espectaculos

Lunes, 29 de abril de 2013

FERIA ALFREDO ZAIAT PRESENTó SU LIBRO ECONOMíA A CONTRAMANO

“La economía es tensión y ruptura”

El periodista y economista definió al objeto de su estudio y análisis como “una ciencia social”. Y dijo que busca “romper la mentira de que no se entiende; puede estar al alcance de todos. Entrar al debate económico es importante para no ser engañados”.

 Por Facundo Gari

En La doctrina del shock, Noami Klein se pregunta si el liberalismo es intrínsicamente violento. Entre su concepto de “terapia de shock” y el de “economía del miedo” de Alfredo Zaiat –que utilizó ayer por la noche en la Feria del Libro durante la presentación de Economía a contramano (Planeta)– hay un parangón desestabilizador. “Los presuntos técnicos de la economía, que esconden su ideología en la idea de que es una ciencia exacta, nos adelantan siempre catástrofes inminentes –explicó el periodista de Página/12– Es más, se postulan como los portadores del saber para liberarnos de la angustia, sin decir que sus medidas responden a posturas ideológicas. Un ejemplo actual de ese mecanismo es el ‘dólar blue’, que provoca que las minorías vulnerables se angustien y protejan medidas que terminarían perjudicándolas”.

La vulnerabilidad no es sólo una condición económica, sino sobre todo cultural. De ahí la heterogeneidad de la mesa que acompañó a Zaiat en la Sala Leopoldo Lugones del Pabellón Amarillo, frente a una concurrencia –tip saludable– con muchos sub-30: Raúl Dellatorre (también periodista de este diario y de Visión 7, en la TV Pública), Adrián Paenza (matemático y periodista) y Miguel Rep (humorista gráfico, dibujante y artísta plástico), tipos comprometidos con la idea de ampliar el acervo de herramientas para analizar la realidad: la económica, sí, pero también la política, la social y la artística. “Un lector me dijo –reseñó sonriente Zaiat– que mi libro podría haberse llamado ‘Economía, ¿estás ahí?’ Y sí, soy un Salieri de Paenza.”

La exposición arrancó por Rep, que hizo de las suyas: una tira proyectada de viñetas en una pantalla grande con la vida de “Alfredito” hasta la concreción de Economía a contramano. “En 1964, bajo el signo del dragón, nace Alfredito (...). Los niños juegan, la sociedad se politiza y Alfredito se fanatiza con Racing”, leyó de su propia letra en los cuadritos con dibujos de su devenido personaje jugando al fútbol, luego estudiando, luego trabajando frente a una computadora. El auditorio aplaudió la síntesis biográfica.

La risa es cosa seria, pero Dellatorre metió luego otra clase de seriedad. “Este libro es una forma de relatar la realidad económica a contramano de la cultura dominante, de las verdades absolutas del neoliberalismo”, subrayó. Después preguntó cómo hacer para que la economía sea comprensible para todos. “Hay que bajarla a lo que cada uno vive y explicar que eso tiene que ver con un todo más amplio”, consignó. Bajo esa premisa, Economía a contramano –cuya lectura fue recomendada hasta por Cristina Fernández de Kirchner– se pregunta, por ejemplo, por qué los argentinos insisten en comprar dólares o qué oculta la mirada simplista frente al problema de la inflación. También analiza la relación entre el Estado y la “burguesía”. “Los gurúes neoliberales decían que el Estado debe estar ausente, pero la verdad es que nunca lo está: (ese Estado ausente) está siempre presente, torciendo el rumbo, poniendo las reglas en favor de ciertos sectores”, aportó Dellatorre. En esa línea, elogió al Gobierno: “No es casual que las disputas actuales sean entre corporaciones y el Estado, porque este es uno que no rinde pleitesía a ellas”.

Paenza se puso de pie para hablar. “Este es uno de los pocos libros de economía que leí, y lo devoré”, celebró de arranque, para luego irse por las ramas –junto al público– de un ejercicio didáctico pero difícil de reproducir en escasas líneas mejor que lo ha hecho él mismo en la contratapa de Página/12 del 3 de mayo de 2009. Ello para finalmente rescatar que el libro “dice que en la Facultad de Economía no hay materia que enseñe a predecir”. Zaiat levantó ese guante, insistiendo con que la economía no es una ciencia exacta. “Es tensión y ruptura, es una ciencia social. Y por eso debemos romper la mentira de que no se entiende; la economía puede estar al alcance de todos. Entrar al debate económico es importante para no ser engañados, para no ceder el conocimiento”.

Compartir: 

Twitter
 

Zaiat junto a Raúl Dellatorre, Adrián Paenza y Miguel Rep.
Imagen: Dafne Gentinetta
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.