espectaculos

Lunes, 31 de marzo de 2014

LOLLAPALOOZA, MAñANA Y PASADO EN BUENOS AIRES

El festival mutante

El combo de rock industrial Nine Inch Nails es el único sobreviviente del debut de Lollapa- looza, el festival de música que en 1991 creó Perry Farrell, cantante

de los también estadounidenses Jane’s Addiction. Entre mañana y pasado, Lollapalooza llega a Argentina como una nave nodriza con algunos de los mejores actos de música urbana actuales en su vientre. El asunto Nine Inch Nails demuestra su carácter mutante y su adecuación a lo contemporáneo; es el único artista que estuvo en el original y estará en éste. Lo de NIN en el Club Ciudad, para el Pepsi Music 2008, fue brutal, excepcional, pero lo más reciente fue la polémica en las redes sociales sobre la superposición de horarios entre su show en el “Lolla” y el de New Order. Bueno, eso es también Lollapalooza: una ciudad-evento que ocupará el predio del Hipódromo de San Isidro con tantos conciertos, tan pegados y en tantos escenarios (cuatro más espacios satelitales de artes y entretenimiento), que la agenda realmente atentará contra la integridad.

Mañana, y luego de haber consolidado sus ediciones chilenas (desde 2011) y brasileñas (2012), la escala argentina de Lollapalooza será una piedra que procurará hacer camino desde el mediodía con una galería de bandas emergentes, a la que seguirán algunos elementos de la música urbana actual. Desde el púber trovador Jake Bugg y el cantante stroke Julian Casablancas, ambos con sus segundos discos en la valija, a los garajeros Flume, los electrónicos Flux Pavilion y la joven sensación Lorde, la neocelandesa que firma el reciente hit “Royals”. Una tercera tanda de artistas más añejos más tarde, con los franceses Phoenix, los inagotables New Order y los susodichos NIN. Y finalmente, el gran debut gran de Arcade Fire, fabuloso ensamble canadiense que desde que en 2004 apareció con el notable CD Funeral viene entregando discos hermosos: ya son cuatro los de su década ganada, y su presencia aquí es para tomar realmente en serio.

Pasado mañana, también desde las 12, la cosa sigue con grupos locales en gran estado como El mató a un policía motorizado o Pez, para pasar a la elegancia de Johnny Marr, ex guitarrista de los Smiths, el rap extremo de Baauer, el pulso afropop del combo bailable y melódico Vampire Weekend, y el retorno de los Pixies luego de la magistral clase de rock que dieron en el Luna Park en 2010, con la curiosidad de presentarse con bajista argentina, la sesionista marplatense asentada en Estados Unidos Paz Lenchantin, por la salida del combo de la histórica Kim Deal. Soundgarden y Red Hot Chili Peppers completan el combo, con Illya Kuryaki & The Valderramas como el gran representante local.

A las doce horas de música de cada jornada se agregan actividades de las más diversas: hay espacios de comidas, claro, pero también de ecología, una zona dedicada a los niños (de hasta diez años, gratis, acompañados por un adulto con entrada), expresiones de arte urbano y entretenimientos. La idea de Farrell con Lollapalooza fue replicar el espíritu Woodstock y su maridaje con los ’60, pero este caso como un oasis para la Generación X de los ’90. Más de 20 años después del nacimiento con apenas ocho o diez bandas, Lollapalooza es uno de los eventos musicales más importantes del mundo, una verdadera burbuja de distorsión en la aún más bulliciosa Buenos Aires de entre semana.

* Listado completo de bandas y horarios en Lollapaloozaar.com

Compartir: 

Twitter
 

Arcade Fire viene por primera vez al país.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.