espectaculos

Miércoles, 29 de julio de 2009

MUSICA › LOS INVESTIGADORES DE LA MUERTE DE JACKSON APUNTAN SOBRE SU MéDICO

El satánico doctor Murray

Un comando de policías de Los Angeles y agentes de la DEA allanó ayer su casa en Las Vegas. Buscaban pruebas para avalar la hipótesis de homicidio. Las especulaciones giran en torno de la posibilidad de que el médico haya suministrado al cantante una dosis letal de propofol.

Conrad Murray ha dejado de ser sólo “el médico personal de Michael Jackson” y se ha hecho de nombre propio en la prensa internacional por ser el presunto responsable de la muerte del Rey del Pop, sobre todo tras la pesquisa de su consultorio en Texas realizada la semana pasada por un comando de policías de Los Angeles y agentes de la DEA, la agencia antidrogas estadounidense. Todas las miradas apuntan al cardiólogo de 51 años, mucho más luego del allanamiento de su casa en Las Vegas, Nevada, realizado ayer por los mismos cuerpos de seguridad. ¿Qué buscan los investigadores? Pruebas que avalen la hipótesis de homicidio, principalmente los registros clínicos de Jackson. Las especulaciones giran en torno de la posibilidad de que el médico haya suministrado al cantante una dosis letal de propofol, droga que es utilizada en los hospitales para anestesiar a los pacientes antes de una cirugía y que Michael utilizaba habitualmente antes de acostarse a dormir.

Si bien el triple allanamiento (los dos citados más uno que tuvo lugar el miércoles pasado en algunas oficinas de la clínica Armstrong, en Houston, donde el cardiólogo ejerce) indicaría que Murray es el principal sospechoso del caso, lo cierto es que no hay una acusación formal. En ese marco, la policía de Los Angeles ha optado por no acrecentar los rumores y atenerse al protocolo. De hecho, un portavoz de esa fuerza aseguró que los detectives registraron el hogar de Murray sólo como parte de una “investigación en curso” sobre el fallecimiento de Jackson. Hasta ahora, el médico fue interrogado como testigo en varias ocasiones por la policía, con quien se mostró siempre cooperativo, según las propias autoridades. A diferencia de lo ocurrido la semana pasada, ni Ed Chernoff ni ninguno de los abogados de Murray se pronunciaron tras el allanamiento de ayer. Por eso es que las sospechas continúan ganando terreno por sobre las certezas. Entre muchas y a veces contradictorias informaciones que circulan por los medios, una encuesta realizada por el diario inglés The Sun arrojó que el 60 por ciento de los británicos considera que Michael fue asesinado con una sobredosis de calmantes.

Claro que la posibilidad de que Murray le haya administrado a Jackson una sobredosis de propofol por vía intravenosa es la versión más comentada. Tal vez por ello, el lunes pasado, cuando los abogados del cardiólogo se pronunciaron a través de un comunicado, insistieron tanto en la inocencia de su cliente y llamaron a la calma a aquellos que siguen el caso con el fanatismo con que alguna vez bailaron Thriller. “Es una pérdida de tiempo responder a todas las ‘filtraciones’ de ‘fuentes anónimas”, indicó Chernoff en ese texto. “Todos necesitan tomarse un respiro y esperar los retrasados resultados toxicológicos”, agregó.

Las pruebas de toxicología que determinarán qué provocó la muerte de Jackson serán divulgadas el próximo fin de semana, según confirmó la oficina del forense de Los Angeles. A la espera del informe oficial, algunos medios ya han dado adelantos de sus resultados: el noticiero televisivo ABC News indicó que los patólogos descubrieron un cóctel letal de medicamentos controlados en el cuerpo de Jackson, incluidos restos de los potentes calmantes OxyContin y Demerol. Además, el sitio web TMZ.com, protagonista indiscutido de la sobreinformación sobre la muerte de Jacko, sostiene que fue el propio Murray el que confesó a la policía haber administrado propofol a Jackson mediante goteo intravenoso. El sitio añade que la policía cree que Murray podría haberse quedado dormido mientras se administraba la droga y que, cuando despertó, encontró al cantante muerto. Tras la muerte del músico, ocurrida el 25 de junio pasado, amigos de la familia del cantante subrayaron que la reconstrucción de los hechos les dejaba varias “preguntas sin respuesta”, sobre todo en relación con el papel que jugó el médico en la muerte del artista. Por ejemplo, por qué Murray no llamó a los paramédicos inmediatamente después de encontrar a la estrella inconsciente. El cardiólogo también fue criticado por intentar darle reanimación cardiopulmonar a Jacko mientras éste yacía en la cama, pese a que la práctica indica que el paciente debe ser colocado sobre una superficie dura.

Por otro lado, el Sun contó además que un allegado a Jackson habría robado 20 millones de dólares del seguro de vida del músico, sacado hace siete años para que sus hijos cobraran una suma importante de dinero llegado el momento. Al parecer, la estafa habría sido realizada por un “colaborador” de Jackson, aunque aún no se ha precisado su cercanía real, mucho menos su nombre. “Esto era muy importante para Michael. Era dinero para sus hijos. La familia está furiosa y están pensando en demandar a la persona responsable”, aseguró Steven Hoefflin, cirujano y amigo del Rey del Pop. Según sus cálculos, los hijos de Jackson cobrarán 2,5 millones de dólares, en lugar de los 22,5 millones que Jacko habría querido.

Compartir: 

Twitter

Las pruebas toxicológicas que determinarán qué provocó la muerte de Jackson serán divulgadas el fin de semana.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.