espectaculos

Viernes, 8 de mayo de 2009

MUSICA › HAYDéE SCHVARTZ Y ELíAS GUREVICH EN CONCIERTO

Intérpretes a cuatro manos

“Hacer música de cámara es encontrarse con el verdadero espíritu de lo musical”, dicen la pianista y el violinista, creadores de un ciclo de conciertos unidos monográficamente, su transmisión radial y clases previas para estudiantes.

 Por Diego Fischerman

El integra la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires y la Camerata Bariloche. Y ella ha estrenado en América del Sur el Concierto para piano y orquesta de Witold Lutoslawski, y hasta actuó en la ópera Liederkreis, de Gerardo Gandini. Pero si hay algo que identifica a la pianista Haydée Schvartz y al violinista Elías Gurevich es su pasión por la música de cámara. Uno forma parte del Nuevo Trío Argentino y la otra se presenta habitualmente junto a cantantes como Adriana Mastrángelo o Graciela Oddone; ambos estuvieron juntos, además, en el notable Quinteto Ceamc. “Eso es lo hermoso de esta profesión”, dice Gurevich a Página/12. “Hacer música de cámara tiene un componente de absoluta comunión entre los integrantes del grupo y la música que se va a tocar.”

Los dos idearon un ciclo, llamado Manos a la Obra, que une, a conciertos unidos monográficamente alrededor de determinados estilos, su transmisión radial por Radio Nacional Clásica (FM 96.7), los lunes siguientes a cada presentación, y clases previas para estudiantes de música, coorganizadas con la Dirección de Enseñanza Artística de la ciudad y el IUNA. Ayer fue la primera clase magistral, en el Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla, hoy será la segunda, en el Departamento de Artes Musicales Carlos López Buchardo del IUNA y mañana a las 19, en el Auditorio de Radio Nacional (Maipú 555), será el concierto dedicado a obras para violín y piano del siglo XX: la Sonata Nº 1 de Bela Bartok y la Sonata, de Maurice Ravel. “El trabajo del intérprete siempre es muy solitario”, cuenta Schvartz. “Y hacer música de cámara es encontrarse con el verdadero espíritu de lo musical. Me contaban el otro día que hay un estudio sobre la clase de actividad cerebral que tiene lugar cuando se hace música en grupos chicos, y lo que aparece es que es la actividad más compleja que se puede desarrollar.” El ciclo continuará en julio con obras del clasicismo –Sonata K. 454 de Wolfgang Amadeus Mozart y Sonata Kreutzer op. 47 de Ludwig van Beethoven–, en septiembre con programa dedicado a las vanguardias –3 piezas op. 14 de György Kúrtág, 6 Melodies de John Cage, 4 nocturnes de George Crumb y Museo Futuro, de Marcelo Delgado–. En noviembre será el turno del neoclasicismo, con obras de Igor Stravinsky y Dmitri Shostakovich.

Compartir: 

Twitter

Si hay algo que identifica a Schvartz y Gurevich es su pasión por la música de cámara.
Imagen: Gustavo Mujica
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.