 'Yellow Submarine' u otros que estaban pensados para ser tocados en vivo, porque en esa época (mediados de 1966) todavía tocaban en vivo. Pero también había otros que venían llenos de guitarras", explica.

El repertorio es interesante per sé. Pero lo más notable de este ensamble conformado por músicos de entre 22 y 45 años es que, además, presenta una manera de ejecutar música, de tocar la guitarra y de interpretar obras; con un desarrollo de lo tímbrico, de lo armónico, del carácter coral de un septeto de instrumentos iguales. "Eso nos permite ir de Bach a King Crimson, pero podría ser cualquier música. Lo importante, creo, es que se trata de otra manera de afinar y de ejecutar la guitarra", remarca Esteybar, que publicó un disco propio de jazz fusion (Sin palabras). El Ensamble aún no ha registrado su música, pero aparecen en internet algunas muestras: un video aquí, un audio allá, la música en todas partes.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.