espectaculos

Domingo, 23 de noviembre de 2008

MUSICA › “CARNIVAL OF LIGHT”, LA CANCION INEDITA DE LOS BEATLES GRABADA EN 1967

El Santo Grial de la psicodelia

Paul McCartney anunció que piensa editar un tema que había adquirido status de mito. Tanto que se decía que no existía.

 Por Javier Aguirre

Cuando, en estos días, Paul McCartney anunció que piensa editar “Carnival of Light”, una canción inédita de Los Beatles grabada en 1967, emergió a la luz uno de los máximos mitos de esa especie de biblioteca del Vaticano que deben ser los archivos de la EMI. Es que la voracidad perenne que, desde la prehistoria del pop-rock en adelante, Los Beatles han desatado a ambos lados del mostrador de la industria musical, fue llevando a rascar hasta el fondo del frasco de mermelada. ¿Será que queda todavía algo sin conocer de Los Beatles? ¿Y será que, encima, vale la pena? Entre las ediciones oficiales (los seis CD del Anthology, más el doble Live at the BBC, la versión alternativa del álbum Let it Be) y la infinidad de discos piratas (de las eras pre y post MP3), cada vez fueron quedando menos registros desconocidos de grabaciones realizadas en los ’60 por John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr. Todo hace pensar que los tesoros ocultos de Los Beatles –cual osos panda con flequillo y experiencia lisérgica– en algún momento van a extinguirse. Esa cierta desesperanza golpea inclusive a los fans más febriles, que con resignación cuentan con los dedos las rarezas beatle que aún permanecen (relativamente) fuera del circuito pirata, como aquella versión de 27 minutos de “Helter Skelter”, o como una versión –con letra audible– de “Get Back” que incluye presuntos versos xenófobos antipaquistaníes de Paul...

Sin embargo, la sospechosa ausencia de “Carnival of Light” en la infinidad de registros piratas fue solidificando el mito de que en realidad no existía. La leyenda la ubicaba en enero de 1967, en una grabación comandada por Paul durante un descanso psicodélico en medio de las sesiones de la canción “Penny Lane”, que aparecería en el disco Magical Mystery Tour. Algunos datos pretendían dar verosimilitud al rumor, como que había sido grabada por encargo, luego de que invitaran a Paul a colaborar con un evento de música electrónica experimental que ese año se hizo en Londres. ¿Cuántos secretos puede haber ocultos en 14 minutos inéditos de psicodelia beatle fechada en 1967? ¿Cuántas revelaciones sacras como “The Inner Light”, hipnóticas como “Flying”, conmovedoras como “Strawberry Fields Forever” o pegadizas como “A Day in the Life”, contemporáneas todas ellas de “Carnival of Light”? Desde la clandestinidad, se convirtió en una especie de Santo Grial –con perdón de Indiana Jones, y también de El Código Da Vinci– de la psicodelia beatle, acaso justamente por significar la utopía de que aún la banda más sobreexpuesta podía guardarse un tesoro. Hasta fue musa: Carnival of Light se llama un disco de 1994 de la banda británica de rock psicodélico Ride, del hoy guitarrista de Oasis, Andy Bell.

Antes del flamante anuncio-confirmación de Paul, la única prueba confiable de que “Carnival of Light” realmente existía provenía del obsesivo biógrafo beatle Mark Lewisohn, autor de The Complete Beatles Chronicle, descomunal libro en el que aseguraba haberla escuchado, le atribuía una duración de casi 14 minutos y la definía como “una combinación de sobregrabaciones, guitarras distorsionadas, baterías hipnóticas, órganos de iglesia, toses, efectos, loops, sonidos de gárgaras, voces de Lennon y McCartney gritando ‘¿estás bien?’ y ‘¡Barcelona!’ y un cierre con Paul preguntando ‘¿podemos escucharla de nuevo?’”.

Ahora, para que el carnaval de luz salga, nomás, a la luz, sólo falta –como el propio Paul aclaró– la autorización de Ringo y de los herederos de los finados John y George (que en 1996 habría vetado su inclusión en el Anthology 2 por considerarla “demasiado avant garde para Los Beatles”). El plan de Paul es que “Carnival of Light” sea la banda sonora de un fotofilm basado en fotografías de Los Beatles tomadas por su fallecida esposa, Linda Eastman. Pero más allá del evidente negocio, la pelea de fondo es otra: “Carnival of Light” se grabó un año y medio antes que “Revolution 9”, aquella grabación experimental de Lennon y Yoko Ono rica en loops, gritos y fragmentos instrumentales deshilachados; que fue parodiada por Los Simpson y que fue editada en el Album Blanco. “Revolution 9” fue servicial al prejuicio de que en la banda Paul era el melodista y Lennon, el rebelde. Y terminó de ungir a John como “el más experimental de Los Beatles”. Una medalla que Sir Paul, 41 años después de esa zapada llamada “Carnival of Light”, aún busca colgarse.

Compartir: 

Twitter
 

¿Algún día se acabarán los “tesoros ocultos” de Los Beatles?
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.