espectaculos

Lunes, 30 de mayo de 2016

SERIES › EL ESTRENO DE MAD DOGS, POR AMC

Esa maldita testosterona

Cuatro amigos son invitados por el “ganador” de la barra a pasar unos días de fiesta en Belice. Pero todo saldrá mal. La masculinidad maltrecha resuena en esta remake de una serie británica. Un thriller que remite, por momentos, a Fargo.

 Por Federico Lisica

Un grupo de sujetos munidos de armas de distinto tipo y calibre, maquillados y vestidos como una tribu, corren campo traviesa con un objetivo desconocido. Mediante un flashback se verá a esos cuarentones llegando a Belice, invitados por el quinto amigote, para vivir cuatro días locos. El comienzo de Mad Dogs (ayer fue su estreno por AMC, irá los domingos a las 22) puede ser un tanto mentiroso en relación a lo que propone la serie. Lo que aparenta ser una reversión de The Hangover (Todd Phillips; 2009), ciertamente está mucho más cerca de la amargura de Deliverance (John Boorman; 1972). Es decir, la exploración de la masculinidad brava en hombres comunes que parecen haberla perdido. Quienes arriban a la crisis de la mediana edad también están ingresando a un territorio seductor y enigmático de Centroamérica. Y van a tener que luchar para escapar de allí. Ese es el gancho de esta producción, original de la plataforma Amazon Video y remake de una serie británica, de sólo diez episodios.

Milo (Billy Zane) es el único de la barra que la ha pegado, al punto que ha decidido jubilarse en la mitad de su vida adulta. Para festejarlo reúne a Cobi (Steve Zahn), Gus (Romani Falco), Lex (Michael Imperioli) y Joel (Ben Chaplin) en su impactante casona a orillas del océano. El modo en el que juntó esos millones no es motivo de preocupación hasta que aparezca una cabra muerta en la pileta del anfitrión. La señal de ajuste de cuentas entre narcos no unirá al grupo. Todo lo contrario. Las rencillas, frustraciones, envidias, comentarios por lo bajo, astillarán lo que les quedaba de su relación. “¿Qué nos une salvo haber compartido el pasado?”, dirá Joel, el más centrado y soberbio del quinteto. También está el que simula tener la gran vida y no llega a fin de mes, el que aprovecha el trip para engañar a su esposa y el pobre diablo que acepta su condición. Sin adelantar demasiado, cabe decir que su suerte es mejor que la de Milo.

Si en la despedida de soltero de los que iban a Las Vegas había un tigre de Mike Tyson, acá surgió un felino aún más peligroso. La aparición del sicario con una máscara de gato resultó el punto de giro más dramático del primer episodio. No habrá más tiempo para celebrar, Mad Dogs será de allí en más una montaña rusa de mentiras, muy malas decisiones, acción y muerte. En el ínterin, los cuatro turistas deberán resolver un negocio de drogas con yates y millones de euros de por medio.

Vale destacar la armonía entre los actores, caras reconocibles por sus papeles en productos tan disímiles como Los Soprano, la nueva comedia americana, blockbusters y films de corte brit. Es cierto que los tópicos de “machos y muchedumbre” no brindan demasiada originalidad pero sí es un sello de uno de sus productores, Shawn Ryan (The Shield). El relato y lo visual, por otro lado, combinan oscuridad y una fotografía tan enceguecedora como cruel.

En la versión original la historia sucedía en Ibiza, se embadurnaba de humor negro bien inglés, y dado su éxito se extendió por cuatro temporadas. El punto de conexión entre ambas versiones es el personaje de la policía audaz y escueta encarnada nuevamente por María Botto (actriz nacida en nuestro país). En esta Mad Dogs, sin embargo, el camino parece ser el del thriller con ciertas reminiscencias a Fargo, donde personajes simples se verán obligados a ir por un territorio peligroso y ajeno. Si siguen siendo amigos es lo de menos, más importante en cambio, será saber si van a salir con vida del entuerto.

Compartir: 

Twitter
 

Mad Dogs, una montaña rusa de mentiras, muy malas decisiones, acción y muerte.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.