espectaculos

Viernes, 24 de agosto de 2007

GUILLERMO LOPEZ DEBUTA EN “ZAPPING”

“No hay motivos ni material para que nos riamos de ‘CQC’”

El notero de Mario Pergolini estrena otro ciclo de archivo televisivo, sobre la agenda mediática de la semana.

 Por Emanuel Respighi

“Mi formación es actoral –repasa Guillermo López, el notero pelado de CQC–. Estudié cuatro años con Agustín Alezzo y empecé a trabajar como actor haciendo bolos televisivos, animando eventos, como clown y hasta hice teatro callejero... ¡Ah! También tuve un paso como actor de cámaras ocultas...”, revela sin ponerse colorado. ¿Dónde? “Y dónde va a ser, en Videomatch”, confiesa. ¿Cómo? ¿Un ex integrante de la troupe de Marcelo Tinelli forma parte, con ese antecedente en su currículum, de las filas de Mario Pergolini? “Trabajé con Tinelli entre 1998 y 1999, recién en el 2002 entré a Cuatro Cabezas”, cuenta. Y aclara: “No me cooptó Cuatro Cabezas; más bien mi ingreso me lo generé yo, cuando en 2001 fui a pedirle trabajo a Mario (Pergolini) a las puertas de la Rock & Pop. Le dije que había hecho cámaras ocultas en Videomatch y no le importó. Y después de un año en espera y probarme como asesor de imagen, quedé”. Ahora, poco más de cinco años después de haber ingresado a la productora, El Pelado debutará con programa propio en Zapping, un ciclo que posa su mirada sobre la TV y cuyo estreno está previsto para hoy a las 22, por Telefé.

Producido por la flamante Eyeworks-Cuatro Cabezas, Zapping se sumará a la avalancha de programas que, desde hace un tiempo, se alimentan de lo que ocurre en la pantalla chica, amparado –en este caso– en la estética y la edición que caracteriza a los ciclos de la productora. Con una línea “más humorística que periodística”, Zapping marcará el debut en la conducción de López, que además de presentar informes y secciones estará acompañado por Diego Ripoll y Marcelo Mazzarello, en lo que a primera vista parecería tratarse del único elemento diferencial de la estructura del resto de los programas del género. “Diego les va a poner voz a algunos informes e interpretará también a un particular analista de la TV, mientras que con Mazzarello haremos una ficción muy divertida. Además, cada envío contará con un invitado especial”, le cuenta López a Página/12.

–¿Deseaba el ciclo propio?

–La verdad es que lo pensaba a futuro. No sentía el apuro ni la necesidad de tener mi propio programa. En CQC estoy muy bien. No me quitaba el sueño. Sólo se aceleraron los tiempos de hacer algo propio.

–¿Pero le atraía la conducción televisiva?

–Sí, me interesa la conducción. De hecho, la hago en radio (en La Plata) y en algunos eventos y la verdad que el de conductor me parece un rol muy interesante. Estoy contento, pero me lo tomo con tranquilidad. Lo siento como un reconocimiento. He laburado mucho en estos seis años en CQC y he ganado un lugar dentro del ciclo, con lo cual la conducción es un premio por haber hecho las cosas bien.

–¿Y Zapping es el programa que deseaba hacer o el que le tocó en suerte?

–Me gustan los programas sobre la tele y creo que para arrancar como conductor está bien, ya que es un formato que tiene una gran producción y se vale mucho de los informes. Al estar detrás Cuatro Cabezas, sé que estoy dando un paso sobre suelo seguro. El programa está muy bien producido, como para que yo no tenga que estar remando al aire y mi tarea se reduzca al mínimo indispensable.

–En CQC usted hace recorridas por eventos en los que suele toparse con figuras del espectáculo y el arte nacional. ¿Cómo cree que sus habituales interlocutores pasajeros van a reaccionar a Zapping?

–Creo que tengo el crédito de haberles dicho en la cara a esos mismos artistas un montón de cosas, buenas o malas, más o menos graciosas. De alguna manera, no van a ver en mí una doble personalidad. El programa es coherente con lo que hago de notero en CQC.

–Con la diferencia de que aquí la acidez y cinismo no se reducirán a un gag, sino a un ciclo semanal de una hora.

–Sé que voy a perder onda con algunos de los famosos. Uno sabe que estos programas pueden enojar a quien es objeto de análisis, sea por algo que hizo o dijo. Pero yo desde hace años trabajo ese eje. Igual, no me detuve tanto en eso. Yo creo que viéndolo desde afuera no me parece mal que las cosas que les dije personalmente formen parte de un informe.

–¿El programa va a tener una veta periodística o sólo humorística?

–La idea es que el ciclo se pueda reír de la tele, dando un poquito más de tuerca a lo que se ve habitualmente. Habrá una mirada periodística sobre lo que suceda en la semana. Pero la idea es que sea un programa humorístico sobre la televisión.

–¿Zapping tendrá una posición editorial clara? Se habla de que es la respuesta televisiva de Telefé o Cuatro Cabezas a la mirada que desde el 13 destila semanalmente TVR.

–Creo que no es ése el objetivo. Yo trato de no mirar lo de afuera y concentrarme en lo que tengo que hacer. Me parece bueno poner mi energía en mi laburo y no enroscarme en todo lo que se pueda tejer por fuera. Si fuese para dar respuesta de Mario (Pergolini) a TVR, creo que lo haría a través de CQC, o el programa de radio. No hay necesidad de lanzar un programa específico para eso. Creo que la productora tenía ganas de hacer otro ciclo, Telefé de incluir en su grilla un ciclo así y yo de tener mi propio programa. Se conjugaron varios deseos a la vez que dieron como resultado a Zapping. Nosotros vamos a hablar de la tele en general. Nos vamos a reír de Gran Hermano, del 13, del 9, el 7 y América. De todo y de todos.

–¿Y de CQC también?

–Eeeehhh... No hay motivos ni material para que nos riamos de CQC. Sólo hay un notero pelado, pero también trabaja en este ciclo.

Compartir: 

Twitter
 

El Pelado se hizo célebre por sus piquitos con famosas.
Imagen: Pablo Piovano
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.